La invención de la criatura Peña Nieto: el ladrón.

Para: Andrea Martínez Leal, en tu cumpleaños hermana.

Por Armando Martínez Leal

@armandoleal71

 

Imaginemos al gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto contratando los servicios de Televisa para que le elaborarle una campaña propagandística rumbo al proceso electoral por la Presidencia de la República (2012). Estamos a mediados de la primera década del siglo XXI, donde el Partido Revolucionario Institucional abandonó su identidad tricolor, por el rojo, chamarras, camisas, corbatas, las mujeres vestidas de rojo.

Conjeturemos la imagen donde el gobernador y su cerrado grupo negocian con los altos ejecutivos de Televisa para operar los informerciales, las apariciones de Peña en todos los noticieros, en los programas de entrevista y cotilleo; la promoción de la marca roja de Atlacomulco y de sus 266 compromisos de campaña “cumplidos”.

Allí a Peña se le estudia minuciosamente, se le instruye la manera de peinarse, se experimenta a detalle la impostura de su existencia, sus gestos, la manera en que debía mover los brazos, mirar a la pantalla… hasta volverlo un experto del teleprompter. Es necesario que leas sin que se note que lo estás leyendo, le insistían su grupo de manager de la imagen.

Cuidadosamente le eligieron el vestuario, las corbatas rojas, las camisas blancas, los trajes de dos botones, Tailor4less, Pal Zilieri LAB y Hackett  para recrear un inmaculado retrato, una imagen tradicional y elegante. El mandatario mexiquense gastaba más de 2 millones de dólares, en la exclusiva tienda Casa Bajin de Beverly Hills, donde príncipes y millonarios compran su vestuario, la tienda ostenta los nombres de su excepcional clientela: los príncipes William y Carlos, de Inglaterra, el Rey Juan Carlos, de España, los mexicanos Carlos Slim y los hermanos Carlos y Jorge Hank Rhon.

El objetivo fundamental es comunicar con la imagen, volverlo afable y creíble, darle seguridad, que las fotografías y sus imágenes en televisión lo hicieran aparecer más alto, fuerte. En ese proceso de construcción del aparecer de Peña, sus manager de la imagen se enfrentaron a un sino, se trataba de la vieja idea priista de que un Presidente de la República no puede ser soltero, viudo en su caso, para ello los altos ejecutivos del viejo Canal de las estrellas, le mostraron el book fotográfico de las estrellas, imágenes de sus féminas. Y le preguntaron ¿cuál te gusta para primera dama?… al mandatario mexiquense se le iluminó la cara, hojeo con frenesí ese enorme libro, el más grande que haya caído en sus manos, buscaba una foto, no la encontraba, desesperó un poco, cerró el libro y con las manos en la pasta todavía, miró a sus interlocutores y respondió: Quiero a Chispita. Los altos ejecutivos vacilaron un poco, le respondieron que estaba casada, él insistió, quiero a Chispita.

Para darle gusto a su “cliente”, realizaron un focus group con Peña y Chispita como pareja presidencial, los negativos de dicha imagen fueron altos, por ello le sugirieron a la Gaviota, el gobernador mexiquense se mostró molesto, no estaba convencido de renunciar a la idea de la Chispita en su camino; se dice que una de sus características políticas es la de no virar, sin embargo el focus group con la Gaviota resultó positivo, la maquinaria se echo a andar el 27 de noviembre de 2010, la boda mediática se realizó, Peña se encaminaba a consumar su sueño de la infancia, de aquellas reuniones de la cofradía de Carlos Hank, Alfredo del Mazo, Arturo Montiel, Ignacio Pichardo y Emilio Chuayffet. Lo anterior no es plagio sino una invención.

El 3 de diciembre de 2011 el entonces candidato del canal de las estrellas sufrió una de sus primeras pifias mediáticas, se trata de la respuesta a la simple y anecdótica pregunta que el corresponsal del periódico español El Mundo, Jacobo García le realizó, sobre los tres libros que lo habían marcado, la creatura del canal de las estrellas respondía así: “Leí algo que seguramente en mi vocación por la política alentaba ese espíritu. Fueron varios libros, algunos, La silla del águila, de Krauze”, “he leído la Biblia, pero no toda” o “las lecturas históricas son de mi particular agrado”…

La creatura de Televisa, uno más de sus subproductos no pudo dar respuesta a un simple pregunta, confundió a Carlos Fuentes con Krauze, tal vez lo único verdadero en aquella respuesta es su vocación por la política; la política reducida al poder y éste visto bajo una simple y rayana racionalidad: “Un político pobre, es un pobre político”, pero la miseria de la que huye la racionalidad de Atlacomulco es la económica, el dinero cumbre tu inmoralidad y falta de ética: tu ignorancia, el dinero compra trajes y corbatas, construye una imagen, el dinero compra esposas, el dinero compró la silla anhelada, el dinero compró un título profesional, de abogado porque también es indispensable serlo en la tradición de Atlacomulco.

