Invasión programada, el asalto a la embajada de México en el Ecuador colonial

Por Roque Juan Carrasco Aquino

El pasado viernes 5 de abril del presente año, día aparentemente normal, en las instalaciones de la Embajada de México en Ecuador se vulneró abruptamente la soberanía de nuestro país. 

Arremetieron con fuerza irracional, policías y agredieron al personal de la misión diplomática. El aire fresco y nubes grises acompañaban al personal del recinto nacional como parte del espacio o extensión territorial, según la Convención de Viena. Hoy, se empañan convenios, libertades y el fantasma del fascismo arremete de improviso.

Embajada que recibió al exvicepresidente Jorge Glas en periodo de Rafael Vicente Correa Delgado (2007-2017) y luchador social contra el imperialismo norteamericano. 

Algo, nos indica del por qué se agitan los conservadores de derecha a no permitir la ofensa a sus amos del extranjero, es decir, al imperialismo yanqui. Claro, en detrimento del pueblo ecuatoriano. 

Sabemos por experiencias históricas que los golpes de Estado (Parisí y Manzi; 2013), intervencionismos directa o indirectamente de parte de los EE. UU., se presentan para defender sus intereses en cada región. Es claro, por ejemplo, de los últimos dos hechos fundamentales: la provocación de Estados Unidos y la OTAN para apropiarse de los territorios de Ucrania y cercar a Rusia.

Dicha guerra lleva ya más de dos años y no acaba, pese a las armas de occidente y millones de euros (más de 100,000 millones; datos aproximados (Hofmann; 2022) para avanzar sobre terreno ruso. Lo mismo se puede observar en el exterminio de territorio Palestino (Gaza), en donde directamente intervienen Israel y Estados Unidos. 

Ambas guerras provocadas para el control de los recursos y del llamado granero mundial en Ucrania. Además, desestabilizar económica, militar y socialmente a la región, principalmente a Rusia. 

El trasfondo es por la hegemonía de occidente debido al progreso y el avance socioeconómico de Rusia planteando otra perspectiva de desarrollo; además, la furia imperialista por defender y vincularse con los países: Cuba, Nicaragua, Venezuela, Bolivia, Brasil, México, entre otros.

El problema es político e ideológico, pero con amenazas para apropiarse de los recursos energéticos, minerales, bosques, aguas, flora, fauna, etc. Sin embargo, no permitir otra sociedad dividida por los conservadores. Hoy, construir otra nación posible, incluyente, no mercantilista, solidaria y sustancialmente con perspectiva de socializar posibilidades, sin cosificar al sujeto social. Al tiempo, liberar a los pueblos del yugo gringo. 

Es en parte la explicación de las guerras e intervenciones en territorios donde los gobiernos no defienden la autodefensa y autogestión del patrimonio nacional. Esa hegemonía imputada desde el extranjero es colonial y neocolonial, dependiendo de quiénes la retoman para hipotecar a sus países. 

He ahí la intervención y violación de soberanías en territorios independientes, donde se rechazan las ideologías hegemónicas y de frente al invasor. La maniobra de Ecuador en la embajada mexicana es un acto violatorio e intervencionista, programada por el imperio norteamericano (La Jornada; 8-IV), lo que no han logrado con los traidores mexicanos de la derecha y del prianismo (del jefe Claudio X González), recibiendo millones de dólares del extranjero (la Octava, IV-2021). Mercantilizan el problema hacia países subordinados colonialistas y neocolonialistas.

En esa perspectiva, la intervención armada es el recurso contra la razón y el diálogo. Se disipa la Convención de Viena, se minimiza el agravio y la ofensiva policial armada es la lección del despotismo e instrumento avasallador para los países libres y soberanos. 

Recordemos que los países dependientes del gobierno norteamericano no se mueven por sí mismos ni se independizan en espera de instrucciones exprofesamente indicadas; es decir, qué hacer para proteger intereses ajenos y subordinarse al capital. 

Las leyes y normas internacionales están hechas para ser violadas por el imperialismo; se violentan acuerdos, convenciones y redundan en el autoritarismo para aleccionar que, con los intereses capitalistas no se tocan y se castiga a quienes intentan liberarse del opresor. 

Esa es la lección neocolonialista y amenazadora ante la defensa popular. Evidencias del nacionalismo y el humanismo mexicano, hoy, provocan delirios y descontentos del capitalismo hegemónico, usando formas directas injerencistas. 

Sin embargo, las ideas no mueren y menos se encadenan invadiendo embajadas solidarias como la propuesta mexicana: “primero los pobres” y asilo a verdaderos luchadores sociales, así como el rechazo a la supremacía del imperio yanqui; esa es la furia del conservadurismo de derechas. 

