El panóptico: vigilancia y control en México

Por Christian Marín

El concepto de panóptico, data del siglo XVIII, a partir de una concepción que tiene Jeremy Bentham (Filósofo, economista y escritor inglés) acerca de una estructura carcelaria que permitiese vigilar desde un punto central toda la estructura con el fin de mantener control total de las acciones.

Además, busca mantener aislados a cada uno de participantes de la misma estructura. Lo que hace diferente esta concepción de las demás, yace en que los reos o penitenciarios no saben que están siendo vigilados.

Bentham mantiene la idea, que, basada en una asimetría de la relación visual entre los humanos al otorgarle más poder al que ve que a quienes son vistos, esto se inspiró en los planos de fábricas enfocados en una vigilancia y una coordinación eficaz de los obreros.

Posteriormente, es Michel Foucault (Filósofo francés reconocido por sus trabajos en donde estudia una a una las estructuras y las posibles relaciones de poder en la sociedad). Para él, el panoptismo es: “una invención tecnológica en el orden del poder, como la máquina de vapor en el orden de la producción.

Esta invención tiene esto de particular: que ha sido utilizada en un principio en niveles locales: escuelas, cuarteles, hospitales. Por ellos se ha hecho la experimentación de la vigilancia integral.

Se ha aprendido a confeccionar historiales, a establecer anotaciones y clasificaciones, a hacer contabilidad integral de estos datos individuales”. Esto lo dice en uno de sus más reconocidos libros: Vigilar y castigar (Foucault, 1976:118).

Lo importante en sus palabras, es entender que, visto desde un contexto más contemporáneo, distintas instituciones tienden a estar vigiladas sin saberlo o peor aún, son parte de aquellos que buscan mantener dominada y controlada a una sociedad que está en constante desacuerdo con lo que sucede a su alrededor, basada en las decisiones de una minoría selecta.

En la era moderna, para el autor, se vive en una “sociedad disciplinaria”  este tipo de sociedad intercambia la presencia del Dios omnisciente de nuestros antepasados por la presencia de un Estado absoluto. El principal fin que tiene una estructura de esta índole es normalizar por medio del poder la actividad humana.

En México no estamos exentos de ello. En estos últimos años han existido casos de espionaje por parte del gobierno. Destacados defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción de México han sido afectados por un avanzado programa de espionaje adquirido por el gobierno mexicano que, en teoría, solo debía ser utilizado para investigar a criminales y terroristas.

Entre los blancos del programa se encuentran abogados que investigan la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, un economista que ayudó a redactar un proyecto de ley anticorrupción, dos de los periodistas más influyentes de México y una estadounidense que representa a víctimas de abusos sexuales cometidos por la policía. Los intentos de espionaje incluso han alcanzado a los familiares de los activistas y periodistas, incluido un adolescente.

Otro ejemplo de nuestro país, podrían ser las distintas cámaras colocadas en puntos estratégicos de la ciudad con el fin de mantener vigiladas, ordenadas y seguras las áreas conflictivas de la misma.

La mayoría de esas cámaras están con el fin de hacer justicia, pero también tienen funcionan como medio de vigilancia en el actuar de cada persona, muchas veces no se tiene referencia de la ubicación de cada una de ella y de alguna u otra forma estamos siendo vigilados sin saberlo.

Según Foucault, en su libro Vigilar y castigar: El hombre le teme a ser juzgado, de tal manera, que, vivir en un constante temor va a limitar nuestras acciones y decisiones.

Como un último punto, las redes sociales funcionan como un enorme medio para relacionarte con otras personas. La información contenida en las distintas plataformas digitales surge de personas que expresan diferentes opiniones acerca de una temática en particular.

Actualmente existen métodos por los cuales se puede mantener vigilada automáticamente la actividad en las mismas. Como ejemplo se tiene al software conocido como Pegasus el cual se infiltra en los teléfonos inteligentes y otros aparatos para monitorear cualquier detalle de la vida diaria de una persona por medio de su celular: llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos, contactos y calendarios.

La sociedad mexicana está conformada por más de 125 millones de personas, cada una actúa de manera diferente, el fin de tenerla vigilada radica en que un cierto grupo acomodado de la sociedad podrá elegir el destino de la misma, manejará los hilos de un país en constante cambio y desacuerdo. Juzgará a todo aquel que no tenga la misma ideología.

(1976). Vigilar y castigar. Editorial Siglo XXI. México.

Related posts