La Revolución en el deporte cubano

Por Silvio Harrison

Ya hace una semana que Fidel Castro dejó este plano terrenal para pasar a otro espiritual, pero su huella y su innegable aportación al deporte en la isla hicieron que hoy en día, Cuba sea una potencia mundial en diferentes actividades.

El beisbol, voleibol, boxeo y en algunas ramas del atletismo, los caribeños se han destacado gracias a la revolución que impuso Fidel Castro en 1959, desde entonces los cubanos se han enfocado en profesionalizar a sus deportistas y no hacerlo masivo.

Y aunque hubieran querido masificar a sus atletas, no hubieran podido por el embargo en el que vive, (todavía).

Cuba ha participado hasta el momento en 15 justas veraniegas y puede presumir 75 medallas de oro ganadas durante ese tiempo en Juegos Olímpicos. En comparación con México que sólo tiene 13 preseas doradas en 23 eventos.

Antes de 1959, los isleños ya tenían estipulado por su gobierno que el deporte tenía que ser obligatorio en las escuelas de nivel primaria, pero tenían el problema que no existía gente capacitada profesionalmente para impartir dichas clases.

Fue hasta 1935 que el gobierno tomó cartas en el asunto y tardó siete años para fundar el Instituto Nacional de Educación Física de donde nacen los primeros maestros, pero tampoco hubo mucho éxito ya que no se contaba con los recursos necesarios para que se impartieran las clases.

fa-revoluciona2

800 profesores habían en Cuba, pero al estallar la Revolución estos emigraron a los Estados Unidos sumiendo más el proyecto que se tenía.

Fidel Castro fue quien retomó la visión de apoyar a los deportistas y para 1961 el Instituto Nacional de se convirtió en el Inder (Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación).

Pero fue en 1962 bajo el principio «maritano» de la no comercialización del deporte se eliminó el profesionalismo para adoptar la postura de Castro que el deporte es un derecho del pueblo y le dio especial importancia a la creación de especialista y con esto surge la Escuela Superior de Educación Física (ESEF).

Con este instituto, el gobierno cubano firmó acuerdos con países socialistas para que entrenadores de ese bloque capacitaran a los interesados y así extender por todos los lugares al personal indicado en impartir sus conocimientos.

Tras esta estrategia que Fidel implementó, el paso a seguir era detectar y desarrollar a los talentos que diferentes ramas deportivas para impulsarlos, así que empezaron los programas en toda la isla donde se encontraron con un semillero de atletas que podrían dar la cara por la nación.

Fue en los 70 cuando todo esto empezó a cuajar y Cuba dominaba ya en los Juegos Centroamericanos donde ya presumen más de 1752 medallas de oro con 889 platas y 700 bronces hasta el momento. Mientras que los Panamericanos los cubanos han escuchado su himno casi 900 veces con 600 platas y por igual medallas de bronce.

Pero el clímax del deporte cubano llegó en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 en donde la delegación consiguió 13 metales de oro por 6 de plata y 11 de bronce. Esta cifra de medallas doradas casi fue alcanzada en la olimpiada de Sydney 2000, pero les faltó dos para repetir tal proeza.

fa-revoluciona

Como un verdadero jerarca en el boxeo y beisbol se le considera a Cuba ya que en el primer deporte lleva 37 oros olímpicos y en el juego de la pelota caliente ha otorgado al mundo a jugadores que en Grandes Ligas brillan solos por el talento demostrado en el diamante.

Y es que en el juego preferido de Fidel, quien hizo mancuerna con su amigo Camilo Cienfuegos en el equipo Los Barbudos, han ganado 25 ediciones del Mundial de Beisbol y han quedado en segundo lugar en el Clásico Mundial de Beisbol en el 2006.

Pero este sistema deportivo ha hecho que Cuba se convirtiera en exportador de 7 mil entrenadores y profesores, contando a especialistas en medicina deportiva en 53 países.

Entre los que se han beneficiado de este proyecto revolucionario ha sido México quien ha conseguido muchos de sus mayores logros deportivos gracias a Pedro Gato, Raúl Barreda, Óscar Echeverría, entre otros, quienes han entrenado a Maria del Rosario Espinoza, Ana Gabriela Guevara y Belem Guerrero.

Estados Unidos también se ha beneficiado en la obtención de beisbolistas para Grandes Ligas en donde destacan Rafael Palmeiro, José Canseco, Oreste Miñoso, Diego Seguí, Adolfo Luque, Luis González, entre otros.

Atletas como Alberto Juantorena se ha instalado en letras doradas en el deporte cubano al ser el primero en ganar las pruebas de 400 y 800 metros en una misma Olimpiada, Montreal 1976.

Javier Sotomayor conquistó el oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona en salto de altura y consiguió en 1993 y 97 ser el monarca de la misma especialidad en el Mundial de Atletismo.

Una joya en el pugilismo cubano es sin duda Teófilo Stevenson quien se alzó tres veces como campeón olímpico y mundial del boxeo en los pesos pesados.

Así es que Fidel Castro no sólo hizo de la Revolución cubana un ejemplo a seguir, sino que también le cambió el rostro al deporte, pese a las carencias que hay. Y Cuba ahora es uno de los países de cuidado en el ámbito deportivo.

 

Related posts