Desde hoy, el PRD fuera del 2018

Por Camilo Escárcega

Pareciera que el PRD no entiende que tiene que cambiar el rumbo si quiere sobrevivir. En medio de una de sus mayores crisis y con la amenaza de Morena lo único que hacen es mantener en el poder a un grupo que ha sido altamente criticado y terriblemente ineficiente.

Con 264 votos a favor eligen a Alejandra Barrales como presidenta del Partido de la Revolución Democrática (PRD),  promovida y consensada desde el grupo del actual Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, a quienes se les abre paso dentro del partido como premio a la “excelente actuación” y “alto número de votos” en las elecciones pasadas.

Miguel Ángel Mancera llegó a la Jefatura de Gobierno con un porcentaje de votación del 63.5,  que no lograron ni Cuauhtémoc Cárdenas  (48.1), ni Andrés Manuel López Obrador  (37.5), ni Marcelo Ebrard (46.38).

Pesé a esas cifras, a punta de malas decisiones y a aliados que no le han ayudado, ahora sólo 3 de cada 10 capitalinos aprueban su gestión. Sin embargo, el regente del Distrito Federal… Perdón, el jefe de Gobierno de la CDMX, hace unas semanas se declaró interesado en la candidatura presidencial.

FA-DesdeHoy

Es verdad que el PRD no tiene muchas opciones en estos momentos, sin embargo un personaje como Pablo Gómez (exmilitante y exdirigente del Partido Comunista Mexicano), que sólo logró 58 votos, podría haber garantizado al partido un intento de regreso sus orígenes  de izquierda, que en estos momentos de extravíos, y luego del mal visito apoyo al Pacto por México, no le hubiera caído mal a ese partido que en 1989 fundó Cuauhtémoc Cárdenas, quien por cierto renunció a su militancia con la lírica supina de “sólo es un perredista más” los exdirigentes Jesús Ortega, Jesús Zambrano, Guadalupe Acosta y el “chiquito” Carlos Navarrete.

Pero decidieron seguir en el mismo rumbo, quizá pesando en el dinero que todavía pueden sacar apoyando al grupo de Mancera. Hasta parece que su estrategia ahora es una confrontación con el gobierno federal por el tema de las verificaciones vehiculares, pero todo apunta a que este movimiento de crítica hacia el gobierno de Enrique Peña Nieto llegó demasiado tarde.

FA-DesdeHoy2

Un ejemplo. En la última semana un joven estudiante, beneficiario de un apoyo del Instituto de la Juventud, le espetó “dictador”, pero a las horas le fue retirado ese supuesto “beneficio”. En la semana reiteró que no hay paso hacia el Zócalo capitalino para los maestros que están en contra de la reforma educativa, pero sí para sus patrocinadores; en la semana que (el “gran político”, que está donde está por los votos de AMLO, como también están donde están Graco Ramírez, en Morelos, y Arturo Núñez, en Tabasco, aunque lo nieguen una y otra vez) remilgó de una posible alianza de los partidos de izquierda para la presidencial de 2018.

 

No. Hoy el empoderado policía (disculpe usted la carcajada) exjefe de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (hoy altivamente llamada CDMX por alguien que conoce la capital del país sólo desde un helicóptero), recurre al método priista del “dedazo” (hace unos días severamente cuestionado con Enrique Ochoa en el PRI) para convertir a Barrales Magdaleno en la nueva presidenta interina de un partido que comenzó a morir desde el “chuchinero” en la elección interna de 2008.

FA-DesdeHoy3

Alejandra Barrales tiene una larga trayectoria política, a pesar de haber sido diputada, senadora, secretaria en varios gobiernos de la Ciudad de México, su desempeño ha sido más bien gris, tiene fama de traidora (apoyó al López Obrador cuando era jefe de Gobierno y luego de fue con Marcelo Ebrard. El excamachista la empoderó y le dio su escaño en el Senado y luego dijo que su corazón estaba con Mancera) y no sabe hacer equipo.

Con este perfil y ese grupo detrás ella, Barrales Magdaleno será quien dirija un partido en plena extinción.

Related posts