Peña Nieto fue educado fundamentalmente en escuelas religiosas, vinculadas al Opus Dei, su moral le permite comprar esposas y títulos profesionales, su moral le permite robar para lograr cumplir su vocación, su moral le permitió hacer trampa en las elecciones presidenciales del 2012, comprando votos, a través de la operación “Monex recompensas SÍ vale”, que fue operada por empresas fantasmas ligadas a los grupo Inizzio y Efra (Aristegui Julio 2012).

Sin embargo la formación religiosa recibida en las escuelas del Opus no le alcanzó para leer toda la Biblia. Como señala la Doctora, investigadora y docente Soledad Loaeza en su texto El séptimo mandamiento (La Jornada 25/08/16)… hurtar es lo que le ha permitido a Peña Nieto ascender socialmente hasta llegar con vocación a la Silla del águila. Su acto de Contrición que el Opus le enseño, se contrapone a la racionalidad de Atracomulco, robar para no ser un pobre político, robar elecciones, robar ideas de libros… robarte una imagen.

FA-LaInvencion

El pasado domingo 21 de agosto el portal Aristegui Noticias presentó el reportaje: Peña Nieto, de plagiador a presidente se trata de una investigación que académicos realizaron del trabajo recepcional del pasante Peña, allí se demuestra que casi el 30 por ciento del texto fue plagiado por el joven tramposo para graduarse como abogado en la Universidad Panamericana. La postura de la Presidencia de la República frente al timo es que se trata de “errores de estilo”, el asesor de la tesis de Peña, donde al menos 197 párrafos de los 682 que la integran fueron robados, el magistrado Eduardo Alfonso Guerrero indicó que son “errores de imprenta”. El estilo y la imprenta es la estratagema mediática para esconder una más de las artimañas de Peña.

Como académico e investigador, hombre de letras sé que robarte ideas es un crimen. En abril del 2013 el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) lanzó la campaña “Juntos contra la Ilegalidad”, el objetivo de la cruzada moral era luchar contra la piratería y el comercio informal. ¿Qué dirán ahora del licenciado pirata?, ¿lo combatirán…?, ¿o la piratería es error de imprento, tal vez de estilo? Parte de las élites económico-políticas de México se han formado en la Universidad Panamericana, algunos de sus egresados conforman el CCE… ¿Cuál será la voz de las empresas frente al delincuente Peña Nieto?

La respuesta de ciertos sectores al reportaje de Carmen Aristegui y su equipo han sido de denostar la investigación periodística, de menospreciar el plagio de la invención presidencial, como si se tratara de una cuestión menor, sin valor periodístico, minimizando el acto, normalizándolo volviéndolo parte de la cultura académica cotidiana, el reinado del Rincón del Vago.

También se le exige a la periodista develar una noticia que por fin tumbe al Presidente, variable que habla de la miseria de la cultura política de los mexicanos, que otros hagan lo que no estoy dispuesto a hacer; así como de la indigencia del periodismo mexicano, que no está dispuesto a cumplir una de sus funciones sustantivas develar críticamente las contradicciones de la realidad. El periodismo mexicano es complaciente, su crítica, cuando la hay, la ejerce por consigna, como golpeador, como un triste porro.

El reportaje: Peña de plagiador a Presidente tiene todos los elementos periodísticos, es riguroso, los hechos son comprobables. Krauze uno de los plagiados tras revisar el reportaje concluyó que: “la proporción de párrafos no citados debidamente es “considerable e inadmisible”. (Letras Libres). En Alemania y Hungría dos ministros renunciaron tras comprobárseles el fraude académico. Pretender que las fobias construyen una agenda informativa es reificar el Rincón del vago.

Carmen Aristegui y su equipo marcaron la agenda informativa, señalaron la pauta para la transfiguración de noticiosa de Televisa con Denise Maerker, el reto lanzado por Carmen no fue superado. Televisa ignoró la noticia, la omitió, como lo hizo casi el noventa por ciento de la prensa mexicana, solo el periódico Reforma la retomó. A lo largo del sexenio peñista, Televisa se ha caracterizado por ignorar los escándalos de corrupción, la Casa Blanca no fue noticia, como tampoco la de Malinalco de Luis Videgaray, ambas compradas por el Grupo Higa, que se ha beneficiado de importantes licitaciones federales y levantó obras en Edomex. Las audiencias de Televisa tampoco fueron informadas del reportaje del periódico londinense The Guardian, sobre los departamentos de la Gaviota en Miami y el predial pagado por un empresario “amigo”.

La agenda informativa de los ciudadanos no es cubierta por la televisión mexicana, los medios de comunicación han creado a lo largo de los años un meta relato de la realidad mexicana, desde las telenovelas hasta sus espacios noticiosos. Televisa creo con una campaña mediática a Enrique Peña Nieto, es responsable moral del mentiroso al que encumbraron… como Golem cumple las instrucciones acordadas, mantiene frecuencias, perdona impuestos, garantiza licitaciones. El Golem es fuerte, pero tonto, la vida que le insufló su manager de la imagen, es hueca, se cae a pedazos.

Peña Nieto es una creatura, representa la punta del arco de la decadencia política, su vaciamiento total, su perdida de sentido, el grado máximo de corrupción, impunidad, ineficiencia… y el plagio.

 

En Reversos se da cabida a todas las voces. Lo escrito es responsabilidad de los autores.

Related posts