¿Y los cinco pesitos de aumento al Metro de 2013 Apá?

Por J. Tonatiuh Pérez Cisneros

Foto: Mónica Loya

Videos: Mónica Loya y J. Tonatiuh Pérez Cisneros

En el transcurso de la semana pasada, el director del Metro, Jorge Gaviño, había dado un monólogo en dónde exponía el por qué el Sistema de Transporte Colectivo (STC) necesita urgentemente miles de millones de pesos para seguir funcionando.

Tras estas palabras del funcionario del gobierno de la Ciudad de México, todos los usuarios de ese medio de transporte público recordaron el “mancerazo” de diciembre de 2013, donde la tarifa del Metro se incrementó de tres a cinco pesos por pasaje.

Los argumentos de las autoridades capitalinas fueron que ese aumento se vería reflejado en el “corto plazo” en las remodelaciones y el mantenimiento del Metro, lo cual sería única y exclusivamente “en beneficio de los usuarios”.

El 8 de diciembre de 2014, cuando se cumplió un año de ese incremento, el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, justificó:

“Los costos tienen que traducirse en beneficios y estamos convencidos, porque así se ha discutido y se ha planteado, que los beneficios tendrán que ir siendo tangibles y progresivos, no pueden ser inmediatos porque los cambios en el Metro son mayores”.

Incluso, el hoy aspirante presidencial que ya anunció que después de su quinto informe de gobierno pedirá licencia para meterse de lleno a la contienda presidencial, comentó en aquella ocasión:

“Creemos que la única manera de poder brindar seguridad, eficacia, eficiencia en un sistema de transporte como éste es a través de acciones responsables y las acciones responsables obviamente implican costos”.

Días después de las palabras del director del Metro, jueves, la madre naturaleza exhibió su inoperancia al frente del organismo.

Por suerte ningún usuario sufrió daños por las literales cascadas que se presentaron en las estaciones del Metro Zócalo, Línea 2 (de las cuales Reversos tuvo videos exclusivos, que a las pocas horas se convirtieron en Trending Topic en Twitter) y San Lázaro, Línea 1, dirección Observatorio.

Como buen político, Gaviño Ambriz sigue y seguirá haciendo obras monumentales sin atacar los problemas que ponen en riesgo la vida de millones de usuarios.

Related posts