Las condiciones de EU para la renegociación del TLCAN

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

Cartón: Ricardo Camacho

Al revisar la propuesta del gobierno norteamericano para renegociar el TLCAN con Canadá y México, se pueden destacar algunos aspectos trascendentes:

  1. La iniciativa de dar solución a los déficits comerciales de los empresarios norteamericanos, sobre todo de los sectores manufactureros y las industrias pesadas. Este déficit causó que muchas empresas norteamericanas emigraran a otras partes del mundo, no solamente a Canadá y México, donde la reducción de costos de producción y el retorno rápido de la inversión inicial garantiza un mejor panorama para las ganancias de los empresarios nacionales de Estados Unidos, donde la disposición tecnológica y la mano de obra demandan mayores recursos y salarios.
  2. Prevalece un enfoque proteccionista en muchos de los sectores económicos que dinamizan el TLCAN desde Estados Unidos, en especial los sectores agropecuarios, agroindustriales, tecnológicos, mecánico-industriales, acereros, petroquímicos y minero-metalúrgicos. El gobierno de Estados Unidos pretende que toda la potencialidad comercial se canalice desde Estados Unidos como origen de la producción, imponiendo aranceles que rompan con el esquema de plena libertad que se precisa en un tratado internacional de libre comercio. Esto deriva en una multa para quienes (en este caso empresarios estadounidenses) no tengan la voluntad de producir en suelo norteamericano, con obreros estadounidenses, y busquen en el extranjero una opción mejor para la búsqueda de mayores ganancias en el menor tiempo posible y con menores costos de producción.Son claras las intenciones del gobierno norteamericano de romper con los esquemas de liberalización que permitan que los capitales nacionales busquen en México y Canadá un mejor destino de producción y comercialización; su postura actual es que la producción y la generación de ganancia se disemine por Estados Unidos prioritariamente, sin romper el vínculo comercial con la zona geográfica de América del Norte.
  3. Existe una propuesta de aumentar la potencialidad de la mano de obra, con medidas que van desde la mejora salarial en términos de poder adquisitivo, hasta la generación masiva de empleos para estadounidenses locales, debido a que en la actualidad existe un entorno nacional de desempleo y de graves problemas estructurales en la economía norteamericana, como alta inflación, caída de salarios y de precios en vivienda, fragilidad en los sistemas de ahorro para el retiro, crisis en el sistema de educación y salud pública, erradicación de programas populares, problemas de alimentación y sanidad en los sectores de clase baja, etc.Las capas de la población que no tienen empleo alarman en términos sociales y demandan medidas contundentes para la solución de un problema que lesiona el tejido social norteamericano. Esta es quizá una de las razones por las que el tema migratorio es un factor de discordancia entre la diplomacia mexicana y la estadounidense, sobre todo relacionada a la convicción del gobierno y poderes económicos norteamericanos de construir el muro fronterizo con nuestro país.
  4. Se resalta que la parte medular de la estructura comercial que se da en torno al TLCAN está en la dinámica productiva y comercial estadounidense. El PIB de Estados Unidos y los sectores que contribuyen mayormente a sul volumen ratifican la importancia fundamental de la economía norteamericana como eje catalizador de la dinámica del TLCAN. El volumen del PIB industrial y comercial de México y Canadá juntos, es el proporción 4.5 veces menor que la de Estados Unidos[1].
  5. Una parte muy importante es la reiterada convicción de la política económica nacional e internacional del gobierno norteamericano por intervenir ciertos esquemas de funcionalidad del capital financiero. Se resalta la importancia de fortalecer el papel medular de la banca de desarrollo y fomento a la inversión productiva y comercial en diversos niveles geográficos y municipales, desde bancos que canalicen de manera local la dinámica económica por condados y estados, hasta las grandes corporaciones nacionales públicas de financiamiento a la producción y al comercio nacional.

En ese sentido, el gobierno norteamericano propone romper con algunas reglas que ha impuesto la banca internacional sobre los capitales industriales y comerciales, subrayando que la imposición de normas y créditos especiales condena a estancar generalizadamente la dinámica económica interna de Estados Unidos, y acentuar la fragilidad con que la Unión Americana se encuentra en el escenario del TLCAN.

