10 cosas que no sabías sobre la afición de la lucha libre mexicana

Por Iván Alberto Rivas Peralta

 

Cierto que el futbol es el deporte más popular en México, su afición es capaz de convertirse en trending topic, llenar estadio, viajar a Rusia o reventar el Ángel de Reforma. También es cierto que la lucha libre mexicana ocupa el segundo puesto en popularidad y todo gracias a su afición. En medio de la alegría por la primera victoria de la Selección mexicana y de la prohibición las máscaras de luchador en los estadios, no está de más recordar las maravillas de la lucha libre.

  1. Admiran a las leyendas

La lucha libre es un deporte que trasciende generaciones y deja en sus aficionados profundos recuerdos. Sólo los luchadores más veteranos y con los más grandes triunfos son llamados: leyendas. Por eso, no son raros los grandes llenos en las arenas cuando una leyenda de la lucha libre se presenta.

 

  1. Dan oportunidades a nuevos talentos

En la lucha libre cada escalón debe ganarse a punta de golpes y costalazos. El camino es largo para un luchador que desee llegar a la lucha estrella. Los más novatos nunca serán despreciados porque los aficionados saben que desde los nuevos valores luchas hasta los estelarizas se entregarán al cien. Que nadie se sorprenda cuando una lucha de nuevos valores sea la mejor de la noche.

 

  1. Valoran las propuestas independientes

En México existen dos grandes empresas de lucha libre CMLL y AAA, las cuales suelen convocar al gran público. Pero en el caso de la lucha libre también existen las empresas chicas que nutren sus carteleras de luchadores independientes. El público no las abandona, es fiel y expectante a las nuevas propuestas. Esta actitud se puede comparar un consumido que, teniendo enfrente a Starbucks o Cielito lindo, prefiere la cafetería de la esquina porque sabe valorar la calidad.

  1. Mantienen el respeto en las arenas

En las arenas como en los estadios los aficionados pueden comprar alimentos y cervezas para disfrutar de las funciones. Esto parecería mala combinación para cualquier persona, bebidas alcohólicas más deporte de contacto. Para sorpresa de todos, la afición de la lucha libre se encuentra entre las más amigables y con las que mejor se puede convivir. Se gana el mote de ser un “deporte familiar”, sin duda.

 

  1. Son tolerantes con la diversidad sexual.

Existen distintos tipos de gladiadores como los minis, luchadores de fantasía o juniors. Pero un grupo muy original han sido los exóticos que se caracterizan por diversos rasgos. Los primeros exiticos se describían como: “luchadores elegantes” los cuales portaban trajes largos con algunos detalles brillantes; en este grupo se encuentran El Bello Greco y Sergio el Hermoso. Actualmente, el luchador exótico es públicamente gay, travesti o transexual. El aficionado se divierte con el espectáculo que ofrece como luchador y deportista.

 

  1. Promueven la igualdad de género

Desgraciadamente, en la lucha libre las mujeres también han tenido que trabajar el doble para ganarse un lugar estelar. Sin embargo, la afición ha comenzado a exigir encuentros estelarizados por mujeres. Además, ya existen empresas exclusivas de gladiadoras como WWS y HUMO.

 

  1. Son solidarios con sus ídolos

La Comisión de lucha libre ha comenzado a poner cartas en el asunto para que los luchadores mexicanos puedan gozar son servicios de salud. Lamentablemente, son muchos los luchadores que han tenido malos momentos al sufrir lesiones. Una manera en la que se ha logrado apoyar al luchar es organizando funciones de beneficio donde lo recaudado en taquilla se dona al luchador.

 

  1. Admiran a sus ídolos apresar de los contratiempos

Existen casos donde los luchadores han tenido que defender sus personajes o bien volver a comenzar con una nueva identidad. Tal es el caso de Flamita (Octagón jr.), Carístico (Sin Cara, Místico), L.A. Park (La Parka), entre otros. En cada luchador existe un público Fidel que aprecia al luchador antes que al personaje.

 

  1. Aprecian el talento extranjero

No es extraño ver que los promotores realizan contrataciones de elementos extranjeros. En México es buena costumbre que luchadores extranjeros vengan a aprender los secretos de la lucha libre y busquen un lugar dentro del cariño del público.

  1. Reconocen su valor cultural

La lucha libre mexicana se ha caracterizado por trascender las fronteras de la nación. Mientras en algunos lugares las películas del Santo son consideradas obras de cine de culto, en otros países es un espectáculo digno de presentarse en los grandes museos del mundo.

 

Related posts