La llave de Sarah: el pasado se hace presente

Por Anahí García Jáquez/Radio Gatell

Paris. 16 de julio de 1942. Se lleva a cabo una redada en la cual más de 13 mil judíos son arrestados y llevados al Velódromo de Invierno, entre ellos la familia de Sarah, una niña de 10 años quien, para proteger a su hermano, lo esconde en un closet. 

París. Mayo de 2002. La periodista Julia Jarmond recibe la asignación de escribir un reportaje sobre este hecho oculto de los anales de la historia. Las vidas de ambas, sin aparente relación, se entrecruzarán.

La llave de Sarah es un trabajo de la escritora francesa de origen inglés Tatiana de Rosnay y el primero escrito en inglés, su idioma natal. 

Y es justo aquí que la autora rescata del olvido uno de los sucesos más vergonzosos de la historia moderna de Francia: el traslado de ciudadanos franceses judíos (hombres, mujeres y niños) a campos de exterminio para su posterior deportación, trayendo con esto la separación de muchas familias. 

En este contexto es donde se desarrolla la historia de Sarah Starzynski, que es tan fascinante como desgarradora y es por eso que atrae la atención de Julia Jarmond, quien se las ve negras a la hora de investigar sobre los hechos del Velódromo de Invierno debido a la secrecía con la que se llevaron a cabo y, por consiguiente, el desconocimiento por parte de la sociedad.

Y es aquí, durante la investigación que Julia descubre que la información que persigue puede estar más cerca de lo que ella creía y donde el lector empieza a conocer a esta coprotagonista, quien a veces se siente como pez fuera del agua por ser una estadounidense residente en Europa y que está en un periodo de su vida donde debe tomar decisiones importantes concernientes a su vida y su matrimonio sin dejar de lado su trabajo, en el que cada vez se sumerge más y que la lleva a recorrer lugares y conocer personas que enriquecerán sus relatos.

El texto va y viene entre las dos historias, pero llega un punto en el que se le da más importancia a Julia aún y cuando la protagonista es Sarah y las vivencias de ésta son por demás entrañables e ilustran los horrores vividos en la guerra y las secuelas que esta deja en quienes la padecieron, ya que se quedan con ellos y les persiguen por años. 

Esa parte es la que apela a los sentimientos del lector ya que le tocará las fibras más sensibles y experimentará tristeza y rabia al conocer el destino final de la familia Strazynski.

La llave de Sarah es un libro que no deja indiferente a quien lo lea. Es de lectura ágil y amena y atrapa al lector quien desea conocer qué es de Sarah durante y después de la guerra ya que es una historia ficticia, pero a la vez tan real. 

Es conmovedor e ilustra aquella frase que tanto se les repite a algunos pueblos; esto es, que jamás deben olvidar su historia porque, de no hacerlo, estarán condenados a repetirla.

La llave de Sarah. Tatiana de Rosnay. 2006. Editorial Suma de Letras.

Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts