La orfandad ideológica de la izquierda: Blowing in the wind

Por Armando Martínez Leal

@armandoleal71

 

¡Eh, señor de la pandereta! Cántame una canción.

No puedo conciliar el sueño

y no tengo sitio donde ir.

¡Eh, señor de la pandereta! Cántame una canción.

A través del vocinglero amanecer, te seguiré

Bob Dylan (Mr. Tambourine man)

7 de noviembre de 2016.- Entre 1939 y 1940 Walter Benjamin escribió Sobre el concepto de historia texto publicado póstumamente (1942) inmerso en una gran controversia, que ejemplifica la relación de Benjamin con los miembros del Institut für Sozialforschung, la llamada Escuela de Frankfurt; ya que si bien el texto fue remitido para su urgente publicación a días de la muerte del berlines, éstos se negaron a publicarlo, desentendiéndose de su obligación ético-intelectual. No fue sino hasta la intervención de Hannah Arendt, quien amenazó con evidenciar el mezquino bloqueo, que el supuesto discípulo benjaminiano Theodor Wiesengrund Adorno accedió, junto con su colega Max Horkheimer, a su publicación.

En Sobre el concepto de historia está cifrado un diagnóstico sobre la política en general y sobre la izquierda en particular, para ésta última, Benjamin guarda una aguda crítica que se vuelve casi premonitoria de su situación actual, la condición de orfandad ideológica de la izquierda.

“Ni los muertos estarán seguros ante el enemigo si éste vence. Y es ese enemigo que no ha cesado de vencer.” (Benjamin) Antes de su artero asesinato Rosa Luxemburg signaba el reto por venir de la izquierda: ¡Socialismo o Barbarie!, La barbarie triunfó y entre los millones de vencidos está el socialismo, la llegada de Hitler al poder marcó el proyecto democrático occidental, triunfó un tipo de Modernidad conservadora, reaccionaria, el ejercicio de una dominación que a finales del siglo XX y a principios del XXI se exacerba.

fa-laorfandad

Es cierto como señala Michel Foucault. “Donde hay poder, hay resistencia”, ¿Pero qué tipo de oposición, rebeldía ejercen los contemporáneos?, ¿Se tiene claro ante qué se opone?, ¿El presente rebelde tiene resuelta su identidad de ser? Aparentemente se borraron las identidades de clase. ¡Un muerto más!. No hay una estructura teórico, ideológica, que encause la revuelta.

Immanuel Kant suponía que la Ilustración era un proceso que llevaría al hombre a una mayoría de edad, ha superar su estado infantil, marcada por el dominio de Dios. Pero cuántas rutas debe un hombre caminar antes de que le tengáis por hombre, el sendero libertario que se cocinaba a mediados del siglo XIX, fue desechado, es parte central de la pila de basura que ha generado el Progreso. Los fragmentos del Muro de Berlín que decoran oficinas y casas de progres, la marcha anticomunista emprendida por el reaccionario cura y defensor de pederastas Wojtyla y su Solidaridad, junto al liberal Walesa marcan la orfandad ideológica de la Izquierda. Su presente neutral.

Es cierto detrás del Estado Benefactor están concentradas las luchas de miles de organizaciones sociales y sindicales que acercaban a la humanidad a un camino más justo. A finales de la década de 1990, se planteaba la construcción de una posible Tercera Vía para la Izquierda, donde ya no se trataba de derrocar el modelo de opresión capitalista, sino un camino democrático que debía recorrer la humanidad, sin embargo el diagnóstico del presente parece aventurar que la llamada Tercera Vía fue derrocada ¡otro muerto más!.

