«El comercio de la ropa de paca es como el negocio de las drogas»

Por María del Rosario Basurto Moreno

 

¿Quién no ha comprado ropa de paca en algún mercado o tianguis de su localidad? ¿Sabes si esa ropa realmente cuenta con los parámetros de salubridad que marca Organización Mundial de la Salud (OMS)?

 

Para las personas que no saben, estas “pacas de ropa” son ilegales en el país y representan un alto riesgo sanitario.

 

Las pacas, como su nombre lo dice, llegan a tener alrededor de 100 a 200 piezas, de las cuales el 20 por ciento son usadas y el 80 por ciento son ropa que pasó de temporada o tienen algún defecto de fábrica.

 

Esta industria la podemos encontrar en cualquier tianguis o mercado de nuestra localidad. No es raro ver desde los grandes puestos hasta el puesto de la vecina que ya no quiere u ocupa su ropa.

 

 En todas partes hemos escuchado las famosas frases: “¡Llévele, llévele!” “¡Más barato que Liverpool!” “¡Todo robado, pero barato!” “¡Salidito de fábrica jefa!” “¡Solo una puesta tiene!”

 

Nos hacen reír a la hora de pasar por esos puestos grandes o pequeños, pero al final lo hacen para llamar nuestra atención.

 

Sin embargo, la ropa de paca que no pasa por términos legales, y pueden llegar a tener ácaros, hongos, bacterias, insectos, entre otras cosas, provocando infecciones en la piel de quien la use.

 

“Llevo años comprando para mí y mis hijos y jamás nos ha pasado algo malo con una prenda”, comentó la señora Laura Hernández.

 

***

 

Cuando se compra este tipo de ropa es recomendable lavarla al momento de llagar a casa para poder evitar infecciones. En el caso de lo zapatos es recomendable ponerlos unos días en el sol.

 

En cada puesto se pueden observar decenas de personas buscando una prenda de su agrado, tanto en las tablas donde las abren, o colgada, revisando detalladamente si la blusa o el pantalón serán de su talla y, claro, saber qué día estrenarlo y presumirlo con la familia o amigos.

 

El precio promedio de una ‘paca de ropa’ ronda los 800 pesos, según un sondeo entre comerciantes que realizó el periódico El Financiero.

 

El comerciante Eduardo Flores, quien optó no revelar su nombre real, detalló que los precios de las pacas dependen de la calidad, ya que “puede ser de primera, segunda, tercera o cuarta”.

 

“La paca de cuarta sale en 3 mil 500, de tercera calidad está 8 mil, la de segunda en 11 mil 500 y la primera en 18 mil”, confirmó Eduardo.

 

Hay pacas de niño, mujer, hombre, deportiva, corsetería, zapatos, chamarras, para el hogar, mixta y cháchara.

 

“En algunas pacas la ropa viene sucia, entonces uno mismo tiene que lavarla”, especificó el comerciante.

 

***

 

Las empresas que se dedican a esto son muy organizadas. Cuentan con bodegas inmensas en Estados Unidos, tienen a su disposición máquinas embaladoras para hacer la paca, clasifican la ropa (usada-nueva) y tiendas donde venden pacas de diversas calidades.

 

“Las pacas llegan a una fletera en Ecatepec, Santa Clara, por Cerro Gordo. Ahí se entrega a los proveedores. Pueden ser llevadas hasta tu casa, pero eso ya dependerá de la compra que hagas”, explicó Flores.

 

La ropa viene con marcas estadounidenses, pero son prendas hechas en Asia, China, India, Pakistán, principalmente.  Las marcas comunes que se pueden encontrar van desde Forever 21, Zara, Aéropostale, Victoria Secret, entre otras.

 

***

 

Las personas que se ha metido a este negocio, si así se le puede llamar, ha encontrado ropa de las marcas que se mencionan. A veces sorprende los precios en que se encuentra, pues normalmente en la tienda un vestido sale en unos 300 pesos aproximadamente, y en la ropa de paca se puede llegar a encontrar desde 120 pesos, la mitad de lo que sale en la tienda.

 

Las prendas adquiridas en territorio estadounidense tienen un precio de 4 dólares, mientras que en un mercado nacional el precio varía, dependiendo el tamaño y la calidad de la prenda, desde 80 hasta los 150 pesos (su precio puede valer hasta 10 veces más de su costo).

 

Flores confirma que toda la paca se le gana bien, sabiendo venderla.

 

Los principales compradores son personas de bajo recursos, pero se puede ver gente de todo tipo de clase social adquiriendo estas prendas, desde personas de “clase alta” hasta los de “clase media”. Es sorprendente ver cuánta gente llega desde temprano para ser los primeros en ver la ropa y llevarse lo mejor.

 

“La gente llega desde las 6 de la mañana para poder llevarse mercancía para revender o para ellos mismo”, contó Eduardo.

 

***

 

Importar vestimenta nueva sin pagar impuestos está prohibido, sobre todo cuando se trata de volúmenes que superan los 500 dólares. Si esto no pasa por estos términos, las pacas de decomisan.

 

“La primera vez que nos agarró la policía nos pidieron una mordida de 30 mil pesos. Sólo dimos 15 mil”, confesó el comerciante.

 

Las toneladas de ropa han aumentado en estos últimos tres años. En el 2015 la cantidad que se estimó era 24 mil toneladas, pero actualmente se manejó una cifra de 30 mil toneladas, es decir, se incrementó en más de 6 mil toneladas.

 

***

 

La ropa de paca no sólo afecta a quien la usa, sino a las industrias pequeñas. En Yucatán, por ejemplo, provocó que la ropa que viene de Estados Unidos le quite liquidez a las empresas establecidas, según denunció la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).

 

Las industrias que inician sus negocio no siempre les va bien, ya que ellos cubren toda la manufacturación de sus prendas, en cambio, la ropa de paca ya pasó por esos términos y, por ser “fuera de temporada”, la ropa ya tiene un bajo costo que al consumidor se le hace accesible, además de que al ser de una marca reconocida “te pone en cierto estatus ante la sociedad”.

 

A la Cámara de Comercio se le mandó un correo para solicitar más información sobre estos términos. La PGR trató de ver si algún miembro/policía podría dar su testimonio, pero se negaron. Los mismos comerciantes se niegan a dar una entrevista, pues tienen “miedo” a las autoridades.

 

***

 

Al final del día es un tema que evaden las autoridades correspondientes, sobre todo porque se trata de un negocio ilegal y marcado por las redes de corrupción.

 

“Esto es como el negocio de las drogas”, finalizó Eduardo Flores.

¡Suscríbete a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Reversos.mx!

Related posts