El cine tiene potencial de herramienta de divulgación científica

Por Redacción Reversos 

El cine desde distintos géneros puede ser una herramienta útil para divulgar el conocimiento sobre distintos fenómenos, consideró el doctor Lauro Zavala, investigador del Departamento de Educación y Comunicación de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).  

“En los últimos diez años ha existido una presencia importante en el film de ficción de protagonistas que son científicos y aparecen como figuras heroicas y admirables, además de documentales y algunos festivales”, como el llamado Verde, con sede en Cuernavaca, Morelos, orientados a la ciencia, dijo al participar en los Foros académicos: La investigación UAM presente ante la pandemia. 

Los relatos de catástrofes ocupan poco más de 50 por ciento de la historia de la cinematografía e incluyen casos personales, cuando se sufre alguna psicopatología; familiares, que aparecen en el melodrama; sociales, con relatos sobre las dictaduras latinoamericanas; naturales, sobre el cambio climático, incendios, naufragios, huracanes, sismos, epidemias y pandemias. 

Este campo es muy analizado desde el punto de vista de la ciencia y hay estudios sobre la dimensión ética de las decisiones que deben tomarse durante las emergencias sanitarias o sobre la relación entre los expertos y el público, a través de distintas narraciones, por lo que se tiene un legado de las plagas, tanto en la literatura como en la teoría. Incluso “algunos autores hablan de epidemias neoliberales, es decir, cómo la política nos puede llegar a enfermar”.  

Una línea del tiempo elaborada por la doctora Daniela Silva, académica del Instituto de Biotecnología, y publicada recientemente en la Revista de la Academia Mexicana refiere 22 epidemias y pandemias en los últimos 160 años, todas surgidas de obras literarias y cinematográficas que, en algunos casos, se convierten en su tema central, apuntó el también presidente de la Asociación de Teoría y Análisis Cinematográfico. 

El doctor Raúl Roydeen García Aguilar consideró que el género tiene capacidad alegórica, al tratar todo tipo de temáticas y aspectos sociales en forma indirecta o mediante simbolismos, en este caso relativos a la enfermedad en general y a las epidemias en particular. 

El docente del Departamento de Ciencias de la Comunicación de la Unidad Cuajimalpa sostuvo que el género de zombis y vampiros forma parte del cine de horror, terror y misterio que tiene la cualidad subtemática del monstruo, que hace consonancia con las cualidades temibles de lo humano. 

Este arte es susceptible de reflejar diferentes componentes ideológicos a través de las mismas estrategias formales del contenido, en este caso con la presentación de los aspectos sociales por medio de las figuras del zombi y el vampiro”. 

La bióloga Rocío González de Arce Arzave, analista y gestora cultural, abordó la presencia de enfermedades infectocontagiosas en el cine mexicano para vincularlo con la idea de los sistemas de metáforas y la significación dada a las epidemias, al utilizarse como recurso narrativo para reflexionar sobre determinados asuntos.  

Uno de los primeros padecimientos que aparecen en el cine nacional es la tuberculosis; con La dama de las Camelias inicia una tradición que permea en gran parte del melodrama mexicano y en general tiene como protagonistas a mujeres.  

La experta en diseño de modelos para el estudio de la cinematografía manifestó que el séptimo arte puede ser un recurso para reflexionar sobre los imaginarios alrededor de las epidemias, entre otros fenómenos, “que da claves para entender aspectos sobre nosotros mismos en términos de lo social y de cómo afrontamos este tipo de contingencias”. 

Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts