En Tacubaya hay ciudadanía y también hay “marranazos”

Por Cynthia Alejandra Cienfuegos Rosales

“Desde que tengo uso de memoria, siempre ha sido un verdadero martirio pasar por debajo de ese puente”, comenta Estela Flores, quien lleva más de 50 años viviendo en la colonia Tacubaya. Habla por teléfono y se baja la banqueta para caminar sobre Avenida Jalisco y así esquivar las montañas infinitas de basura.

En el puente vehicular que se encuentra en Anillo Periférico y Avenida Jalisco se encuentra instalado, de manera clandestina y permanente, un basurero que se aferra a permanecer en ese lugar. Desde hace años este basurero decidió tomar un fragmento del puente, hacerlo suyo para no irse jamás.

Hace unos cuantos meses se colocó un letrero que dice que en ese lugar está prohibido tirar basura y que la persona que sea sorprendida tirando desechos será sancionada.

Lo más curioso es que este anuncio está rodeado de bolsas negras chicas, medianas y grandes que despiden un olor que parece imposible describir con palabras, además de que a unos pocos metros se encuentra un módulo de seguridad lleno de policías… El chiste se cuenta solo.

Cabe mencionar que este puente, además de albergar kilos y kilos de basura, carece de alumbrado público. ¡Un lugar ideal para sufrir asaltos durante la noche!, además de que se corre el riesgo de morir atropellado, pues este basurero muchas veces no te presta ni un centímetro de su banqueta y te obliga a caminar sobre la Avenida Jalisco, la cual siempre es un caos, pues es una de las vías más conocidas para llegar a Santa Fe.

***

¿Y por qué no se atiende este problema? ¿De quién es la culpa?

De todos y nadie. Los vecinos de las colonias Tacubaya y Bellavista llevan años y años denunciando este problema, exigiendo alumbrado y atención por parte de los policías, para que vigilen que realmente no se tire basura en este lugar… El problema es que según la delegación Álvaro Obregón los problemas del puente pertenecen a delegación Miguel Hidalgo y viceversa.

En alguna ocasión, por parte de la delegación Álvaro Obregón se colocaron unos botes enormes de basura a unos cuantos metros del puente y muy cerca del módulo de vigilancia, cada uno con una clasificación diferente (cartón, vidrio, alimentos, metales, plásticos, etc.).

Parecía ser una muy buena idea para combatir el basurero del puente. Los vecinos estaban esperanzados con este nuevo proyecto, sin embargo no fue así, pues esto no hizo desaparecer un basurero clandestino, si no que creó otro igual de molesto.

El basurero del puente se negó a morir y en esta ocasión ya no estaba solo, tenía un acompañante.

Al ver que esto, más que una solución, agrandó el problema, las autoridades decidieron darse por vencidas y quitar esos enormes botes de basura, los cuales hacían que los peatones pasaran tapándose la nariz, pues el olor era demasiado fuerte y desagradable.

***

Todos los días a las 7:00 AM pasa el camión de la basura… Bueno, casi todos los días, porque a veces no llegan por falta de camiones, o por lo menos eso es lo que comentan los encargados de los camiones cuando las personas preguntan “¿y por qué no habían venido? Ya tengo un montón de basura y tuve que llevar una parte al puente”.

Pero también hay otro camión recolector que pasa aproximadamente a las dos de la tarde para llevarse toda la basura que se acumula debajo de este puente, sin embargo, la satisfacción de ver este lugar sin basura dura aproximadamente cinco minutos. En seguida de que se van los camiones, las personas llegan con sus bolsas de basura para que este lugar no pierda la tradición y su esencia.

Los vecinos aprovechan la oscura noche para ir depositar sus bolsas de basura en este lugar. La falta de alumbrado hace que aparentemente nadie se dé cuenta de quien tira la basura. La mayoría de las veces son “Juanito” o “Pedrito” (los más pequeños del hogar), quienes son los encargados de llevar estas bolsas a su destino. Y las colocan justo cerca del letrero de “No tirar basura”.

Llevo 19 años pasando por ese puente, viendo cómo este albergue de un sinfín de desperdicios te despide y te da la bienvenida a casa. Cascaras de plátano, ropa, botellas, bolsas de plástico, restos de la cena, pañales… y, en una ocasión, cadáveres de cachorros han ocupado la banqueta y la seguirán ocupando por mucho tiempo más… tal vez la culpa no es de ninguna delegación…

¿Y si la mamá de “Juanito” y “Pedrito” se levantaran temprano a tirar la basura en el camión? Quizá en este supuesto el basurero podría despedirse por fin del puente. ¿O es que este ya se volvió inmortal?

Related posts