Derechos y lucha ciudadana; recuperación de espacio público, habitacional y cultural

Por Guillermo Torres

Se perfila la segunda mitad del actual periodo del Gobierno de la Ciudad de México y la recuperación de espacios, tanto públicos como privados, ha sido una constante de la fórmula que hoy está consolidando la Cuarta Transformación de México como una realidad cotidiana.

Actualmente, uno de los espacios, propicios para dicha recuperación con una línea quizá distinta dentro de la lógica de un gobierno de innovación; reivindicando los derechos ciudadanos sin descuidar algo tan importante como lo es también la reivindicación de la identidad cultural, rostro popular del imaginario colectivo.

Dentro de una lógica alternativa a la neoliberal, uno de estos espacios es en la Comisión de Reconstrucción para la Ciudad de México, desde cuya Dirección de Atención Jurídica, Julio César Ortiz Zenón plantea la expropiación de un terreno, donde se haría un proyecto inmobiliario en la alcaldía Iztacalco, donde la comunidad vecinal de Coyuya ha ganado un amparo para detener un proyecto neoliberal invasivo de desarrollo inmobiliario.

El rescate de este espacio se llevó a cabo con la organización vecinal que promovió un juicio de amparo. Frenando en términos prácticos y definitivos luego de cuatro años de litigio, en el ámbito federal. Este proyecto inmobiliario, se relaciona con un familiar de Carlos Salinas de Gortari, así como con el otorgamiento tendencioso de este tipo de proyectos durante la administración anterior, un sector que se expandió a la sombra del mancerismo.

Dentro de este contexto de reivindicación y ejercicio ciudadanos, ahora el planteamiento es generar un espacio cultural, a lo que la alcaldía de Iztacalco es receptiva; en una lógica de recuperación de espacios y soberanía popular, se plantea hacer de propiedad pública un espacio privado destinado a reivindicar los derechos ciudadanos por medio de la reivindicación de los derechos culturales. Así como ha hecho énfasis en la importancia del aspecto cultural como agente de integración social.

En entrevista para reversos, el titular de atención jurídica de dicha institución, expresa un enfoque de dicho planteamiento, en términos de aportar los elementos y bagaje necesarios en el tejido social que le recuerde su origen de manera constante y recurrente.

En un recorrido por su silencioso e importante menester, Ortiz manifiesta y comparte lo vital que resulta el contacto de su equipo y gestión con los ciudadanos usuarios de los servicios de dicha Comisión. Expresa la importancia que tiene el aspecto de no solamente recuperar los espacios privatizados anteriormente para la ciudadanía, sino hacer uso y aplicación de dichos espacios para fines culturales, como aporte a la reivindicación de identidad cultural de la ciudadanía.

Son varios los objetivos replanteados para la segunda mitad del sexenio en curso; el primero es como tal reconstruir y rehabilitar las viviendas dañadas en el sismo de 2017. Pero también es un punto importante el rescate de espacios públicos, e incluso algunos para vivienda. Con el planteamiento de hacer cosas innovadoras que integren elementos decorativos y estéticos, arquitectónicos incluso, que aporten en la reconfiguración del imaginario colectivo y la consecuente reconstrucción del tejido social.

Casos incluso de viviendas que haya que desalojar para rehabilitar y hacerlas sitio seguro, evitar consecuencias colaterales, es otro tipo de rescate de espacios, donde toda la ciudadanía esté segura y a salvo.

En un sentido muy distinto a la lógica neoliberal, la Comisión de Reconstrucción de la Ciudad de México, se perfila para abonar en la identidad de esta ciudad.

En breve se darán a conocer algunas de las propuestas contempladas para estos fines y objetivos.

Related posts