El estándar deportivo estadounidense

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

El estándar deportivo estadounidense, en términos de su rendición de cuentas hacia la suprema profesionalización y la consecuente industrialización de las conductas deportivas y el ánimo deportista, y también en términos de entrenamiento intenso y de disciplina, sigue intacto en el programa deportivo de esa nación y en su panorama futuro.

Estados Unidos tiene claro que la vinculación del capitalismo deportivo con el ideal de éxito, traducido en victorias y conquistas y rompimiento de récords y fuerza deportiva hegemónica, soportado en una estructura de negocios pujante con marcas deportivas y managment humano y marketing plurifuncional, es el polinomio perfecto para hacer crecer el deporte estadounidense de manera dominante a nivel mundial.

La Unión Americana seguirá siendo potencia hegemónica a nivel deportivo porque todas las vertientes que hacen funcionar el deporte estadounidense funcionan de manera óptima y la inmensa mayoría de los atletas norteamericanos tienen claro el rol, más allá de lo deportivo que tienen, sobre todo al nivel de competencias internacionales.

El deportista promedio estadounidense es preparado desde los niveles colegiales para entender que tiene un rol de representatividad de la imagen política y cultural de pujanza y dominación geopolítica y hegemónica de los Estados Unidos en el mundo.

Y está claro además que el deporte estadounidense es una clara expresión del sistema económico capitalista, desde uno de los centros de poder económicos más determinantes del mundo como lo es la economía norteamericana.

Estados Unidos ha vendido e influido en muchas partes de Occidente, en términos de sus criterios de entrenamiento y de sus metodologías de descanso y de todos los estándares deportivos que contribuyen a la maximización del beneficio económico y la garantía de los logros deportivos y el rendimiento físico y atlético de los actores principales de muchas de las pruebas o deportes donde Estados Unidos ejerce una dominancia importante a nivel mundial.

A nivel futbolístico, Estados Unidos ha entendido que la potenciación de su talento a nivel colegial y el fortalecimiento estructural de su liga de máximo nivel profesional y el marketing deportivo en torno a esta liga, a partir de fichar leyendas y jugadores míticos del fútbol europeo en su último aire profesional y un soporte financiero y mercadológico de primer nivel, no sólo es garantía de acomodar la liga estadounidense en un nivel superlativo, sino la apertura y consagración progresiva de un nicho de mercado que empieza a ser bastante competitivo en todas sus implicaciones con respecto al fútbol europeo o sudamericano.

Se tiene calculado que en diez años el futbol estadounidense se convertirá en la liga más importante del mundo financieramente hablando y en una de las tres ligas top a nivel deportivo, y se calcula también hacia futuro, con los estándares científicos de mayor nivel desde las universidades estadounidenses, que el nivel de preparación físico atlética y el desarrollo de talento y de capacidades tácticas y técnicas de los jugadores estadounidenses promedio hoy en día lograrán elevar el nivel competitivo de sus futbolistas para el mundo.

Related posts

Leave a Comment