Patrulla Fronteriza, responsable del aumento de muertes de migrantes

Por The Exodo/Paul Ingram/Reversos

Durante varios días, José Cesario Aguilar Esparza, 34, y sus dos sobrinos que se escondieron en cuevas para alistar su cruce de la frontera México-Estados Unidos.

El 6 de marzo de 2015, los tres hombres y un guía cruzaron a los Estados Unidos a través de las altas montañas del desierto, a unas 50 millas al oeste de Tucson.

La luna era cuarto menguante esa noche, por lo que los hombres habrían caminado en la oscuridad cerca a lo largo del terreno rugoso al norte del Monte Ajo. Sin embargo, agentes de la Patrulla Fronteriza con helicópteros equipados, cámaras que detectan calor y camiones equipados con visión nocturna y radar, lograron rastrearlos.

Cuando varios agentes llegaron, los migrantes se dispersaron e inicio la persecución. Detuvieron a los dos sobrinos. José Aguilar había desaparecido. Uno de los sobrinos dijo que escuchó el sonido de alguien cayendo y un grito, publicó el “Tucson Sentinel”.

Más tarde, los agentes de la Patrulla Fronteriza encontraron el cuerpo sin vida de José. Había caído por un acantilado unos 200 pies y se golpeó contra unas rocas.

La muerte de José Aguilar es uno de los varios casos que incluye un informe de las organizaciones “No más muertes” y “La Coalición de Derechos Humanos”, que aseguran que con este tipo de persecuciones los agentes de la Patrulla Fronteriza contribuyen al número de personas que mueren o desaparecen en el desierto cada año.

El informe «Métodos de Aprehensión Mortal» es parte de un proyecto más amplio centrado en la desaparición de personas en la zona desértica del sur de Estados Unidos, en donde organizaciones no gubernamentales advierten que hay una crisis por personas muertas y desaparecidas, donde parte de la responsabilidad de ello es la Patrulla Fronteriza.

Un segundo informe se centrará en la destrucción de la ayuda humanitaria para migrantes por parte de la Border Patrol o Patrulla Fronteriza y un tercero revisará lo que las organizaciones de derechos humanos llaman discriminación o falta de respuesta a emergencias por parte de agencias locales y federales, incluyendo la Patrulla Fronteriza, cuando se trata de migrantes que cruzan la frontera.

* Cementerio de los “desaparecidos”

Sophie Smith, integrante de la organización “No Más Muertes” y uno de los autores del informe, dijo que el muro fronterizo entre México y Estados Unidos son «armas letales» que fueron construidos para desviar el flujo de migrantes hacia “los lugares más lejanos del desierto de Arizona y el sur de Texas «.

«Ellos son una parte esencial de los esfuerzos de seguridad fronteriza de Estados Unidos, que obliga a migrantes y refugiados a cruzar por el desierto, sin acceso a comida, agua o rescate. Es decir ponen a las personas en situación de peligro de muerte”, apuntó.

Smith calificó el desierto como un «cementerio de los desaparecidos» y dijo que las políticas de Estados Unidos en materia migratoria han provocado más muertes de migrantes.

En 1994, el comisionado del Servicio de Inmigración y Naturalización de Estados Unidos, Doris Meisnner, esbozó que el futuro de la vigilancia de la frontera era un plan estratégico que se basó en el concepto de «prevención a través de disuasión».

Entre las piedras angulares del plan de Meissner fue el uso la infraestructura a lo largo de «rutas de entrada y tradicionales de contrabando», lo que obligaría a la gente a caminar «sobre terreno más hostil, menos adecuados para el cruce” y por ello más proclive a los accidentes y muertes de migrantes.

Como consecuencia, más y más gente comenzó a cruzar por el vasto desierto de Sonora y Arizona, lejos de las ciudades y más expuestos a peligros naturales.

Desde la década de 1990, al menos 6 mil 29 personas han muerto al cruzar a los Estados Unidos, según cifras de la Patrulla Fronteriza. Sin embargo, ese número podría subestimar el número de muertes hasta en un 43 por ciento y más de 8 mil 600 personas podrían haber muerto en el desierto, dijo Sophie Smith.

«Tenemos que entender que la gente que está en el desierto durante días son especialmente vulnerables», dijo Cristen Vernon, un miembro de la Coalición de Derechos Humanos. «No es suficiente que se diga que los agentes de la Patrulla Fronteriza están haciendo su trabajo, porque a menudo su actuar conduce o provoca estas muertes», dijo.

* Los funcionarios apuntan a mentiras sobre traficantes

Un portavoz de la Oficina de Asuntos Públicos de la Patrulla Fronteriza Sector Tucson, dijo que muchas muertes de inmigrantes son el resultado de contrabandistas y traficantes, que «a sabiendas victimizan a las personas que desean una rápida aprobación o legalización de su estancia en los Estados Unidos.»

«Los contrabandistas les aseguran sus clientes o migrantes que su travesía será segura, pero en realidad, el terreno es traicionero y las condiciones son extremas. Muchos son llevados a la muerte por contrabandistas más preocupados por ganar dinero que por proteger la vida de los migrantes”, escribió el portavoz.

