Aviso de incendio… ¿Y la izquierda?

Por Armando Leal

Todo aquel que acapara

más allá de lo que puede nutrirle,

comete un robo social,

Todo lo que tiene un miembro del cuerpo social

por debajo de la suficiencia de sus necesidades

de toda especie y de todos los días,

es el resultado de la expoliación

de su propiedad natural individual

FRANÇOIS BABEUF

A partir de la caída del socialismo real, que tiene como signo el derrumbe del Muro de Berlín (1989) se planteó la crisis o el fin de las ideologías. El triunfo del capitalismo y el fracaso o desecho del socialismo. En 1989 entró en jaque una centenaria tradición de resistencia y transformación de la realidad.

¿La “izquierda mundial” no entendió a qué se enfrentaba? ¿quién era el enemigo? ¿a qué debería de oponerse? De forma un tanto simplista hay quien sostiene que ser de izquierda es una postura frente a determinado fenómeno. Se dice que el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) es de izquierda frente al PAN, PRI o PRD.

Dicho razonamiento parte del posicionamiento físico que los Jacobinos ocupaban en la Asamblea Constituyente; ellos en el ala izquierda y los Girondinos en la derecha. Los Jacobinos son de izquierda en tanto a los Girondinos.

Una pregunta subyace del razonamiento ramplón ¿si los Jacobinos hubieran llegado al poder, la oposición a ellos sería la izquierda? Es decir, si ser de izquierda depende del lugar que ocupes de acuerdo con el status quo, entonces los Girondinospueden ser en algún momento de izquierda.

Si aplicamos el razonamiento simplista de qué hace a la izquierda, IZQUIERDA. Entonces hoy el panismo, priismo y perredismo puede ser la izquierda. Sin embargo, el fenómeno es más complejo del lugar que ocupes en el espectro político. 

Es cierto, ser de izquierda no necesariamente significa: ser socialista o comunista; pero si aplicamos el razonamiento a la inversa, ser comunista o socialista si te hace de izquierda. Reducir el Ser de izquierda a una posición específica frente a determinada realidad es tabula rasa.

El “concepto” de izquierda emerge sí, en el posicionamiento entre Jacobinos y Girondinos; pero se enmarca en las ideas de la Ilustración y la Revolución francesa: LibertéÉgalitéFraternité; en cuáles eran los caminos para lograr que dichos ideales fueran realidad.

Se trata de un ejercicio dialéctico; la proclama de la revolución francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad, condensa el espíritu del movimiento ilustrado. Por tanto, la diferencia entre izquierda y derecha pasa necesariamente en el tipo de Modernidad que cada posición desea.

El embate entre Jacobinos y Girondinos era cómo construir el nuevo orden, cómo crear un nuevo tipo de individuo, ergo de sociedad.

Para Rousseau, la desigualdad fue un problema central en el combate del viejo orden y la construcción del porvenir, se trata de uno de los grandes males que aquejaban (oprimen) a la sociedad, que se traducen en una serie de privilegios que algunos disfrutan, ejercen, en perjuicio de otros: las mayorías.

O bien como señalaba François Babeuf, frente a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, cuando reconocía la importancia del reconocimiento de dichos derechos contenidos en la Constitución del Año II (14 de julio de 1790 a 13 de julio de 1791); pero señalaba que: “…si la igualdad política y legal no conducían al establecimiento de la igualdad social, no podría alcanzarse la “felicidad común”.

Lo que contraponía a los Jacobinos y Girondinos no era el lugar que ocupaban en el hemiciclo, sino las posiciones respecto de qué tipo de Modernidad se construiría. Si la Libertad, Igualdad y Fraternidad serían o no radicales, si se lograra o no crear un orden fraterno, donde la igualdad no sea únicamente legal y “política”, sino fundamentalmente social.

Lo que contraponía a los Jacobinos y Girondinos no era el lugar que ocupaban en el hemiciclo, sino sus posiciones políticas, sociales, su ÉTICA; que finalmente signa al lugar que conquistan en la tribuna. Por tanto, ser de izquierda no es necesariamente una posición que se contrapone a… sino un conjunto de valores, creencias y una ética que te marcan.

El papel de la izquierda no puede reducirse a una cuestión meramente reactiva; hay un centenario proyecto que se ha ido construyendo, alimentando por figuras y movimientos, desde Espartaco y su rebelión contra la esclavitud romana, pasando por los Jacobinos, la Conspiración de los Iguales, el conspirador por excelencia: Louis Auguste BlanquiKarl MarxFriedrich EngelsRosa Luxemburg y la Liga Espartaquista, los Bolcheviques y Lenin, Ricardo y Enrique Flores Magón, Francisco Villa y Emiliano Zapata, Los Tupamaros hasta los movimientos actuales de transformación de la realidad capitalista.

Ser de izquierda es luchar por la igualdad, construir una sociedad fraterna y libre, pero también es una actitud, no se puede luchar por la igualdad y realizar una praxis que discrimine a la mujer. No se puede ser de izquierda y violentar a la mujer.

El hilo que entrelaza el ideal a la praxis ha sido bastante largo. El revolucionario no se sentía comprometido con una praxis libertaria, no consideró a la mujer como un sujeto de dominación que debería ser liberado; no era una discusión fundamental. Aunque Engels lo señaló.

Frente al fracaso del socialismo real, es urgente una reelaboración de la izquierda, de su ethos. Es necesario repensar sus batallas, pero también su ética. Las antiguas barricadas demandan volverlas a pensar. Los caídos de ayer, los eternamente caídos necesitan justicia; por tanto, la transformación del presente pasa necesariamente por hacerle justicia a los derrotados de siempre.

Related posts