El argentino Laclau señalaba como principio político de la izquierda pos socialismo real, la defensa de los derechos políticos y sociales que signaba a los estados democráticos de la posguerra, se trataba de agudizar esos derechos, sin embargo la embestida neoliberal, por la llamada reestructuración del capitalismo (1976) que le declaró la guerra al Estado benefactor, desde Reino Unido con la Thatcher; Chile y Pinochet; México y De la Madrid, Salinas, Fox, Calderón y Peña; pasando por España y Aznar, Rajoy con la complicidad del PSOE; hasta la debacle de Grecia, ha llevado a replantearse el objetivo de lucha: “En 1985 dijimos que ‘necesitábamos radicalizar la democracia’; antes de radicalizarla, ahora necesitamos restaurar la democracia; nos encontramos históricamente ante un reto mucho mayor.”

Cuántos mares debe surcar una blanca paloma, antes de dormir en la arena. El neoliberalismo ha impedido que la paloma pueda dormir en la arena, los océanos que ha recorrido han incrementado su tamaño, las contradicciones históricas identificadas por Marx se han agudizado, los ricos hoy son menos y más ricos, los pobres son más miserables y han incrementado su tamaño. Nos enfrentamos a una agravada concentración de la riqueza, de acuerdo al informe sobre desigualdad de Oxfam en 2016, “el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta.” Una acumulación que va in crescendo ya que “en 2015, sólo 62 personas poseían la misma riqueza que 3.600 millones (la mitad más pobre de la humanidad). No hace mucho, en 2010, eran 388 personas.”

El mar de la desigualdad se incrementa, agréguesele a ello la destrucción del Estado Benefactor, las historias se mimetizan al grado de universalizarse, la barbarie se vuelve una, como la poética del absurdo, no se trata de Dickens narrando la miseria… es España… México, Estados Unidos, Grecia… los viejos son abandonados, desechados, padecen enfermedades terminales y tienen que enfrentar un sistema que se enreda en una cruel espiral burocrática, esperar meses para una operación, semanas para una consulta, las medicinas como los quirófanos son un lujo casi inexistente, está sólo el esqueleto de lo creado, pero el burócrata que ejerce el poder a quien el ciudadano exige apoyo ya no es empático con el desecho.

Estamos frente a un deshumanizado espiral donde millones de ciudadanos-consumidores, madres solteras, varones, jóvenes pobres, familias enteras son obligadas a mudarse a las afuera de las ciudades porque el sistema dice que no hay lugar para ti. La geografía se vuelve el espacio donde se libra una batalla, la periferia para los pobres, el centro para los ricos, aunque existan miles de viviendas vacías.

fa-laorfandad2

La arquitectura como lo señalaba Benjamin en: “París capital del siglo XIX” y “Sobre algunos temas en Baudelaire” (ambos redactados en 1939), es un eje rector de dominación, el interior burgués resguarda al individuo del exterior, el fenómeno se inicia con la Exposición Universal (París 1889) y sus escaparates donde la mercancía se vuelve objeto de culto, pasando por los malls, catedral de la mercancía… hasta llegar a las gigantescas edificaciones, micro ciudades donde el individuo-consumidor duerme, trabaja, consume, se ejercita… va al cine, ejerce el ocio. El recién fallecido González de León y su magno proyecto arquitectónico 222 son ejemplo de la arquitectura alienante.

Concentración de la cólera… millones de mujeres, hombres, niños y jóvenes abandonan sus hogares, las palomas migran, buscando alimento, sobrevivir… las palomas mueren recorriendo los océanos. Concentración de la rabia la desolación invade a millones de seres humanos que confrontan la derrota, ¿es la vida que se ensaña con la gente?, ¿es el destino que vuelve a los eternos perdedores… perdedores?, ¿la rebelión del siglo XXI es la sobrevivencia? ¿por qué los millones de perdedores, profesionales de la resistencia, aquellos que la existencia los abruma no  tiran la toalla? La respuesta, amigo mío, titubea en el viento, la respuesta titubea en el viento.

