…Y si Dylan rechaza el nobel de literatura…

Por  Laura Viadas

Casi cuatro dias han pasado desde que se dio a conocer la noticia:

Bob Dylan gana el Premio Nobel de Literatura 2016!

Más de 72 horas después del anuncio, y de una cantidad prácticamente incalculable de opiniones -escritas y habladas- tanto a favor como en contra de la decisión tomada por parte de la academia Sueca encargada de otorgar el galardón.

Igualmente incalculable la cantidad de voces consultadas y dadas a conocer de expertos, conocedores, e incluso inexpertos en el tema de la literatura, la música y la cultura, sobre la valía del cantante estadounidense, de frente a tal distinción.

Ahora bien, en tanto no hay más al respecto de qué hablar a nivel mundial sí es cierto que la polémica puede continuar, y ha de continuar, claro, es casi como un regalo para los fans de Dylan; para los estrictos críticos y para los portentosos analistas; para los entusiastas oportunistas e incluso para la demagogia de las redes sociales.

Pero, eh aquí la cuestión de lo que pareciera se convertirá en el próximo tema al respecto:

Y si rechaza el premio?

 

…Bob Dylan nada dice aún sobre su Nobel…

fa-bobd

Revisemos la poca información: El músico y cantautor no hizo ningún comentario durante el concierto que ofreció en Las Vegas poco después del anuncio de la Academia Sueca.

En su cuenta oficial en Twitter se hace referencia a la concesión, después de conocerse la concesión del galardón.

Aunque no se refiere a él mismo, sino al fallo de la Academia Sueca:

«Por haber creado una nueva expresión poética en la música popular americana».

 

Por otro lado retuiteó la felicitación que se publicó desde la cuenta personal del presidente Barack Obama:

«Felicitaciones para uno de mis poetas favoritos, Bob Dylan, por el bien merecido Nobel»

Sin embargo hasta el momento en su página de internet oficial continúan los anuncios de su presente gira; pero nada publica respecto al premio.

http://bobdylan.com/news/

Entonces, sólo los mensajes de twitter son, por el momento, las únicas manifestaciones realizadas por el cantante y poeta estadounidense o por su equipo de trabajo.

 …El escritor, orador y humorista de Misuri, Samuel Langhorne Clemens, mejor conocido por el seudónimo de Mark Twain, popular por sus obras El príncipe y el mendigo, Un yanqui en la corte del Rey Arturo, Las aventuras de Tom Sawyer y su secuela Las aventuras de Huckleberry Finn, decía que “rechazar un premio es otra manera de aceptarlo, pero haciendo más ruido”…

Desde 1901 cuando se concedieron por primera vez los premios Nobel han sido algo envuelto en polémicas, controversias e intereses que poco tenían que ver con la ciencia, la paz o la literatura, y por cuestiones de ideología o por asuntos políticos los ganadores se han negado a recibirlo.

Así, si bien no hay una fecha “límite” para aceptar o declinar el premio, seguramente en las próximas horas aumentarán los comentarios a partir la expectativa sobre si Bob Dylan se unirá a los otros dos escritores que han rechazado el premio:

En 1958 el escritor ruso Boris Pasternak, autor de Doctor Zhivago primero envió una carta de agradecimiento a la Academia Sueca, explicando lo «agradecido» y «sorprendido» que se sentía por la distinción, pero días después, envió otra carta, bajo una intensa presión del gobierno soviético:

«Considerando el significado que este premio ha tomado en la sociedad a la que pertenezco, debo rechazar este premio inmerecido que se me ha concedido. Por favor, no lo tomen a mal».

Y en 1964, el escritor y filósofo francés Jean-Paul Sartre en una carta a la Academia Sueca, indicó que rechazaba el premio porque tenía por regla declinar todo reconocimiento o distinción, y porque: «los lazos entre el hombre y la cultura deben desarrollarse directamente, sin pasar por las instituciones».

Sartre pagó un anuncio en el diaro francés Le Figaro en el que indicaba que no aceptaba el premio porque no quería ser «institucionalizado ni por el Oeste ni por el Este».

fa-bobd2

Mientras esperamos a que Dylan se pronuncie al respecto de la asignación de su flamante Nobel de literatura –Valiosa aportación en reconocimiento a la poesía popular? Público espaldarazo a la impronta del Rock en tantas generaciones? Legitimizar la canción no sólo como estilo musical sino como género literario? Provocación de la Academia para volver a ser protagonista en los temas del año?- por su parte la secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Danius, señaló que todavía no había hablado con el artista estadounidense, aunque declaró creer que recibirán una respuesta positiva.

… Y pues si de opiniones personales se trata, en la paradoja, yo diría que sería un desperdicio que Dylan rechazara el Nobel por lo que eso significa: Sí, por arrojar el reflector sobre la industria de la música y sus connotaciones tanto económicas como sociales. Por el Rock, desestimado en los medios de comunicación culturales y porque la poesía no es tampoco precisamente uno de los géneros más cotizados en cuanto a lectores toca.

Por otro lado, de aceptarlo, también sería un desperdicio si no se hace gala con elocuencia de todo lo anteriormente escrito, pero por boca del propio Dylan, quien tendría la responsabilidad de poner en alto la “Cultura del Rock” y sus protagonistas –lo cual es relativamente cierto, para que más que la verdad-, y con ello, estaría a sí mismo comprometiendo a los rockandrolleros a cultivar mucho más el gusto por las artes, por la lectura y la cultura en general.

Ninguna de las vías es sencilla, ni aceptarlo ni rechazarlo. No, no está fácil.

Aunque vale destacar que, por lo menos, este año el anuncio del Nobel de Literatura “no pasó de noche”, como en muchos otros casos en los que sólo los “sabedores de letras” discutían por las obras del ganador, y claro, sobre los eternos perdedores.

… Mientras, para la hora del cierre de esta nota –Domingo 16 de octubre, 23:30 hrs.- no sabemos si Dylan dirá “SI/gracias” o “NO/gracias”…

 

                                                                          Así … no queda más que esperar…

                                                                          Y bueno: Hacer apuestas con los amigos… (¡!)

                                                                                                                                 … ¿No?

 

 

 

Related posts