Aurelio Nuño lloró

Por Irma Ramírez Orozco.

¿Sabes por qué Aurelio Nuño, el Secretario de Educación Pública lloró?
¿Por los muertos y heridos en Nochixtlan? No. ¿Por recurrir al uso de la fuerza pública para imponer la reforma? No. ¿Por las movilizaciones de los maestros que lo obligaron a retroceder e informar que se revisará  el proceso de evaluación? No. Le remordió la conciencia por dejar a los profesores sin el nombramiento definitivo y sufriendo sus consecuencias? No. ¿Por su incongruencia al prometer combatir el corporativismo y el autoritarismo  y al contrario, fortalecerlos? No.
El Secretario lloró en el Foro de Consulta sobre el Modelo Educativo en las escuelas privadas, al encontrarse con la maestra Chela, su profesora en la Primaria. No pienso que expresar una emoción así sea algo negativo, de ninguna manera, muchas personas conservamos con cariño el recuerdo de los maestros que marcaron nuestra vida. Lo que me parece asunto para reflexionar es por qué los medios de comunicación no lo captaron emocionado al enfrentarse a los problemas que arriba mencioné.
Sin información al respecto, me pregunto: ¿por qué el titular de la SEP ha preferido dirigir la represión desde su escritorio? ¿Por qué se negó a sostener un diálogo y no se acercó físicamente a los profesores de la CNTE? ¿Por qué al implementar la evaluación no miró a los ojos a los profesores indignados por las amenazas, el encarcelamiento o la retención de sus pagos? ¿La educación de este personaje, entre otros factores, estuvo marcada por el individualismo, la competencia y la búsqueda del éxito como marca el modelo educativo que presentó y defiende? El mensaje a los mexicanos es, según mi opinión: no importa la cantidad de personas que se agredieron, que hayan sido heridas o fallecieron. Lo importante es mantenerse firme, ascender peldaños, ser exitoso y llegar al logro de la meta.

fa-aurelion2

No digo que el espíritu de competencia debiera ser eliminado, sino equilibrarlo con la empatía y la cooperación como forma de vida. Es decir, desde mi óptica, Aurelio Nuño es un ejemplo vivo de las carencias del modelo educativo que impulsa. Aunque, dicho sea de paso, el control de las emociones que se enuncian en el modelo educativo presentado por la SEP no basta, porque plantea el manejo de las emociones como algo complementario y en relación a la productividad.

fa-aurelion
Con respecto a este tema y ante las preguntas: ¿horizontalidad o verticalidad?
¿democracia o autoritarismo? me parece importante conocer el libro de Claudia Santizo Rodoll de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Cuajimalpa: Gobernanza y Cambio Institucional de la Educación Pública en México. En ese libro se equilibran conceptos como equidad y eficiencia, autoridad y democracia, como resultado de estudios concretos de la realidad mexicana. Échale un ojito, es interesante. Tal vez podamos cambiar, no remendar ni enriquecer, el proyecto educativo. Y de esta manera formemos funcionarios públicos más sensibles a la realidad del país.

Related posts