Sedena pagó 256 mdp de más en compra de 18 helicópteros a EU

Por Rivelino Rueda

Foto: Edgar López

Hace un año la Auditoría Superior de la Federación (ASF) emplazó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a iniciar un procedimiento de responsabilidad administrativa sancionatoria por un gasto innecesario de 256 millones 351 mil pesos en la adquisición de 18 helicópteros al gobierno de Estados Unidos.

La recomendación no se ha cumplido hasta el momento, de acuerdo al organismo fiscalizador de la Cámara de Diputados.

La ASF reportó que la erogación de recursos públicos de la institución castrense representó un costo extraordinario del 3.4 por ciento del valor real de esas aeronaves, que fue de 7 mil millones 591 mil 490 pesos, y reveló que la inconsistencia se dio por “la incongruencia” de la Sedena de argumentar que la compra generaría menos costos al hacerse directamente con Washington y no con el fabricante.

La ASF señaló que dentro de las irregularidades en la compra de estos 18 helicópteros también se detectó que la transacción no fue sometida al Comité de Seguimiento y Control instituido en esa dependencia para su análisis y autorización.

En la inconsistencia detectada por la Auditoría en la Cuenta Pública 2014 se indica que la secretaría al frente del general Salvador Cienfuegos insistió en que “realizar la compra directamente con el fabricante se generarían cobros adicionales por la comisión del representante, por lo que era más conveniente realizarla con el gobierno de EU”.

Se destaca que el argumento central de la institución castrense fue que “los helicópteros en versión militar tienen motores de mayor potencia, se cuenta con la garantía de dicho gobierno y se generarían ahorros en los pagos”.

La Sedena aseguró que los conceptos en los que se darían estos ahorros eran “costos no recurrentes, licencias y trámites de exportación del material de vuelo, asesorías técnicas en sitio y adiestramiento militar a las tripulaciones”.

Sin embargo, la Auditoría Superior subraya en el informe que “la Sedena no presentó la documentación que permitiera acreditar esos argumentos y, por tanto, que la adquisición con el gobierno de EU resultó ser la opción más conveniente”.

La institución militar, abunda la ASF, argumentó que durante el periodo en el que se concretó la operación con el gobierno de EU, el Comité de Seguimiento y Control de esa dependencia aún no se encontraba en funciones, de lo cual proporcionó un oficio con fecha 30 de mayo de 2014, en el que se comunicó la nueva integración del Comité.

Sin embargo, el organismo señaló que “esta situación resulta incongruente en virtud de que en el ejercicio 2014 el Comité sesionó desde febrero, por lo que con fecha 30 de mayo de 2014 únicamente se modificó la integración de este Comité”.

Related posts