Las fastidiosas personas que “todo lo saben” o lo que es lo mismo, los maestros de “petatiux”Col

Columna: Así de fácil

Por Héctor Saldaña

El coupage, mezcla de distintas cepas de uva, lingüístico en el uso de laterminología terapéutica-médica-religioso- filosófica-psicológica,  que de manera cada vez más recurrente se está utilizando  de forma indiscriminada; me desconcierta y confunde.

Me doy cuenta que este salpicadero de vocabulario,  ya sea de forma aislada o recurrente,permea las pláticas en las que soy espectador.En la mayoría de dichas conversaciones adquiero una postura  como gato de yeso: inmóvil, frio, con ojos abiertos y cejas estresadas; como las personas que se han puesto botox y pierden la capacidad de fruncir el seño, borrando cualquier indicio de gesticulación que indique la incredulidad de lo que se está escuchando.

Hace unas semanas  estaba en un aeropuerto, específicamente en el duty free,  testeando todas las cremas que por su puesto nunca compraré, pero siempre es rico saber cuál es la novedad para que se borren de mis ojeras,las palmeras borrachas de sol y  se conviertan en minúsculos brotes de germinado, y que esa emulsión erradique el agotamiento y los déficits de sueño que traigo encima.

En esa ocasión, me topé con un conocido al que tenía bastante tiempo de no ver, efusivamente me saludó y  me dijo:

  • Qué fuerte está todo,  no cabe duda que la energía anda muy densa. ¿Qué onda? Me siento como sacado del supra yo, la resignificación  de una cantidad de intrayectos incontables,  ¿Ya sabes cómo? Mi inconsciente me muestra que hay algo de sobra dentro de mí que impide mi evolución  y aprendizaje,  pues me tiene anclado en una  zona de confort y me motiva a evadirme.Tengo la revelación que es mi sistema  Sí, así como lo oyes.  Y detrás de esto me sujeta una  lealtad ancestral con la que tengo un jalón hacia ella;  por eso meautosaboteo… bueno estoy en proceso, ¿Si me entiendes,  no?

 

FA-LasFastidiosas

A lo que le respondí:

-No, no sé cómo, explícame.

Con cara de vergüenza ajena o de “penita” me dijo:

  • Nooo, buenooo. Ay! ya, te voy a agregar al grupo de face para mindfulness y te mando invitación para el taller de biodecodificación que se hará en Bora Bora, porque me proyectas un rollo y patrón psicoemocional que siempre estás retroflectando.  Me encantas eres mi maestro y me espejeas cañón.

Yo, sin entender un carajo, me di a la tarea de cerrar el pote de crema de caviar que tenía en la mano para ponerlo sobre el anaquel, habiéndolo hecho,me di media vuelta para que despejara mis dudas y mi conocido se había esfumado entre los pasillos del aeropuerto.

Estoy cansado de la “maestritis”,  y de que los otros me hablen de lecciones de vida que algunas personas según esto me dan, pero que en lo concreto son inentendibles e indigeribles para mí.  De  lo que si me he percatado es el desgaste ocasionado cuando me dicen que: — El o ella, son tus maestros y tu espejo. Yo en los hechos simplemente recibo mensajes de esas personas que hablan de todo y no dicen ni aportan nada.  Me doy cuenta  que en lo particular me quedo con una cara de asombro e internamente me digo: — ¿Qué aderezo le pongo para darle algo de  sabor a esta información, me la paso con agua, te verde, tequila o la googleo?  Eso si me tiene cansado.

Compasivamente entiendo que, quizá,  lo que intentan mostrarnos esas personases nuestra incapacidad de tomar distancia, ponernos a salvo y por supuesto  expresar la molestia, el desacuerdo, la incomodidad y el profundo enojo de la situación y de expresar con unas simples palabras mágicas: ¡¡Lo siento, así no!!.  Y entonces justamente conectar con la maestría (palabra cuyo verdadero significado se refiere a un grado académico y como acepción a la interpretación magistral de una pieza musical) de ser eruditos  de nosotros mismos, incrementar el grado de conocernos y comprendernos  más,  conectando  y conciliarnos con lo que ya no nos gusta.

Para entonces, poder palpar  y expresar la molestia, y en su caso el enojo, del cual tanto se nos ha hablado y que se rumora que ocasiona cáncer,  y al sacarlo  nos muestra una puerta para abordar el vuelo con destino a nuestra  liberación del sufrimiento. Y  por tanto el flamante vehículo que nos conduce nuestra mente-cuerpo; se muestre liberado y con la motivación de llegar a buen puerto, donde está ese paraíso al que tuvimos olvidado, retrasado o simplemente no habíamos tenido la oportunidad abrirle la puerta, confiriéndonos hasta ahora a transitar en los pasillos de espera y manteniéndonos encerrados en una sala de estreches emocional, esperando que alguien nos indicará la salida de emergencia o de plano nos tomara en vilo, y nos dijera: — ha sido un grave error, pero ya pronto vienen por usted para llevarlo al Nirvana.

Por eso a esas personas que nos gatillan emociones toxicas, reacciones dañinas y grandes incomodidades  hoy los puedo catalogar como talentosos porteros, quienes con una simple acción abren la puerta del vasto  campo emocional y nos invitan a abordar en asientos de firstclass, para que tomemos lo que nos  pertenece y desde nuestro centro y decirles: En ti veo un maestro, pero como dices ser un espejo entonces solo estoy viendoel reflejo del maestro que YO SOY, y como tal, tengo la habilidad magistral de tomar la decisión que me haga estar en la vida, La Mía.

Hace poco una gran maestra de esas genuinas que enseñan cosas y conceptos,  me dijo: -La verdadera compasión, es acompañar al otro en el camino que eligió, pero en silencio.  A lo que yo  agregué: Siempre y cuando ese compañero de ruta no nos intente morder, lastimar, vejar y dañar o tirarnos al precipicio.

Y ahora me acuerdo de algo que dice el Dalai Lama: –Aléjate de las personas que sólo te comparten quejas, problemas y emociones negativas. Rodéate de seres humanos que te motiven a ser mejor e impulsen tu buen humor.  — ¡Que gran maestro!

Así de fácil.

 

Related posts