El sol siempre aguarda tras las nubes

Por Anahí García Jáquez/Radio Gatell

Pat Peoples acaba de salir de un hospital psiquiátrico en el que ha permanecido más tiempo del que recuerda. Su único objetivo es recuperar a su esposa Nikki y para ello se ha armado de una actitud positiva, aún y cuando las circunstancias lo lleven por otro camino.

El lado bueno de las cosas (anteriormente llamado Un final feliz y cuyo título original es The Silver Linings Playbook) es un texto del autor estadounidense Matthew Quick en el que toca de entrada un tema espinoso: las enfermedades mentales y la interacción de quien las padece con su entorno inmediato; esto es, su familia más cercana (papá, mamá, hermano) así como las personas que van llegando a su vida (Tiffany, la cuñada de su mejor amigo). 

El lector es testigo del proceso de rehabilitación y reincorporación a la sociedad del protagonista y es ahí donde empieza a conocer a Pat y su filosofía de vida: la creencia de un final feliz para todas las historias siempre y cuando uno ponga de su parte para obtener una recompensa a los esfuerzos y, por lo tanto, aceptar sólo lo bueno y nada más.

Conforme avanza la historia, es fácil sentir empatía por Pat, ya que es un hombre bueno y muy inocente, casi como un niño lleno de vida.

Su forma de ver la vida es optimista y a veces, ingenua. Sus seres cercanos son personajes muy variopintos y entre ellos se destacan su incondicional madre y su emocionalmente distante padre, con el que sólo logra comunicarse por medio del futbol americano, por lo que el libro va muy cargado de referencias y hasta información sobre este deporte, lo que probablemente no sea del agrado de ciertos lectores. 

Asimismo, el deseo de Pat por reconquistar a su esposa, que es maestra de literatura, lo llevará a devorar a los clásicos y se vuelve interesante el conocer su punto de vista, sobre todo cuando discute los finales y reflexiona al respecto.

El narrador es Pat y en algunas partes de la historia, también lo es Tiffany, debido a la comunicación epistolar que sostienen por lo que el lector descubre sus sentimientos y pensamientos más profundos y se encariña con estos seres que tratan de establecer una conexión entre ellos al tener tanto en común. 

Y es aquí donde se puede ver que El lado bueno de las cosas aborda también el tema de la esperanza por una vida mejor libre ya de dolor, la redención, la capacidad de reinventarse y levantarse cada que hay tropiezos, convirtiéndose en un libro agridulce, pero a la vez entrañable.

El lado bueno de las cosas es de lectura ágil y amena, aparte de dejar al lector con un buen sabor de boca ya que lo impregnará de sentimientos de alegría y optimismo y sentirá que no todo está perdido si uno se atreve a creer que habrá luz al final del túnel y que lo aparentemente malo puede llevar a algo mejor.

El lado bueno de las cosas. Matthew Quick. 2008. Editorial Debolsillo

Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts