Aprender a aprender, a propósito del nuevo «Modelo Educativo»

Por Astrid Perellón

 

Cuando el famoso caricaturista y escritor infantil, Dr. Seuss, dijo “es mejor saber aprender que saber”, no se refería a poca cosa.

 

Estrenamos un nuevo modelo educativo que considera aprender a aprender pero es labor de los padres vigilar si, en efecto, hacemos la transición en nuestros valores, dejando de sobrestimar al que memoriza, retiene, completa ejercicios, más que aquel con otro tipo de inteligencia.

 

En una entrevista de 1988 con el visionario científico Isaac Asimov, destacó cómo una mentalidad autodidacta se ajusta más a las exigencias del ser humano. Esto porque si deseamos aprender y lo hacemos constantemente, sin necesidad de un salón de clases; es nuestra manera de evolucionar. Lamentablemente, no tomamos las riendas de tal aprendizaje por estar acostumbrados al modelo académico que no nos provee de herramientas para seguir por nuestra cuenta.

 

Basta ver a un adulto promedio, habiendo concluido equis carrera, enfrentarse a su primer empleo donde resulta que las citas textuales, ensayos y ponderaciones que hizo en el aula no lo guían sobre cómo ponerse al corriente con lo que el trabajo exige (vanguardia, innovación y flexibilidad).

 

Lo que estamos aprendiendo es obsoleto más pronto de lo que imaginamos. En cambio, aprender a aprender nos permitirá ahondar en aquello que apasione y motive nuestra curiosidad, como el mismo Asimov aseguró. Hay cientos de ejemplos históricos que así lo demuestran: Einstein, Da Vinci, Edison, Marie Curie son algunos de los que no sólo dominaban sus áreas, sino que tenían sistemas claros para avanzar a su capricho en ellas. No esperan que les hicieran dictado, exámenes o actividades para saber si sabían.

 

Con esto queda claro lo que un simple fábula del aquí y el ahora puede resumir. En ella, el mayor graduado con honores, reconocido mundialmente, se había titulado en cómo hervir un huevo. No obstante, al poco rato alguien que no era él presentó un invento prodigioso: un huevo que se preparaba a satisfacción del comensal, con solo mirarlo. El graduado se dedicó a escribir extensos artículos para hacer consciencia sobre cómo otros tiempos eran mejores; sobre la terrible hambre de progreso del ser humano que osó inventar tal atrocidad. “Estábamos mejor como estábamos”, escribió el destituido especialista, evidenciando su incapacidad de aprender a la velocidad útil a los tiempos cambiantes.

 

Related posts