El Día Mundial del Agua… Sin agua

Por Juan Alberto Alva Álvarez

Fotos: Edgar López

El pasado 22 de marzo se celebró el Día Mundial del Agua, siendo la principal temática “La naturaleza al servicio del agua”, es decir, enfatizar que la solución a los problemas relacionados con el agua siempre ha estado al alcance de nuestras manos, en la propia naturaleza.

Según la Organizaciones de las Naciones Unidas, la celebración de este año explora cómo la naturaleza puede ayudarnos a superar los desafíos que plantea el agua en el siglo XXI, debido a que es en este siglo en que la sociedad está siendo consciente de que atravesamos graves problemas hídricos como inundaciones, sequías y la contaminación del agua.

Ante esta situación, se propusieron soluciones basadas en la propia naturaleza, imitando procesos naturales para mejorar la disponibilidad del agua, por ejemplo, la retención de humedad del suelo o recarga de aguas subterráneas; así también se propone la mejora de la calidad del agua por medio de humedales naturales y construidos.

El mensaje principal consiste en poner en evidencia que este tipo de soluciones pueden ayudar, de forma sostenible y rentable, a reequilibrar el ciclo del agua, mitigar los efectos del cambio climático y mejorar la salud humana y los medios de subsistencia.

Ahora bien, por mucho tiempo se pensó que el “oro líquido” era el petróleo, sin embargo, y dadas las circunstancias, el agua se ha convertido en un líquido primordial, y desgraciadamente cada vez más escasa, por lo que me pareció acertada la manifestación del periódico español El País, al catalogar hace unos días al agua como el verdadero “oro líquido”.

En ese sentido, no debemos pasar por alto la cifra alarmante que la misma Organización de las Naciones Unidas dio, al señalar que actualmente 2 mil 100 millones de personas en todo el planeta no tienen acceso a agua potable, lo cual es alarmante, ya que, a ese paso, en pocos años la demanda del vital líquido será cada vez mayor.

Para comenzar a crear conciencia del problema del agua, es importante que a nuestros hijos les formemos una educación ambiental y una cultura de cuidado y uso adecuado del agua, recordarles que nuestro planeta está conformado por un 70 por ciento de agua, del cual el 3 por ciento es agua potable; dos tercios de esta se encuentra contenida en los glaciares y campos de nieve, mientras que el 1 por ciento restante se encuentra disponible al consumo humano, y es el que soporta los requerimientos de toda la población del planeta, porcentaje que cada vez disminuye debido a problemas como la contaminación, el mal uso de ese líquido y, desgraciadamente, en otros puntos, la politización del agua.

Asimismo, debemos informar que el tema principal que provoca la escasez de agua va a presentarse con el calentamiento global y el cambio climático, como principales problemas. A lo anterior deben sumarse otros conflictos como es el caso de las altas demandas del agua, que supera los recursos disponibles y desde luego la contaminación del agua, cada vez más en aumento.

Por ello, es inaceptable que gobiernos como el de Estados Unidos no le dé importancia al grave problema del calentamiento global.

Es importante que este sea un tema que se aborde con las nuevas generaciones, para estar en posibilidades de encontrar una solución ante este grave problema. Sin duda, la educación ambiental, una legislación consciente y razonada, así como una sana información del tema, harán que se forme una generación sensata en relación con el cuidado del agua.

Hace algún tiempo observe un video en donde decían que uno de los finales apocalípticos que puede sufrir la humanidad es la falta de agua, y en él se mencionaba que una escena catastrófica era un grupo de personas peleando por un vaso de agua.

Es cierto que no hemos llegado a esos extremos en todo el mundo, pero sin duda hay zonas que se ven afectadas por la escasez de agua cada vez más constantes, y tal vez, si la situación continua, esa escena se podría hacer realidad.

Como lo he mencionado, este es un problema a nivel mundial, sin embargo, y para darnos cuenta del grado del problema, es necesario traer a colación los problemas que se presentan a nivel local.

Por ejemplo, en la Ciudad de México la falta de agua es constante. Delegaciones como la de Iztapalapa y Tláhuac sufren de la escasez de agua de una manera más constante, habiendo familias que pasan semanas completas sin una sola gota del vital líquido, lo cual hace complicada la vida cotidiana de las familias afectadas, y se les puede ver peleando por llenar botes y contenedores ante la llegada de pipas, para almacenar un poco de agua.

Esto se presenta de una forma cada vez más común, y desgraciadamente los políticos de esta Ciudad han politizado el tema del agua, usándolo como promesas de campaña, olvidándose que se trata de un derecho humano y de una necesidad vital para las personas sin que se condicione su distribución a que se vote por uno u otro de los candidatos que aspiran a gobernar la Ciudad más grande del mundo.

Como he mencionado, la educación e información en nuestros pequeños debe ser una constante para erradicar este problema, inculcar hábitos de respeto al planeta, no contaminando, no desperdiciando y, sobre todo, darle un buen uso al agua, haciendo conciencia de que si no se cuida, llegará un momento en que no tendremos agua suficiente para satisfacer nuestras necesidades básicas.

En nosotros como adultos, cambiar viejos hábitos y cuidar nuestro planeta a fin de que estemos seguros de que dejaremos una buena herencia a nuestros hijos.

En los políticos y líderes del país y del mundo, hacerlos conscientes de que el agua no debe ser un botín político, sino una necesidad que deben garantizar a la ciudadanía. En general todos tenemos un papel importante y fundamental en el cuidado del agua, y que no sea sólo un día en que tengamos conciencia de su cuidado, sino todos los días.

Twitter  @JuanAlberto3035

Related posts