El velo pintado: ¿qué hay detrás?

 Por Anahí García Jáquez/Radio Gatell 

Londres, 1920. La joven de sociedad Kitty Garstin ha llegado a los 25 años sin haberse casado aún, causando preocupación en sus padres. Es así como termina contrayendo matrimonio con un hombre que no ama y ambos emprenden un viaje hasta China donde sus vidas cambiarán irremediablemente. 

El velo pintado es una obra publicada en 1925 y proviene de la mente del escritor inglés William Somerset Maugham. Cuenta la historia de Kitty, su esposo Walter y Charlie, el hombre del que se enamora en Hong Kong.  

Ambos hombres, que son diametralmente opuestos entre sí (Walter es un bacteriólogo de buenos sentimientos que lucha por curar el cólera mientras que Charlie es un diplomático también casado y algo frívolo), tienen papeles muy importantes en la vida de nuestra protagonista por lo cual el autor aprovecha para mostrarnos cuál era el rol de la mujer dentro de la sociedad de aquellos años. 

Esto es, el ver el matrimonio como una salida del hogar paterno, así como una forma de escalar o, al menos, hacerse de un lugar cómodo dentro del círculo al que se pertenecía.  

Aún y cuando el amor forma parte importante de esta historia, ésta no es una novela romántica, ya que toca temas como el adulterio, la maldad, la marginación, la humillación, la enfermedad, así como la vida y la muerte.  

El lector tendrá difícil sentir empatía por la protagonista de esta historia conforme va conociéndola ya que sus acciones son reprobables, pero también muestra esa faceta del ser humano en el que es capaz de crecer, cambiar y perdonar.  

El autor se encarga de mostrarnos la progresión de sus personajes sin forzar sus acciones y sus destinos, por lo cual se convierte en una obra muy redonda de principio a fin. 

El velo pintado es una obra que invita a pensar en las decisiones a tomar, sus consecuencias y lo que se puede hacer con el resultado de ella. Más que un viaje físico, es un viaje moral el que se percibe conforme avanza el texto y es así como se llega a la redención como destino final.  

Es probable que el velo al que se hace referencia en el título sea ése que se descorre a lo largo del texto, donde podemos ver lo que hay debajo de tanto convencionalismo social: el amor, la ternura, la compasión y todo aquello que permanece puro dentro de cada ser humano. 

El velo pintado. William Somerset Maugham. 1925. Editorial Heinemann. 

Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts