¿Podría desaparecer el método escolar en el mundo?

Por Víctor Del Real Muñoz

Se asume la redacción de este texto acotando que a nivel mundial las escuelas, en su dinámica funcional, siguen trabajando en todos sus rubros, pero que a partir de la pandemia se reorganizaron los métodos internos de circulación y actividad humana, se adaptaron modelos híbridos de enseñanza para llevar a cabo las clases en línea y luego retomar parcialmente el método presencial, y que las universidades del mundo siguen siendo parte determinante de los temas de mayor trascendencia en la vida del hombre hasta nuestros días. 

¿Qué duda cabe?

Sin embargo, es posible hacer un vaticinio de ojo (por así decirlo) que asiste a proyectar que en función de los adelantos tecnológicos del ahora, particularmente internet y toda su capacidad de movilidad de información y funcionalidad del trabajo, con la inminente publicación de investigaciones independientes en las plataformas actuales o la nube, la publicación de material audio gráfico y sonoro en estos medios.

Además, la democratización –si se me permite la expresión a pesar de la censura que ya prevalece en estos mismos sobre temas y percepciones incómodas en cualquier área– para que todo mundo, literal, pueda darse a conocer, es una realidad incuestionable.

Hoy, existen aplicaciones de enseñanza de casi todas las áreas, incluidas las de corte experimental, así también de áreas de lenguas, ciencias sociales, humanidades, incluso de temática científica de otra estirpe, filosófica y cultural.

Por otro lado, es posible encontrar de todas las áreas de la vida escolar videos o tutoriales de enseñanza, de seguimiento experimental, de guía y pauta de docencia y de reflexión, congresos, seminarios, y eventos que transcurren en línea en las plataformas comerciales o independientes más usadas del mundo.

Lo anterior, sin dejar de considerar que hasta antes de la pandemia ya existían carreras que oficialmente funcionaban bajo el rubro de modalidad a distancia, mixta o en formato de tele distancia.

En ese sentido, está claro que el mundo está en marcha de un creciente y dinámico, además de auténtico, cambio de paradigma, que de cara al futuro derivara en que a la gente se le fomente la auto enseñanza, la auto satisfacción de sus conocimientos, e incluso, que, desde casa, o espacios más íntimos, la gente emprenda procesos independientes de experimentación y de practica no teórica.

Es preciso acotar que algunas áreas de ciencias sociales, áreas humanísticas y rubros de enseñanza que no precisan experimentación de laboratorio o calle, o bien, trabajo de campo, en muchas partes del mundo han adquirido un estatus permanente de híbrido, en donde ya para muchos maestros y alumnos, es posible tomar o dar clase desde casa, de forma permanente.

Se puede acotar también que, en internet, desde los diferentes rubros que se mencionan en líneas anteriores, existen ya líneas de información, al margen de lo que es etiquetado como teoría de conspiración o información fake, que antes era exclusiva de libros de texto, libros académicos o materiales de divulgación científica.

Se debe considerar que la compra de libros en línea, la adquisición de membresías hacia repositorios científicos, la compra o suscripción a plataformas científicas es parte de la dinámica cotidiana de alumnos y profesores en muchos países del mundo, lo cual acrecienta la posibilidad de satisfacción de conocimientos de manera independiente.

Es posible asistir a plantear que existen ya debates de orden ético, filosófico, político y académico que ponen en la mesa de debate la sustitución progresiva que se deja ver de la interacción humana directa y frontal en la enseñanza, como en otros rubros de la vida, y así también la prevalencia de carreras que en teoría ya puede ir siendo sustituidas por maestros virtuales, plataformas de clase y asesores en línea (no necesariamente seres humanos) dinamizados por inteligencia artificial.

¿Alcanzaremos a ver una sustitución progresiva de la presencia física y humana a nivel escolar de cara al futuro? Pienso que tardará en darse a cabo, pero este proceso ya ha comenzado sin duda alguna.

En esa misma línea pienso que debates en torno a esto deben darse de forma continua, sobre todo en las universidades públicas del mundo, para saber de qué manera se abordarán estos cambios, tener claro cómo se administrará la transformación funcional del docente y alumno, de qué manera impactará en lo ético y lo humano lo concerniente a la jerarquía humana, así tal cual.

¡Subscríbete a nuestro newsletter!

Related posts