La imaginación al poder… 50 años del situacionismo francés

Por: Armando Martínez Leal

@armandoleal71

 Gentes que vagáis por doquier,
reuniros a mi alrededor.
Y admitid que está alta la marea,
y aceptad que pronto os calaréis hasta los huesos.
Si os merece la pena salvar vuestra época
es mejor que comencéis a nadar u os hundiréis como piedras
Bob Dylan

El pasado jueves 22 de marzo se cumplieron cincuenta años del inicio del movimiento estudiantil de 1968, en Francia; el Mayo francés. Medio siglo ha pasado de la revuelta estudiantil encabezada por los Situacionistas, ese cristal de masa que logró aglutinar a diversos sectores de la sociedad francesa, para llegar a la Huelga general, esa que hizo que un “poderoso”, conservador y viejo presidente saliera del país. Aquel 22 de marzo de 1968 los estudiantes de la Universidad Nanterre ocuparon la torre central de su espacio educativo. Los estudiantes habían querido participar en una manifestación obrera, el rector llamó a la policía y el edificio fue violentamente desalojado. La locura de la solidaridad.

A la semana siguiente el centro neurálgico de la revuelta fue la Universidad de la Sorbona. Inició el camino de la revuelta, el 3 de mayo la agitación transpiraba por los poros de cada uno de los cientos de miles de jóvenes… las calles se llenaron de barricadas y se suscitaron nuevos enfrentamientos con la policía. El mayo francés logró aglutinar a diversos sectores de la sociedad francesa, una alianza estratégica con el proletariado… los obreros y los estudiantes llamaron a una huelga general, con el lema: “Alto a la represión, libertad, democracia, viva la unión de obreros y estudiantes”. Ellos nadaron para salvar su época.

En el cincuentenario de la revuelta estudiantil, hay mucho que decir, pero también es necesario admitir, que se ha dicho mucho… cientos de miles de páginas se han impregnado de tinta, al extremo que el fenómeno social de 1968, que dio la vuelta al mundo entero, que convocó a los jóvenes del mundo a rebelarse, ha sido institucionalizado, vuelto una mercancía, intentando limar su carácter disruptivo. Estaban locos, famélicos… histéricos, estaban desnudos… así nadaron.

1968 fue el año de la revuelta estudiantil, los jóvenes salieron a las calles de las principales ciudades del mundo a confrontar el poder autoritario. El poder de sus padres. Dejaron de ser rebeldes sin causa —como lo planteaba la imaginería hollywoodense— para confrontar los retos de su presente. Hacerse cargo del espacio que ocupaban en el mundo, dar rienda suelta a su imaginación, transpolar el viejo orden, creando uno nuevo. ¡Pues los tiempos están cambiando!

El mayo francés de 1968, sin duda fue el de mayor carga política; en él convergen los estudiantes y los obreros… su punto más álgido fue la huelga general que paralizó al poder obligando al presidente Charles De Gaulle a huir a Alemania. El 20 de mayo, Francia estaba paralizada, escaseaban artículos de primera necesidad… gasolina… suministro eléctrico. La revuelta generó un auténtico vacío de poder. Ni el gobierno gaullista, ni los partidos tradicionales, incluido el Partido Comunista Francés entendieron la situación… fueron como indican los análisis, desbordados… superados por la revuelta. No os detengáis en el portal.

Los hijos de los beatnik… salieron a las calles. Los hippies fundando comunas. Las comunas de París. Rompiendo con los convencionalismos, con una realidad inamovible, con un status quo petrificado, agotado. Sí el orden que emergió de la Segunda guerra mundial estaba en crisis. Los años sesenta del siglo pasado fueron una época de transformación… cambiaron las costumbres, cambiaron las formas de vida, cambió el arte, cambió la política… cambiaron los movimientos sociales… cambió el sexo The times they are a changin.

¡Prohibido prohibir. La libertad comienza por una prohibición! La revuelta contra el orden burgués… contra los convencionalismos sexuales, contra la familia… La revuelta contra el orden burgués de los padres. Los jóvenes de los años sesenta del siglo pasado entendían a cabalidad que la moral era una forma de dominación. Que dios estaba al servicio de la burguesía y que las porras de la policía sólo eran la punta del iceberg. Las elecciones eran una trampa burguesa. El matrimonio era una trampa burguesa. Los roles y las identidades sexuales … una trampa burguesa. Y mantened abiertos los ojos, la oportunidad no se ha de repetir.

