Morir en el silencio… morir todas las noches

Por Armando Martínez Leal

@armandoleal71

 

Para: Dave Alvarado… mi silencioso cómplice.

 

José Manuel: sólo su madre estuvo en la velación,

y unos cuantos amigos que vinieron de la provincia

para darle sepultura.

O el de Arturo: que murió en los brazos de su pareja,

la familia llegó al velatorio cuando todo había terminado.

Braulio Peralta

 

El próximo 1 de diciembre se conmemora el día mundial de la lucha contra el SIDA, Día Internacional de la Acción contra el SIDA. Desde 1988 se recapitula con el objetivo de hacer conciencia sobre la enfermedad, así como para dar a conocer los avances y retrocesos contra la pandemia del VIH/SIDA. De acuerdo a los datos de UNUSIDA desde que comenzó la epidemia (inicios de los años ochenta del siglo pasado) han fallecido por enfermedades relacionadas con el VIH 39 millones de personas en el mundo, de igual forma la espectral estadística señala que desde sus inicios a la fecha se han infectado aproximadamente 78 millones de hombres, mujeres, jóvenes…

A pesar de que el Virus de inmunodeficiencia Adquirida ya no es una enfermedad letal, sino que actualmente es catalogada como crónico degenerativa, debido fundamentalmente al tratamiento antirretroviral, la enfermedad se extiende como si se tratara de posibles y ávidos consumidores pasivos que hasta la muerte lo serán, 78 millones de humanos están infectados por el VIH… 78 millones de consumidores de antirretrovirales. En los primeros años de la pandemia ser diagnosticado con el VIH significaba en automático una condena de muerte; en la actualidad sólo un consumidor pasivo de las farmacéuticas.

El 3 de julio de 1981, en una de las páginas interiores del periódico norteamericano, el más importante del mundo, The New York Times, el Virus Rosa apareció en la palestra, el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida. Hasta el 2004, en México se contabilizaban 3 millones de personas muertas por complicaciones derivadas del VIH/SIDA… ¡3 millones de personas!. En 2016 había 220 mil pacientes registrados en el sistema de salud que habían dado positivo a la Western blot…

Buscaba manchas rosas en brazos, piernas y cadera. A tal grado que me alteraba de los nervios, que veía surgir marcas en mi piel como si fueran sarcoma de kaposi. Vivía obsesionado. Braulio Peralta vivía obsesionado… Braulio como su generación tuvieron que afrontar la pandemia. En México el primer diagnóstico fue en 1983… treinta y cuatro años después hay 220 mil… pacientes registrados y miles de jóvenes, varones, mujeres… que no saben que son portadores del virus.

El miedo que obsesionó a la generación de Braulio, paralizó al incipiente movimiento gay mexicano… de aquel primer contingente de hombres y mujeres homosexuales que salieron a la luz en las manifestaciones del movimiento estudiantil de 1968, quedaba pendiente un ajuste de cuentas… la generación de homosexuales varones de Braulio, como la siguiente, murió por complicaciones derivadas del Virus de inmunodeficiencia Adquirida. Muerte tras muerte… miles de jóvenes homosexuales varones mexicanos cayeron como moscas. Talentos, escritores, creadores, contadores, bailarines, politólogos… miles de jóvenes.

El nonato movimiento gay mexicano que en la década de los años sesenta y setenta del siglo pasado enarbolaba el empoderamiento del cuerpo y el ejercicio pleno y libre de la sexualidad: ¡No hay libertad política si no hay libertad sexual! ¡En mi cama mando yo! ¡lo personal es político!, pospuso su andar para confrontar la pandemia. ¡También había muerto! De la libertad sexual pasó a la resolución de la emergencia, a dónde van a parar los condenados a muerte… expulsados de sus casas, rechazados de los hospitales. ¿Dónde moriremos?

El VIH fue anunciado por The New York Times, como el cáncer rosa, la homofobia de la sociedad conservadora, la sociedad neoliberal, aquella que había llevado a Margaret Thatcher, Ronald Reagan… y Miguel de la Madrid al poder agudizaba el oscurantismo… la ola reaccionaria hizo que la lucha por la sobrevivencia fuera aún más, cuesta arriba, de la lucha por el reconocimiento de los derechos civiles, humanos… pasamos a la incansable cuesta de la sobrevivencia. Sísifo cargaba una piedra y al llegar a lo alto de la montaña, ésta caía de nueva cuenta en la ladera. Sísifo tiene que iniciar nueva cuenta el andar. Los homosexuales mexicanos de las décadas de los años ochenta que sobrevivieron hoy nos narran la experiencia de su existencia… aquellos que afortunadamente tomaron los primeros antirretrovirales en 1993… aquellos que lucharon enfundados en un pasamontañas blanco por los antirretroviralesAquellos, Estos, Nosotros, los Otros. Ellos, como Arturo Díaz Betancourt… el incansable luchador… el homosexual por excelencia. La Madre. El amigo.

Aquellos, Estos, Nosotros, los Otros, fueron los que crearon colectivos como la Fundación Mexicana para la Lucha contra el SIDA, que el pasado 7 de julio cumplió treinta años… treinta años luchando por dar cobijo a los eternamente expulsados, los Otros, los homosexuales. Nosotros… aquellos los más pobres, éstos los expulsados de sus casa… nosotros los desahuciados de los hospitales. Todos los condenados a muerte.

La Fundación Mexicana para la Lucha contra el SIDA fue la primera organización de la sociedad civil que afrontó de manera ordenada y sistematizada la situación que la emergencia del Virus de Inmunodeficiencia Humana y del SIDA estaban generando en México. Sí, fueron homosexuales que ayudaron a los Otros-nosotros… los homosexuales, los enfermos. Porque hemos estado eternamente enfermos. Nosotros-aquellos… hemos sido patologizados. HOMOFOBIA. Los otros.

La Fundación Mexicana para la Lucha contra el SIDA se crea gracias a los esfuerzos colectivos de Nosotros los homosexuales, sí… Luis González de Alba… los otros Guadalupe Loaeza y Carlos Beltrán… Nosotros, todos. Los muertos, los que sobrevivieron, los que nos cuentan la historia de la sobrevivencia, los que lucharon enfundados en el pasamontañas blanco y lograron la creación de la Clínica Especializada Condesa… esa que fue vanguardia en la atención del VIH, esa que hoy es retaguardia, esa que ha hecho poco por detener el contagio. ¡Sí! la Clínica Especializada Condesa es producto de la incansable lucha de los homosexuales. ¡Sí! Nosotros, los Otros… Todos.

Los Otros… 220 mil pacientes… Nosotros… Ellos… Hoy el 54 por ciento de los diagnosticados con el VIH son jóvenes. Nosotros el futuro. Jóvenes entre 25 y 39 años… otra generación perdida. Todos. El VIH en México, ha sido estigmatizado, doblemente desacreditado… es un enfermedad de jotos. Nosotros. Y los jotos no queremos hablar de ella. Los Otros. Los jotos no queremos confrontar que seguimos siendo la población riesgo… el condón es fundamental. Nosotros, ellos, los Otros.

En su treinta aniversario la Fundación Mexicana para la Lucha contra el SIDA tiene una larga tarea por delante. Nosotros hemos de detener el contagio. Los otros-nosotros, los activistas deberán afrontar que la Clínica Especializada Condesa es la retaguardia y es necesario volverla vanguardia… por los miles de homosexuales muertos… por los encapuchados. Nosotros. Ellos. Todos.

Related posts