La política migratoria de EU y el rechazo mundial

Por Juan Alberto Alva Álvarez

Ilustración: Ricardo Cortés Carreño

Es por todos sabido que desde la campaña presidencial, el ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejó ver su rechazo y repudio a los latinos, principalmente hacia los mexicanos, haciendo comentarios racistas, ofensivos, humillantes y amenazantes.

A partir de ese momento, la idea de construir un muro para evitar que los mexicanos sigan yendo y viniendo de ese país, se convirtió en la principal bandera de Trump.

En contra de cualquier pronóstico, el 8 de noviembre de 2016, el republicano Donald Trump ganó las elecciones, dejando en el camino a la demócrata Hillary Clinton, convirtiéndose así en el 45º Presidente de los Estados Unidos, comenzando su mandato el día 20 de enero del año 2017.

Sin duda, desde su arribo a la Presidencia de ese país, Trump ha sido polémico en sus decisiones y las reacciones que muchos estratos de la sociedad han tomado en contra de ellas, por ejemplo, los actos de repudio que hacían diversos jugadores de la NFL y que Trumpo sólo minimizaba.

En su relación con nuestro país, Trump ha dejado claro que no quiere a los mexicanos y que se encuentra haciendo lo posible para evitar cualquier trato comercial con México, por ello, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha sido un estira y afloja por parte de los dos países, los castigos arancelarios que se han impuesto entre la Administración Trump y el gobierno del Presidente Peña Nieto, han dejado una mala relación internacional.

Por otro lado, hasta el momento continua la amenaza de Estados Unidos de construir el muro, prometido por Trump en la campaña, precisando ahora que el mismo lo debía pagar México; las deportaciones y el miedo con que viven los migrantes se han hecho una constante en la era Trump, debido al aire de superioridad con que se siente el magnate.

La Reforma Migratoria de Donald Trump se puede resumir en cinco puntos importantes:

  1. Promoción de la entrada de inmigrantes calificados, lo cual tiene como finalidad reducir la entrada al país norteamericano de extranjeros con poca educación para promover, en su lugar una inmigración de profesionales calificados que puedan sumarse a la economía productiva de los Estados Unidos.
  2. Introducción de un sistema de puntos, mediante el cual los aspirantes a inmigrar a Estados Unidos deberán demostrar habilidades específicas como hablar inglés, tener un título universitario, poseer experiencia de trabajo en un área económica de interés que les serán recompensados con puntos que harán que su perfil sea más atractivo.
  3. Eliminación de la Lotería de Visas o Programa “Visa de Inmigración Diversa”, en el que, de manera anual se rifan 50 mil Green Cards a ciudadanos de países que presentan bajas cuotas de inmigración en Estados Unidos, como Argentina, Ecuador, Honduras, Nicaragua y Venezuela.
  4. Modificación del programa de reagrupación familiar, reduciendo el número Green Cards que se concede a extranjeros; esto se hará, limitándose a cónyuges e hijos menores de edad, dejando fuera a padres y hermanos, precisando que los padres ancianos de ciudadanos estadounidenses que necesitan ser cuidados podrán recibir visas temporales renovables.
  5. Reducción de las cuotas de refugiados y revisión de la política de asiloDe entrada, el Plan Migratorio de Trump no tenía como mayor cambio, tomando en cuenta que de acuerdo a su primer mensaje ante el Congreso, lo que se buscaba era reactivar la economía de Estados Unidos para los propios ciudadanos, y no así para los inmigrantes.

    Sin embargo, las acciones han sido diferentes, hace unos días, todo el mundo se estremeció con imágenes impactantes y desalentadoras de niños enjaulados y separados de sus padres por tener la calidad de migrantes, niños llorando por sus padres detrás de unas rejas.

    Realmente creí que esas imágenes sólo las iba a ver en mi vida en las películas o libros rememorando la época nazi, en los campos de concentración cuando las familias judías eran separadas, pero no, en pleno 2018 en Estados Unidos se ven estás imágenes aberrantes.

    Aplaudo que la comunidad internacional reconocida y la sociedad en general hayan repudiado esta situación, hayan repudiado la política migratoria del Presidente Trump y sobre todo lo repudien a él mismo por este tipo de decisiones.

    Ahora siento que ese miedo que muchos sentimos cuando éste tipo se encontraba tomando protesta se está materializando poco a poco y se tiene que detener porque el separar familias y que no importe que las víctimas sean niños, son actos de una persona desequilibrada y que por mucho se siente superior a todo mundo, dejando de lado que la gran mayoría de sus propios compatriotas rechazan este tipo de acciones.

    Si bien comparto el hecho de que debe haber una reestructura en la política migratoria, ello no quiere decir que se deban pisotear los derechos de los migrantes, además de tomar de tomar siempre el interés superior de los menores dejando atrás esas imágenes retrógradas y nazis que ya se vivieron hace muchos años y que sólo fomentó el odio y la división.

    El mundo no está para seguir dividiéndose, no está para una persona que se siente con poder y superior a los demás esté pisoteando y destruyendo familias, sólo por una supuesta idea nacionalista que ha caído en locura racista.

    Donald Trump es sin duda uno de los personajes de la historia presente más odiado en todo el mundo, dejando por mucho a George Bush su política migratoria, sus tuits atacando a la comunidad latina, principalmente a México, su idea obsesiva de construir un muro entre Estados Unidos y México, la necesidad de renegociar el Tratado de Libreo Comercio a fin de evitar el intercambio comercial entre los países integrantes, sus mensajes homófobos, racistas, antisemitas y machistas, y ahora su idea de separar niños de sus familias por ser migrantes, han hecho que muchos consideremos a Estados Unidos una nación incapaz de haber elegido a un gobernante apto para dirigirlo y en su lugar eligieron a este sujeto.

    Ojalá, ante la presión internacional, Trump dé marcha atrás a esta idea migratoria que lo único que nos ha mostrado son imágenes desgarradoras, aberrantes, indignantes y que provocan que nos preguntemos ¿Qué demonios pasa por la cabeza de nuestros gobernantes?

    Twitter @JuanAlberto3035

Related posts