El enigmático viaje de la mariposa monarca

Por Karenina Díaz Menchaca

 

Uno de los más bellos seres de la naturaleza, tanto por su fragilidad como por su resistencia, es sin duda, la mariposa monarca. El recorrido de entre 2 mil y 4 mil 500 kilómetros de ida, y otros tantos de vuelta, de los bosques de Canadá y EEUU a México, la hace uno de los insectos más sorprendentes, además de que es –gracias al ecoturismo- una fuente de trabajo para los que cuidan los santuarios y el deleite de turistas nacionales y extranjeros.

Las mariposas monarcas llegan cada año a territorio mexicano, para su reproducción, desde de la zona ubicada entre las Rocallosas y los Grandes Lagos, bajan por la Sierra Madre Oriental, entran al Altiplano por las montañas más bajas y llegan a los estados de México y Michoacán.

La gran viajera busca las montañas de Michoacán y el Estado de México, a tres mil metros de altura sobre el nivel del mar, porque es una de las regiones del mundo que en el invierno les proporcionan condiciones especiales para la vida: Temperatura fresca, que les indica que deben de mantenerse quietas para no gastar energía y poder regresar; nubes y neblina que les proporcionan agua y humedad; árboles que las protegen del granizo y la nieve.

Algunas fuentes sugieren que el nombre común “monarca” fue en honor del rey Guillermo III de Inglaterra. Cabe agregar que la monarca fue una de las muchas especies originalmente descritas por Carlos Linneo –naturalista sueco del S XVIII-  en su Systema Naturae, de 1758 y fue primeramente incluida en el género Papilio. En 1780, Jan Krzysztof Kluk usa a la monarca como especie tipo para el nuevo género Danaus, de hecho su nombre científico es Danaus plexippus que en griego homérico significa “un griego que doma caballos”.

A pesar de su color tan peculiar naranja, amarillo y negro, se pueden diferenciar la hembra del macho: La hembra monarca tiene venas más oscuras en sus alas, además de ser más delgadas y el macho tiene un lugar en el centro de una vena de cada ala posterior, el cual le ayuda a liberar feromonas y es ligeramente más grande. Su longevidad puede alcanzar los 9 meses, mientras que otras especies duran unos pocos días. La mariposa monarca tiene colores vivos para espantar a posibles depredadores. Esta estrategia evolutiva funciona porque la mayoría de los depredadores asocia colores chillones (como el naranja), con veneno y otras propiedades desagradables. A este fenómeno se le llama “aposematismo” o coloración de aviso.

Los santuarios

Los principales santuarios en México son los ubicados en el estado de Michoacán y el Estado de México. Estas mariposas buscan principalmente los bosques de oyamel. El 70 por ciento de la población de mariposas se aloja en santuarios michoacanos y el resto en zona mexiquense. El Rosario, Municipio de Ocampo y Sierra Chincua, municipio de Angangueo, es la región considerada entre las 4 bellezas naturales reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, en suelo nacional mexicano. No se pierdan la oportunidad de ver este espectáculo natural en México, eso sí, es importante mencionar que no todo el año se encuentran las mariposas, su visita en México comprende alrededor de cinco meses. En el santuario ubicado en Valle de Bravo (estado de México) la buena temporada para verlas en la copa de los árboles es en Enero.

Muy importante agregar, que los recorridos deben hacerse siempre con guías, ya que está prohibido tocarlas, llevarlas, aún muertas, ya que gracias a ellas existe un equilibrio ambiental. Para mayores informes sobre las visitas y ubicación recomiendo ver esta website http://mariposamonarca.semarnat.gob.mx/

 

Related posts