En suma, debemos darles el revés consciente y reivindicativo en las luchas de masas. De ahí entonces, podemos concluir con una primera aproximación que, Ecuador, país insignificante en términos de su economía y de producción fabril inexistente. Exigimos, del mismo modo. que no se apliquen castigos a otros países de la región: Cuba, Venezuela, Nicaragua, etc., aislamientos, bloqueos económicos y exclusión diplomática y de todo apoyo para cultivar invasiones fascistas.

Los países dependientes y neocoloniales dependen política, económica, cultural, social e ideológicamente con el imperialismo gringo, son obedientes y sumisos. Esa es la verdad de los hechos del viernes en la embajada de México. Violación por supresión de la soberanía del pueblo mexicano. A pesar de los golpes de pecho del gobierno de Joe Biden; empero, la realidad injerencista es instruir a los gobiernos sumisos para imponer la fuerza de las armas que están a favor de los pueblos. 

Someter la clase política a los designios del capital e imponer hegemonía, lo que quiere decir: no defender causas autogestivas e independientes. Si de democracia y justicia se remontaran, entonces aplicar el desconocimiento del periodo del gobierno actual de Ecuador; al tiempo, el aislamiento total en reuniones de la OEA. Esto sería igualdad inteligente y no descalificaciones a las democracias populares e ideología libertaria de los pueblos insumisos.

El coraje de la burguesía norteamericana contra el pueblo de México es la política de AMLO contraria a la sobreexplotación de los recursos naturales y humanos de cada nación; los conservadores, la derecha y las trasnacionales saqueadoras, logran de cierta manera sus objetivos agrupando a los traidores internos de cada país. 

Fácilmente irrumpen territorios con anuencias de antinacionalistas a inclinarse y venerar a la oligarquía, al capital y a la ideología dominante. Se impone el sometimiento en todas las instancias de reproducción ideológica y se someten a la visión transculturalista del idioma, vestimenta, alimentación y consumo ingente de materia, energía e información, pasando por investigaciones y estudios sobre las crisis de cada país a imagen y semejanza de la hegemonía intelectual. Minimizando las verdaderas contradicciones de intervencionismo y violación de soberanías.

México es el ejemplo fehaciente y reciente de que la política nacionalista, defensora del pueblo y de las masas populares, merece el castigo ejemplar de parte del capital imperialista. Esa es la respuesta de no subyugarse, como lo hacían los del PriAn y académicos de confort como de “intelectuales” inorgánicos, entreguistas a los intereses del extranjero. 

Por ello, las conciencias revolucionarias y consecuentes, debemos defender nuestra soberanía sin importar las distancias y reivindicar la Convención de Viena. Contra toda violación de la soberanía en el espacio rehabilitado para su consolidación como patria, nación y defensa del patrimonio del pueblo. Rescatemos lo que reza de la Convención de Viena en la: “SECCIÓN SEGUNDA. Nulidad de los tratados.

46. Disposiciones de derecho interno concernientes a la competencia para celebrar tratados. 1. El hecho de que el consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado haya sido manifiesto en violación de una disposición de su derecho interno concerniente a la competencia para celebrar tratados no podrá ser alegado por dicho Estado como vicio de su consentimiento, a menos que esa violación sea manifiesta y afecte a una norma de importancia fundamental de su derecho interno.

2. Una violación es manifiesta si resulta objetivamente evidente para cualquier Estado que proceda en la materia conforme a la práctica usual y de buena fe”. (Convención de Viena; 1969:16).

Referencias

Ferrer, Ortega Gabriel y Becerra, Ramírez Manuel (2022): La convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. A 50 años de codificación y desarrollo progresivo. En línea. Página web: https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/14/6708/25.pdf

Hofmann, Frank (2022): ¿Cuánto cuesta la guerra de Ucrania? En línea. Página web: https://www.dw.com/es/cu%C3%A1nto-cuesta-la-guerra-de-ucrania/a-64130400.

https://laoctava.com/nacional/2021/04/03/organizacion-de-claudio-x-gonzalez-fue-financiada-por-eu-hernandez-borbolla

La Jornada (2024): Cuestiona Maduro a Noboa por asalto a embajada de México. En línea. Página web: https://www.jornada.com.mx/noticia/2024/04/08/mundo/cuestina-maduro-a-noboa-por-asalto-a-embajada-de-mexico-4647

La Octava (2024): Organización de Claudio X. González fue financiada por EU: Hernández BorbollaParisí, Selio Rodolfo y Manzi, Adrián Carlos (2013): Golpe de estado en Argentina (1976/1983): consecuencias sociales, culturales y psicológicas. En línea. Página web: https://studylib.es/doc/6637695/golpe-de-estado-en-argentina–1976-1983—consecuencias-s

Related posts