El sector de Tucson ha «desplegado activos y recursos a las zonas donde se producen la mayoría de las muertes de inmigrantes y rescates,» dijo el funcionario de la Patrulla Fronteriza y agregó que la agencia ha desplegado 36 luces de rescate en todo el sector, además de todos los agentes están capacitados para manejar inmediatamente urgencias médicas.

Esto incluye 230 agentes capacitados como técnicos médicos de emergencia, así como 54 agentes de la Patrulla Fronteriza de búsqueda, trauma y rescate, que son conocidos como agentes Borstar.

«La Border Patrol valora la vida humana y que colabora estrechamente con los funcionarios de gobiernos extranjeros, asociados de las fuerzas del orden y organizaciones de la comunidad para educar a los potenciales inmigrantes sobre los verdaderos peligros de cruzar la frontera ilegalmente», dijo el portavoz, que pidió no ser identificado.

Sin embargo, miles de personas siguen cruzando los desiertos del sur de suroeste de Estados Unidos cada año. Sólo en septiembre del 2016, agentes de la Patrulla Fronteriza en el Sector Tucson aprehendidos 4 mil527 personas.

En noviembre de 2013, organizaciones de derechos humanos crearon una la línea de crisis y atender migrantes desaparecidos. En 2015, el grupo había abierto más de 1,200 casos y de ellos, menos de un tercio fueron encontrados con vida. En todos menos una pequeña porción de los casos, el hombre o la mujer desaparecida simplemente desparecieron en el desierto.

En casi el 41 por ciento de los casos documentados por los grupos de derechos humanos, alguien resultó herido o muerto durante una persecución por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza.

Esto incluye a personas que probablemente murieron porque estaban desorientados durante la persecución, resultaron heridos cuando trataban de huir o por complicaciones médicas.

El informe se basa en datos de casos recogidos por “Missing Línea de Crisis”. Se documentaron 58 casos de personas que habían intentado cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, al menos una vez en los últimos cinco años.

De acuerdo con el informe, alguien fue herido por los elementos de al menos en el 41 por ciento de los casos, ello durante la persecución, así como sufrieron fracturas de huesos, torceduras, cortadas en la piel o ampollas.

Del mismo modo, en el 42 por ciento de las persecuciones, alguien se perdió en el desierto al trata de huir de los agentes fronterizos.

En 2015, el equipo de búsqueda de migrantes desaparecidos identificó al menos 84 casos en los que el caos y desorden durante las aprehensiones fue el motivo que originó el extravío de migrantes. De estos casos, más de un tercio de las personas que desaparecieron murieron o nunca fueron localizados.

El grupo también destacó que el uso de helicópteros es «particularmente peligroso». Más de un tercio de los casos se detectó un helicóptero y las personas eran más propensos a perderse si un helicóptero estaba presente en una persecución.

Smith dijo que los pilotos de helicóptero eran conocidos por los migrantes como «polvo» porque durante las persecuciones inclinan intencionadamente los rotores y crean de nubes de polvo y arena que reducen al mínimo la visibilidad.

 

El grupo también dijo que «un resultado común» de persecuciones fue la pérdida de sus pertenencias, incluyendo el agua y comida. Muchas personas informaron que dejar caer el agua, la comida y la ropa durante una persecución.

En al menos 18 por ciento de los casos, las personas informaron que agentes de la Patrulla Fronteriza utilizan algún tipo de fuerza, que incluye el uso de armas, perros e incluso en algunos casos, los vehículos de patrulla.

Un hombre, identificado sólo como Ernesto, fue abordado por un agente de la Patrulla Fronteriza mientras trataba de huir. De acuerdo con Ernesto, el agente le golpeó varias veces en la cabeza. Tres meses más tarde, mientras se encontraba en detención, Ernesto se quejó de problemas de visión y acudió a un médico para obtener lentes.

El médico ordenó una exploración del cerebro de Ernesto y descubrió que su cerebro estaba hinchando, un resultado probable de los golpes en la cabeza propinados por el agente la Border Patrol.

Un hombre, identificado sólo como David, sufrió una fractura en la rodilla después de agentes de la Patrulla Fronteriza “accidentalmente” lo atropellaron con su vehículo todo terreno.

Otro hombre, llamado Jesús, según el informe, tenía un palo clavado en el ojo por la estela del rotor de un helicóptero Blackhawk de la Border Patrol.

Incluso el uso de armas Taser o llamadas «menos letales» por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza, pueden ser mortales en el desierto.

El informe cita a expertos médicos de “No Más Muertes” que dijeron que la deshidratación severa puede hacer que el corazón «más irritable y con mayor vulnerabilidad a las perturbaciones eléctricas de una pistola eléctrica.»

El uso de la fuerza también crea un ciclo de violencia que sólo empeora la situación, ya que quienes cruzan la frontera pueden ser más propensos a huir por temor a la violencia, y a su vez, los agentes es más probable que utilicen la fuerza cuando se realizan las detenciones.

Smith concluyó “a menos que ocurra un cambio drástico, el ciclo de la violencia tendrá un impacto cada vez más mortal en quienes cruzan la frontera». www.theexodo.com

 

Related posts