Viaje al pasado: amor aquí y allá

Por Anahí García Jáquez/Radio Gatell

Ludwig es un hombre joven que entra a trabajar a la casa de un empresario de buena posición económica y se enamora de su esposa, una mujer mayor que él. El idilio comienza, pero llega la inevitable separación, sin embargo, la vida se encarga de reencontrarlos y ambos tendrán que descubrir si lo suyo aún sigue vivo.

Viaje al pasado es un trabajo del renombrado escritor austriaco Stefan Zweig y es un texto muy corto donde se nos cuenta una historia que se da en el contexto histórico de la Primera Guerra Mundial.

Sin proponérselo, este conflicto juega un papel muy importante dentro de la trama, ya que determina una de las circunstancias más importantes, que es la distancia que Ludwig y la esposa del empresario tienen que tomar y que se convierte en un impedimento para la realización de su amor. 

El autor nos cuenta el origen de esta historia (por eso el nombre) y regresa al presente para mostrarnos la evolución, no sólo de un romance, sino de las dos personas involucradas.

Esta anécdota sirve para que el autor nos hable del amor pero acompañado de la idealización: todo aquello que los que aman se van formando en su cabeza y lo toman como realidad, incluyendo esto al objeto de su afecto, así como al sentimiento que crece dentro de ellos, por lo que terminan viendo todo más hermoso de lo que realmente es. 

También se muestra cómo el crecimiento natural de los seres humanos termina influenciando la manera de amar y de percibir al ser amado, el tiempo y la distancia como factores preponderantes al momento de amar y de la realización plena del sentimiento, así como el peso que llegan a tener si no saben utilizarse a favor, además de las promesas que los seres humanos solemos hacer y que son la base para futuros, hechos por lo que todo depende del cumplimiento de las mismas. 

También se habla sobre los amores ilícitos y el atractivo que representan, por lo que vienen revestidos de una carga importante de emoción y así como de posibilidad y a la vez de imposibilidad. 

Y por último, habla sobre el mantener vivo a un amor a pesar de tener todo en contra y de la importancia de que ambos seres estén en el mismo barco para así poder llegar a buen puerto y poder amarse a plenitud ya que, si uno se enamora más que el otro, el desbalance será perjudicial.

Viaje al pasado es un texto que, aunque corto, puede no enganchar tanto al lector debido al estilo de escritura que posee, esto es, un lenguaje demasiado adornado y cargado de adjetivos y descripciones que podrían parecer excesivas pero que a la vez funcionan para darnos un perfil psicológico de Ludwig, por lo que el lector se vuelve testigo de la maduración emocional y profesional del protagonista, además de conocerlo a profundidad. 

La narración no es lineal pero no es tan difícil seguir el ritmo y, aún y cuando la trama y el final se antojan muy predecibles, el autor acierta al mostrarnos los esfuerzos por recuperar el tiempo perdido y la expectativa de los reencuentros de aquellos que se han amado tanto y que han esperado, a veces, la vida entera por mantener ardiendo la esperanza de volverse a ver. 

Porque llega un momento en el que hay que empezar a vivir de realidades, por muy duras que estas sean, y ya no tanto de ilusiones.

Viaje al pasado. Stefan Zweig. 1929. Editorial Acantilado.

Related posts