La Gaviota, Anahí, Francisco y los 43

(A un año de la visita del Papa)

Por Rivelino Rueda

Foto: Edgar López

Puede ser en Ciudad Juárez, a unas horas de que culmine su gira por México y a sólo diez días de cumplirse un año y medio de ese abominable hecho. Puede ser en la Ciudad de México, entre el 12 o 13 de febrero, o simplemente puede no darse este encuentro.

Lo cierto es que una posible reunión entre los padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y el Papa Francisco será el acontecimiento que marque o lleve al olvido la visita del jefe de la iglesia católica.

Y es que frente a las presiones diplomáticas del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto para que el argentino no aborde ese tema en su gira mexicana –que incluso orilló al Estado Vaticano a cancelar de antemano una visita al estado de Guerrero–, el Sumo Pontífice tendrá en sus manos la posibilidad de confirmar que la iglesia católica va en serio en una transformación desde su cúpula.

Las reticencias a que se realice este encuentro vienen de algunos de los sectores más conservadores del clero mexicano, como el obispo  de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, quien hace unos días aseguró que los familiares de los normalistas están “muy politizados” y que incluso pueden llegar a acciones “violentas” durante esa reunión.

“Vemos que estos grupos están muy politizados, y lo que a mí no me agrada es que no se procede de una manera civilizada y educada (sic), es el temor que tenía tanto el gobierno como dentro de la iglesia, que la reunión con estos grupos pudiera degenerar en otros detalles no agradables, incluso en violencia”, argumentó el cura guerrerense.

***

Del lado oficial, todo lo que se le ofrecerá al Papa Francisco en esta gira será “lo bueno” y “lo bonito de México”. Las calles limpias y pavimentadas, las bardas pintadas, el alumbrado público funcionando, las obras públicas sorprendentemente concluidas… Y muchas, muchas canciones de amor y paz producidas y cantadas por nuestra farándula trasformada ahora en clase política.

La propaganda oficial para esta visita está en marcha y llegará al tope del 12 al 16 de febrero. La punta de lanza de esta estrategia mediática son nuestras artistas de telenovela, hoy convertidas en primeras damas.

Angélica Rivera, esposa del presidente de la República, y Anahí, esposa del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, serán la “cara amable” del país de los 30 mil desaparecidos, de los más de cien mil muertos en una década, de los feminicidios en el Estado de México, de la pesadilla de miles de migrantes…

Anahí le cantará al jefe de la iglesia católica, ante miles de fieles reunidos en el estadio de futbol Víctor Manuel Reyna, de Tuxtla Gutiérrez, una sesuda y conmovedora composición que reza : “Bienvenido amigo Francisco a esta tierra con aroma a selva, a esta iglesia con sabor a Cristo”.

Angélica Rivera presumirá al Papa el disco que impulsó por su visita, “México se pinta de luz”, y seguramente hará más conmovedora esta gira soltando unas lágrimas cuando se escuche la canción principal de este producción, llamada “Luz”.

“Estuve pensando en qué podíamos darle al Papa que le llegara al corazón y que se llevara de recuerdo algo del cariño de la gente”, dijo la primera dama en la presentación del disco, el pasado 25 de enero.

***

Persiste la incógnita en la agenda de Francisco. El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, pero el sector más reaccionario de la iglesia católica mexicana están nerviosos, sobre todo porque el Santo Padre ya dio un pequeño adelanto:

“El México de la violencia, el México de la corrupción, el México del tráfico de drogas, el México de los carteles, no es el México que quiere nuestra Madre. Por supuesto yo no quiero tapar nada de eso, al contrario, exhortarlos a la lucha de todos los días contra la corrupción, contra el tráfico, contra la guerra, contra la desunión, contra el crimen organizado, contra la trata de personas”, lanzó el Sumo Pontífice el 3 de febrero en El Vaticano.

***

La gira papal no sólo se desarrollará en los templos, en los palacios y en las plazas. La profunda crisis social que atraviesa México sin duda que llevará a la ciudadanía a las calles a expresar su descontento, en la Ciudad de México, en Ecatepec, en Morelia, en Tuxtla Gutiérrez, en San Cristóbal de las Casas y en Ciudad Juárez.

El Papa Francisco no sólo observará el profundo fervor de los fieles mexicanos y escuchará las “chabacanas” canciones de la farándula nacional, también será testigo de primera mano de cientos de personas que viven día a día y en carne propia la violencia en el país: los feminicidios, los abusos de los pederastas en la iglesia, la desaparición forzada, la tortura, la impunidad de los poderosos…  Y en medio de todo los 43.

Related posts