El dudoso título de los creadores de futbol

Por Giovanni Franco Morales

Ser campeón con un equipo de fútbol es una bendición para cualquier jugador que practica este deporte, pero un campeonato refleja el esfuerzo cosechado en todo el torneo. Aquí presento una imagen que es una de las más recordadas de todos los tiempos en el balompié mundial, porque a pesar de ser un campeonato dudoso, fue emotivo para una escuadra que dejó huella.

Se trata de la selección de fútbol de Inglaterra, quién consiguió el título de la Copa del Mundo 1966, celebrado en su país, tras derrotar en tiempo extra, por marcador de 4-2, a Alemania Federal, con el “gol fantasma”, que a la fecha sigue en la polémica, cuando Geoff Hurst incrustó el balón en el travesaño y éste pegó en la línea; posteriormente, el árbitro dio por válida la anotación, con lo que el conjunto inglés conseguía su primer y hasta ahora único título de selección mayor.

En la presente fotografía, se toma el momento en que los jugadores deciden dar la llamada “Vuelta Olímpica”, típica tradición cuando un equipo es monarca. Ante casi 100 mil espectadores en el viejo estadio de Wembley, ubicado en Londres, los dirigidos por el entrenador Alfred Ramsey, festejan con los fanáticos presentes en el inmueble, agradeciendo el apoyo que les otorgaron durante el certamen. Sonrisas, alegrías, cánticos, felicidad hubo aquella tarde del día 30 de julio de 1966 en la capital inglesa.

¿Quienes se encuentran en la fotografía? De izquierda a derecha está Jackie Chartlon, con su estatura fue parte de la sólida defensa que comandó a Inglaterra hasta el título.

Nobby Stiles, se le recuerda por no tener algunos dientes y ser un referente en Manchester United. Un poco arriba, con el brazo extendido a lado, se percibe parte del rostro de Gordon Banks, portero y el mejor del mundo en esa posición en la época. Con la mano hacia arriba, Alan Ball, buen mediocampista y distribuidor de jugadas. Volteado y mirando hacia al capitán, Martin Peters, quien anotó el cuarto gol en la final para sellar la victoria de Inglaterra y colocarlo en la gloria del fútbol.

Los que cargaban al capitán de la selección inglesa. Primero, Geoffrey Hurst, único jugador que concretó un hat-trick en una final de Copa de Mundo y autor del “gol fantasma”; en el otro extremo se observa a Bobby Moore, líder en la defensa central y capitán que recibió el Trofeo “Jules Rimet”, a manos de la Reina Isabel II, mismo que fue robado días antes del campeonato, y que recuperó un perro llamado “Pickles”.

Del otro lado lo sostiene Ray Wilson. A lado de Wilson, se encuentra George Cohen, que abraza a Bobby Charlton, un histórico del Manchester United e Inglaterra. Esta edición, aparte del título inglés, marcó al portugués Eusebio, quién se despachó con 9 anotaciones y fue campeón de goleo. Su escuadra quedó eliminada por el anfitrión en semifinales en un partido muy controvertido.

Esta fotografía impulsó a construir una estatua conmemorativa de los campeones mundiales, donde Bobby Moore es aclamado en hombros por Geoff Hurst y Ray Wilson; Martin Peters apareció en dicha escultura. Ese monumento se ubica en las cercanías del extinto estadio Upton Park, que fuera hogar del West Ham por más de 100 años; a su vez Hurst, Moore y Peters vistieron la camiseta de los “Hammers” durante su etapa como futbolistas.

Este fue el momento más grande que ha tenido Inglaterra en cuanto a fútbol se refiere, siendo los creadores de este deporte. Alcanzaron la élite en 1966, pero al mismo tiempo son víctimas de su propio invento.

En 2016 se cumplieron 50 años de aquel logro que, hoy en día, no se ha igualado, ni siquiera los ingleses han disputado otra final, sea de Copa del Mundo o una Eurocopa. Una selección que sido condenada al fracaso año tras año, con todo que han sobresalido varios jugadores.

Lo más cercano de volver a una final fue en el Mundial de Italia 1990 y la Eurocopa de 1996, este último también como anfitrión. Curiosamente en ambos torneos fue eliminado en semifinales por Alemania en tanda de penales, tomándose una dura venganza por esa final perdida y formando una gran rivalidad a nivel de selección.

Medio siglo después de ese gran momento, sólo lo vivieron personas que actualmente tienen desde los 60 años en adelante. Hoy sólo es un recuerdo. Las nuevas generaciones no saben del título ni de los jugadores que lo consiguieron. Inglaterra tiene un título de Copa del Mundo, pero nos preguntaremos: ¿Volverán los ingleses a cosechar un nuevo título mundial?

Related posts