El jardín secreto: un oasis en medio del desierto

Por Anahí García Jáquez/Radio Gatell

India británica. Inicios del siglo XX. Mary Lennox es la hija única de un trabajador del gobierno británico y una mujer de sociedad. A los 10 años queda huérfana debido a una epidemia de cólera que acaba con la vida de sus padres, por lo que es enviada a vivir con unos tíos a Yorkshire, la región campestre de Inglaterra. Ahí descubrirá un mundo oculto donde conocerá y aprenderá sobre la vida.

El jardín secreto es un trabajo de la escritora inglesa naturalizada norteamericana Frances Hodgson Burnett, en el que nos cuenta la historia de una niña ignorada, por no decir poco amada, por sus padres biológicos, lo cual ha influido mucho en su carácter. 

Su vida como la conocía cambia al quedarse completamente sola y es así como viaja a Inglaterra para instalarse en Misselthwaite Manor, la mansión donde viven sus tíos Archibald y Lilias Craven. 

Ahí se siente perdida puesto que su nana que la crió también falleció y tiene que arreglárselas sola en esa inmensa propiedad donde la mayor parte del tiempo es ignorada por los adultos, excepto la sirvienta Martha, quien le habla de un jardín amurallado que está dentro de la casa y que era cuidado por su tía Lilias, quien murió años atrás. 

La curiosidad la invade y, una vez que encuentra este jardín, la aventura comienza de la mano de Dickon, hermano de Martha, quien le ayudará a cuidar de este espacio.

A través de la anécdota de la vida en familia de nuestra protagonista, la autora nos muestra el efecto del abandono y la negligencia en la personalidad y comportamiento de los niños, y lo que sucede cuando se les ignora y no se les ama, ya que Mary es una niña con un carácter por demás desagradable, incapaz de sentir cariño por alguien, y que sólo piensa en sí misma.

Y, aunque los sirvientes de sus padres la consintieron al grado de dejarla hacer lo que quisiera, es una niña triste. 

Una vez que ha descubierto el jardín, Mary conoce a Colin, hijo del tío Archibald y, por ende, su primo, quien también ha experimentado rechazo por parte de su padre debido a una discapacidad física y que, aunado a su orfandad de madre, su padre no sabe qué hacer con él, por lo que lo esconde y no tienen trato alguno, dejándole su crianza a los sirvientes, logrando con eso que Colin sea muy parecido a Mary en el sentido de conseguir lo que quiere a través de berrinches. 

Ambos entablan una amistad con Dickon y, gracias a ello, aprenden acerca del trabajo en equipo, el compañerismo y los deseos de superación, además de que un nuevo mundo, que es mucho más bello que el que habitan, se abre ante sus ojos. 

Se nos habla de la sanación por medio del contacto con la naturaleza, los miedos en la infancia, así como el poder de los pensamientos y la fe.

El jardín secreto es un texto de capítulos cortos y de pocas páginas donde se nos describe de forma detallada y a la vez sencilla los paisajes de la campiña inglesa, así como el interior de ese jardín además de que viene con muchas enseñanzas para los niños y jovencitos, siendo este libro una excelente opción de lectura para ellos. 

El lector será testigo de la evolución y el crecimiento tanto físico, mental y emocional de estos chicos, quienes caen en cuenta de que la magia existe, pero sólo para aquellos que se atreven a creer en ella y que luchan para tener en sus manos lo que han visto ya en su mente.

El jardín secreto. Frances Hodgson Burnett. 1911. Editorial Alma.

Related posts