Después de revisar estos puntos, vuelven a quedar claras las convicciones de los grupos de poder económicos que respaldan a Donald Trump y su gabinete de comercio y economía, de reactivar el aparato socioeconómico norteamericano, sacar del estancamiento a los sectores industriales perjudicados por las medidas neoliberales impuestas por las condiciones a las que hay que subordinarse cuando se firma un acuerdo de libre mercado y se accede a créditos privados para tener su acumulación inicial de capital.

Los bancos pasaron a cumplir las funciones crediticias que antes recaían en el Estado. El neoliberalismo opera de la misma manera en países de desarrollo medio como México, y en países de alto desarrollo como Estados Unidos.

El asunto central es que mientras Canadá y México siguen o mantienen sus convicciones por la defensa del modelo neoliberal y de libre mercado, en Estados Unidos, ante la crisis estructural interna, se replantea romper esquemas de libertad económica e intervenir en sectores estratégicos, para impulsar el aparato funcional de la economía real norteamericana.

Las presiones sociales que demandan al gobierno estadounidense la vuelta al modo de vida norteamericano (el american way of life) pretenden devolver las condiciones de bienestar material y espiritual en las cuales fueron educadas las grandes masas poblacionales de Estados Unidos.

Ignoro si esta manera de plantear el bienestar sea la mejor, o por lo menos la que resuelva las peticiones materiales, humanas y espirituales del hombre. No comparto esta manera de entender la vida. Sin embargo, reconozco que es el estilo de vida en el cual históricamente educaron y enseñaron a disfrutar a los estadounidenses. En este caso, se vuelve difícil despojarles de una idea de vida que les fue inculcada desde pequeños. Una idea de vida que se vincula a la idea de país que, les dijeron, tenían y debían disfrutar.

Filmoteca va […] Barry Seal Sólo en América, película de Doug Liman y con la actuación especial de Tom Cruise como Barry Seal. Es la historia de un piloto comercial de extraordinarias condiciones técnicas y talentos como piloto que es seducido por un agente de la DEA para realizar servicios de transportación de narcóticos desde Colombia hasta Estados Unidos; luego de una serie de entrelazos y traiciones Barry Seal (Tom Cruise) empieza a construir un emporio propio de riquezas producto de esos servicios de transportación. Sin embargo, luego de una serie de acontecimientos en América Latina, el ascenso social de Pablo Escobar, los vínculos de la CIA y la DEA con los grupos criminales y narcotraficantes de Colombia, Seal es detenido, pero de inmediato es exculpado para prestar un servicio especial para el Gobierno norteamericano, por órdenes expresas del Presidente de la República, de ir a Nicaragua y filmar (Seal ya como agente encubierto del gobierno estadounidense) los lazos que había entre funcionarios Sandinistas (gobierno de ideología antiimperialista, contranorteamericana) y Pablo Escobar (máximo capo del cartel de Medellín, el grupo criminal más peligroso y sanguinario del mundo para entonces).

Ante eso Barry Seal es traicionado y dejado en franca vulnerabilidad por parte del gobierno norteamericano luego de denunciar estos vpinculos entre sandinistas y mafia colombiana. Seal protege a su familia y se dedica a cumplir una condena laxa dejando antecedentes de todos los funcionarios americanos y los capos de la mafia colombiana así como del gobierno de Nicaragua, también de algunas operaciones militares secretas del gobierno norteamericano, y otras cosas que comprometían a muchos funcionarios de la más alta esfera del gobierno norteamericano, incluido el Presidente.

La película desnuda de manera crítica la manera anti soberana, irrespetuosa e imperial con la cual Estados Unidos y sus instituciones de inteligencia y la milicia, buscan romper y trasgredir, de acuerdo a sus intereses, espacios de soberanía y libertad de los países de bajo desarrollo como los de América Latina. Además busca mostrar la manera en que Estados Unidos ejerce control político sobre muchos gobiernos en Latinoamérica.

 


[1] Datos emitidos por la OCDE, con año base en 2016.

Related posts