El celular optimiza casi todo

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

Hasta mediados de la década de los 2000, podemos concluir que la vida humana se conllevaba en un contexto de relaciones, acciones y hábitos de interacción natural entre cada una de las personas y su entorno, fuera éste inmediato o no.

En el plano familiar, sentimental y amistoso, las relaciones humanas se conllevaban con rutinas propias de la interacción y el diálogo, y la convivencia y el intercambio de distintas sensaciones y sentimientos.

Si hablamos de algunos enseres materiales externos a la interacción humana podemos hablar del uso cotidiano del teléfono y de la correspondencia escrita, pero que a comparación de la vida moderna, hablamos de un estilo de comunicación más natural entre seres humanos.

En el plano cultural y social el cumplimiento de hábitos deportivos, o bien la asistencia a eventos musicales y culturales, así como la lectura de fanzines y libros y revistas de orden general, científico o especializado era parte de las rutinas más próximas al derrotero humano.

Enterarse de la realidad a partir de mirar el noticiero o la radio y el periódico o las revistas de información, sin dejar de considerar los canales de información clandestinos de información disidente a partir de radios comunitarias o periódicos, era otro conducto de los hábitos comunes del ser humano.

Escribir una carta de amor para una persona que se apoderaba del corazón de alguien era una de las rutinas más emocionantes de cualquier ser humano en su incursión por el amor.

Las dinámicas de consumo y compra venta de mercancías en concomitancia con la lógica de interés del sistema económico que domina el planeta se esparcía a nivel de agencias de mercadotecnia, revistas especializadas y anuncios comerciales en los canales de televisión y la radio.

La información fluía a una velocidad que en estos momentos de inicio del año 2024 pudiéramos considerar lenta y muy dispersa.

Y sin embargo, un factor a destacar es que la capacidad de atención y de concentración en el momento presente de los seres humanos era una rutina más consagrada en términos generales que ahora en pleno 2024.

Fue que empezaron a aparecer los blogs de internet y los primeros antecedentes de redes sociales que empezaron a dar cambios muy significativos en los hábitos humanos más directos.

Fue que a partir de un perfil en el Antiguo Hi5, el original Messenger o en el original Facebook la gente empezó a tener una alternativa de comunicación que no propiamente era la visita física hacia otra persona o la convivencia ordinaria, sino teniendo una computadora de frente y con la posibilidad de dar a conocer algo propio a través de una frase de perfil y una fotografía.

Dar a conocer opiniones o argumentos escritos fue cada vez más sencillo porque a partir de los perfiles personales la gente empezó a expresar y a dar a conocer cosas de sus más íntimas latitudes y ya no fue menester esperar a tener la oportunidad en un buzón colectivo o en un periódico o en una revista para poderlo hacer.

A nivel de las apariencias fue que con las plataformas de redes sociales ya no fue necesario restregarle a familiares o amigos los logros del momento y las veleidades del aumento salarial, sino que a partir de fotografías y recursos gráficos fue posible dar a conocer, a modo de jactancia y presunción, los nuevos logros materiales y las nuevas bondades y un buen estilo de vida en la parafernalia material del sistema económico, algo que seduce a la inmensa mayoría de las masas.

Posteriormente con la aparición de todas las redes sociales y aplicaciones virtuales y la telefonía celular digital, así como la posterior y progresiva aplicación de la Inteligencia Artificial fue que prácticamente todo ha cambiado en el plano de la forma y la apariencia, porque si bien se mantienen las mismas pretensiones humanas que toda la vida han acompañado su consagración como especie, son otros los valores y las formas y las maneras y las acciones al respecto.

Hoy Twitter se consagra como la arena política internacional más importante del mundo, porque en un momento concreto es posible que ahí la ciudadanía y las personalidades de la clase política y de las aristas famosas y de la Academia y de los cónclaves intelectuales en general convivan en una dinámica de interacción con mensajes breves y concisos.

Hoy, un trending topic en twitter puede desestabilizar una nación o desencadenar una guerra y generar un eco mediático favorable o adverso para una situación concreta.

Hoy Instagram y algunas redes sociales rusas pueden funcionar como una agencia de marketing o un blog de prostitución virtual o un blog de pronunciamiento comercial o un espacio de culto a la personalida, al cuerpo y al ego intelectual y material, desde las más diversas variantes.

Y es que hoy las aplicaciones y las plataformas de redes sociales compactadas en el uso funcional y práctico del teléfono celular son más importantes que cualquiera de los elementos desintegrados que integraban hasta hace unos años la vida común del ser humano.

Hoy mirar Facebook o Instagram o Twitter es más importante que ponerle atención a un ser humano de carne y hueso dentro de un diálogo frente a frente.

Hoy un pronunciamiento colectivo en Twitter puede ser más significativo que cualquier mensaje dado por un jefe de estado importante en el mundo como pudiera ser Joe Biden o Vladimir Putin o López Obrador.

Hoy, cualquier persona puede ser famosa y dar a conocer cualquier cosa que le dé la gana y en un microespacio darse a conocer en una comunidad de visores absolutamente contundente.

No es casual que hoy dedicarse a ser influencer o youtuber o agente de redes sociales sea considerada uno de los oficios de supervivencia más redituables en el mundo, y que por más increíble que parezca asumiendo el hecho de que las propias plataformas y redes sociales no dejan de ser etiquetas y empresas y servicios.

¿Qué sigue para el ser humano?

O aborrecer esta dinámica de vida, descartándose por completo hacia el futuro, o asimilarla y terminar por aceptarla y enterrar toda brizna de interacción y acción natural de lo que fue la vida hasta hace tiempo en el mundo.

Related posts