Una ola de fanatismo recorre al mundo, las elecciones racionales del ciudadano-consumidor los llevan a opinar, decidir… pensar bajo una racionalidad básica, pedestre… el 51.9 por ciento de los ciudadanos-consumidores ingleses eligieron salirse de la Unión Europea. El 50.2 por ciento de los ciudadanos-consumidores colombianos rechazó los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC. En ambas elecciones racionales se toma la decisión con mínimo conocimiento de los hechos y también bajo argumentos mentirosos de la derecha.

El Frente Nacional de Marine Le Pen, Theresa May y sus adeptos, Álvaro Uribe y sus argumentos falaces sobre la impunidad de la paz, Donald Trump y su peligrosa perorata… millones de ciudadanos del mundo ven en los discursos de estas patológicas figuras una respuesta frente a la incertidumbre del presente.

Rational choice, famélica, fanática, xenófoba, homófoba… La rational choice de principios del siglo XXI es una montaña recurrente en la historia de la humanidad, se trata del enclave de la necedad y la imbecilidad. Las montañas conservadoras, reaccionarias son fenómenos finiseculares. El siglo XX confrontó la monserga reaccionaria: Alfred Dreyfus fue condenado por judío. El pasado antisemita del pueblo francés tiene su corolario en la República de Vichy. El poeta insiste Cuántos años puede existir una montaña, antes de que el mar la deshaga. Cuántos años han de pasar para que la montaña del olvido sea barrida, el mar de los recuerdos, de nuestra historia… las derrotas de ayer están contenidas en cada una de las luchas que el presente da para cambiar el orden existente, por ello rememorar es fundamental.

La montaña del olvido con la que la derecha se alimenta y genera una ola masiva de apoyo, sacando a la luz el racismo, xenofobia, homofobia… una masa que oportunistamente se alimenta de miserias, que se identifica con discursos ramplones, inundados de mentiras. Una masa compuesta de clases medias, de pobres, que amasa una montaña con la que la historia se topa, ¿se trata de una crisis de la democracia? O simplemente de masas de consumidores que su elección racional es básica, pedestre.

Rational choice que llama a defender ávidamente a Cristo Rey, a un modelo de familia único, sin embargo cuando la iglesia es llevada a juicio por pederastia, eligen voltear a otro lado, mirar sólo la obra que hace la iglesia en las comunidades. Rational choice que cuando te topas con un mendigo, un anciano pidiendo limosna, una niña limpiando zapatos, cuando los desfavorecidos pulsan la calle… volteas la mirada. Rational choice que en los hechos legitima a los cientos de miles de mujeres asesinadas, violadas… niñas robadas, prostituidas. Rational choice que obvia a los miles de mujeres, hombres, jóvenes, niños… asesinados por la guerra contra el narcotráfico.

Las víctimas del actual modelo económico con las que te cruzas sin procurar atención son la huella de tu miseria, observarlas es admitir tu trágica existencia, te crearía mala conciencia, el sufrimiento de los perdedores, su cotidiana y épica lucha por encontrar un respiro, refleja la condena en que la humanidad entera fallece. Cuántas veces puede un hombre girar la cabeza, y fingir que simplemente no lo ha visto.

Rational choice que moraliza la pobreza, creado un discurso ilusorio e inundado de culpa: si eres pobre es por tu culpa, no elaboras bien tu currículo, llegas tarde a la entrevista. Eres pobre porque eres culpable, eres vago… tienes muchos hijos, no tienes para comer porque no saber consumir, compras pantallas gigantes.

Rational choice que ha vuelto a la humillación como el enclave de la pobreza y por ende de la dominación. Dios te condena a ser pobre. Cuántos años pueden vivir algunos, antes de que se les permita ser libres.

La respuesta amigo mío, está en el viento… los pobres la tenemos… no somos pobres por llegar tarde a la entrevista laboral, ni por elaborar mal el currículo. No somos sacrificables porque somos putas, por usar minifalda, por ser maricas, por ser transexuales… africanos, árabes, latinos. La rebelión es el camino… es la respuesta, que titubea en el viento… la respuesta titubea en el viento.

Related posts