EU es y seguirá siendo la nación más importante del mundo

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

Es por muchos conocido que existe un debate intelectual profundo en el mundo académico y noticioso sobre si el ascenso geopolítico de China, Rusia y algunas economías emergentes, como la India o Israel, traducidos estos en un desarrollo tecnológico, militar, digital, de inteligencia artificial, de criptomonedas, de redes sociales y aplicaciones de celular, así como de finanzas corporativas y bancarias de forma progresiva, implican una caída dominante de Estados Unidos, tanto en el mercado mundial, como en la imposición de sus condiciones planetarias de poder.

Sin embargo, y de acuerdo a la lógica geopolítica actual, Estados Unidos se sigue ostentando como la superpotencia dominante, ya que las turbulencias internas de la política norteamericana, la participación trascendental de Estados Unidos en la ONU, la participación directa o influyente en los diversos conflictos internacionales de esta nación, como la Guerra de Ucrania y Rusia o el conflicto de Palestina contra Israel, y las diversas rivalidades comerciales y geopolíticas con el bloque de los BRICS, particularmente contra China y Rusia, hacen del protagonismo estadounidense un lugar extraordinario en la agenda planetaria.

Estados Unidos además sigue ofreciendo al mundo occidental y oriental, ambos dominados comercialmente por China, los estándares de consumo, de ambición de nivel de vida, de valores materiales, culturales y banales de vida también y de estándares en general en la lógica del proyecto social que históricamente Estados Unidos ha ofrecido desde dentro hacia afuera, esto es, su modo de vida en concomitancia con los intereses sociales más leales al sistema económico capitalista.

Los parámetros científicos, políticos, democráticos, de seguridad, de calidad material, y de confluencias policiacas y de seguridad siguen teniendo las medidas estadounidenses como parámetro influyente por encima de las de cualquier otro país, incluida China, Rusia o la Unión Europea.

Es tan solo la dinámica de caos interno en la política norteamericana, las hecatombes estadounidenses que puedan darse a nivel socioeconómico o cualquier expresión de desequilibrio interno de Estados Unidos el motivo suficiente para reorientar las decisiones planetarias más importantes del mundo, tan solo por la capacidad influyente de lo que sucede dentro de esta nación.

Concluyo que México debe seguir priorizando, más ahora en la inercia de los tiempos electorales, los vínculos más estratégicos con Estados Unidos por encima de cualquier posibilidad de hacer alianzas con China o Rusia, o países que disfracen un supuesto socialismo corporativo con similares intereses de capital a los que tendría una nación capitalista tradicional, como lo puede ser Venezuela o Cuba.

Estados Unidos es y seguirá siendo la nación que determine los parámetros internacionales a nivel político, cultural, simbólico, científico, técnico, deportivo y comercial en el mundo. Es, por ahora, en esta era moderna totalmente insustituible.

Related posts