El cielo enjaulado: lo que hace el fanatismo

Por Anahí García Jáquez/Radio Gatell

Viena, Austria. 12 de marzo de 1938. Es el día de la anexión de Austria a la Alemania nazi y Johannes Betzler no podría estar más emocionado por la noticia puesto que comulga con la ideología del partido nazi y, por lo mismo, decide unirse a las Juventudes Hitlerianas.

Es así que irá a la guerra y, a partir de ese momento, tanto la historia de la humanidad así como su vida darán giros inesperados.

El cielo enjaulado es un trabajo de la escritora estadounidense de origen belga Christine Leunens, quien sitúa esta novela en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y nos presenta a Johannes, un niño de 11 años que cae rendido ante los encantos de Adolf Hitler y su discurso, contrario a su familia, quienes desaprueban la unión de su país al Tercer Reich y tratan de impedir que Johannes se siga involucrando, lo cual es imposible.

Y es que el chico está completamente fanatizado y, una vez que se ha enrolado en el ejército, participa en la guerra. Es ahí donde sufre graves lesiones que lo dejan incapacitado para continuar en la pelea, por lo que regresa a casa, sólo para descubrir que sus padres han estado ocultando a una chica judía llamada Elsa en el sótano de su casa por lo que, aunado a sus lesiones, Johannes entra en un grave conflicto por el odio que siente hacia esa raza y porque no puede evitar que ciertos sentimientos se generen en su interior.

Este texto se divide en dos partes que son narradas por Johannes. En la primera, el lector es testigo de la transformación que sufre Johannes, que de ser un niño con carácter afable e ingenuo, se convierte en un ser oscuro debido al adoctrinamiento al que ha sido sometido en aras de moldearlo para que sea un soldado de la causa nazi, a la que no puede contribuir como quisiera debido a que casi muere en el campo de batalla y al quedar en tan malas condiciones, se vuelve desechable, lo cual lo sumerge en un estado de amargura. 

De esta forma es como la autora nos alerta sobre los peligros de los lavados de cerebro en la gente cuyo criterio aún está en formación y que puede llevarlos a separarse de su ambiente natural, así como de sus seres queridos, ya que ven como a un enemigo a aquellos que no comparten su pensar y su sentir, por lo que se nos muestra la desintegración familiar como otro de sus efectos.

En la segunda parte, una vez que regresa a su hogar y se encuentra con la presencia de Elsa, vemos cómo es que este joven se enamora de esa muchacha que no tiene a nadie más en el mundo y debe mantenerse oculta. 

Johannes se enamora de ella de una manera por demás obsesiva que en ocasiones raya en lo enfermiza y entabla una relación de codependencia con un toque de Síndrome de Estocolmo con ella, quien sólo busca sobrevivir. 

Y es en este punto donde el lector verá una clara muestra de una relación tóxica donde hay de todo, menos amor puro, y que se ve que dejará a ambos profundamente dañados puesto que está basada en el engaño, los secretos y los maltratos.

El cielo enjaulado no es un texto optimista en lo absoluto, pero su encanto radica en su lenguaje y en las descripciones tan detalladas de la personalidad del protagonista, así como del mundo que le rodea. 

La autora jamás juzga a Johannes y, por lo mismo, tampoco el lector, quien se convertirá en un espectador de la evolución de este joven, quien va cayendo en una espiral descendente y todo por seguir a quien no debería y por amar a quien no puede amarlo.

El cielo enjaulado. Christine Leunens. 2008. Editorial Espasa Narrativa.

Related posts