La revuelta estudiantil de los años sesenta, el mayo francés, reivindicaba el viejo espíritu anarquista… los hombres de la comuna. La rebelión juvenil de 1968 es un ajuste de cuentas, las clases medias develando su papel histórico. Las clases medias dándole sentido a su rol de ÉLITE. París de 1968, fuiste el espejo roto, el fragmentado reflejo de una “sociedad satisfecha”… la pestilencia del primer mundo. Rápidamente se marchita el orden y aquél que ahora es el primero será el último después.

El primero… la cabeza, Dany el Rojo… el anarquista, el estudiante de sociología de la Universidad de NanterreDaniel Cohn-Bendit, el judío que se vuelve alegoría de la sedición… que junto con Alain Geismar y Jacques Sauvageot… fueron los últimos, porque los primeros son los miles de manifestantes, los obreros y los estudiantes… el pueblo francés rebelándose. Los jóvenes trotskistas… los jóvenes Situacionistas… los jóvenes que denotaron el malestar que implicaba vivir en 1968. Los jóvenes que eran el poder, pero también que asumían que el porvenir era suyo y de nadie más. Los jóvenes que decidieron romper con el devenir, no hay nada imposible. Nous sommes le pouvoir.

Algaradas, roturas de escaparates, cargas policiales, lanzamiento de adoquines, coches volcados, improvisadas barricadas que se incendiaban, banderas revolucionarias, carreras desordenadas por el Barrio Latino… La noche del 10 al 11 fue especialmente virulenta. No hubo muertos, sí muchos heridos. Millones… millones de obreros en huelga, millones de obreros… llegaron después pero son los primeros. Francia paralizada. Atajado el sistema político, rechazada la guerra de Argelia… enfrentado el imperialismo: la guerra de Vietnam. Subversión contra los valores capitalistas. Pues la rueda gira todavía y nada indica a quién señalará.

¡Seamos realistas, pidamos lo imposible! Los jóvenes del mayo francés deseaban cambiar el mundo. La revolución. Es cierto, frente al gaullismo perdieron la elección. Es cierto, frente al maximalismo de la imaginación… los cambios se manifestaron gradualmente. Es cierto, las universidades francesas fueron desmembradas, desaparecieron las universidades de masas. Pero los obreros ganaron… mayores libertades sindicales, subidas de salarios y mejores condiciones laborales. Los estudiantes también, también ganaron los estudiantes, porque lo imposible ahí está… pues el que ahora pierde vencerá más tarde.

El mayo de 1968 debe ser conmemorado… pero también festejado. La revuelta de los jóvenes, su revolución cultural, social… SU REVOLUCIÓN POLÍTICA ¡Pues los tiempos están cambiando! Ellos cambiaron el tiempo, su estar en el mundo. El mayo de 1968 es recordado como sanguinario, aunque no hubo muertos… miles de heridos. Mayo de 1968 fue la constante de que si bien el mundo no había cambiado… éste ya no iba a ser el mismo. Rápidamente envejece vuestra ruta, obsoleta. Por favor, si no podéis echar una mano, saliros de la nueva.

Herbert Marcuse fue uno de los destacados miembros de la escuela de Frankfurt que apoyó y promovió el movimiento estudiantil de mayo de 1968, vio con claridad que se trataba de un movimiento político que implicaba una transformación en la sociedad. El Mayo de 1968 fue un movimiento contracultural, pero también implicó una crítica aguda a la manera en que se hacía política en los años sesenta del siglo pasado; generando procesos de transformación el ámbito laboral… pero también fue el eje renovador de la democracia en las últimas cuatro décadas del siglo pasado.

Medio siglo ha pasado. Medio siglo del mayo de 1968el reloj se detiene, gira a la inversa… Millennials, Generación X, Hippies… Beatnik, los tiempos cambian, aunque los jóvenes han dejado de rebelarse porque ya no creen en lo imposible. Sin embargo, el sueño no ha terminado, hay mucho que andar… ¿los jóvenes ha envejecido? ¡Allen Ginsberg murió! ¡Mi madre murió!… yo sigo vivo, pero ya no soy joven… aunque me rebelo ¿Los jóvenes han muerto?… ha muerto la rebelión. The dream is over ¡Pues los tiempos están cambiando!

 

Related posts