Mancera se olvidó de algo… de la reconstrucción CDMX

Fotos y texto: Claudia Ramírez y Alfredo Said

Tras el pasado sismo del 19 de septiembre, edificios, escuelas, casas y unidades habitacionales quedaron con un daño estructural muy delicado. Es el caso de algunas de las escuelas que se encuentran en la Colonia, San Juan de Aragón, en la delegación Gustavo A. Madero.

Las escuelas Diego Rivera, Coronel Silvestre López y la Secundaria  No.158 Gabino Barreda, presentan daño estructural a raíz del movimiento telúrico.

***

La  Escuela Primaria Diego Rivera, ubicada en la calle 633 No. 38, y que alberga a más de 300 alumnos, con un total de 38 maestros, y formando grupos de 18 alumnos, cuenta con una planta baja y tres pisos.

La estructura de metal, marcadas por fuera en forma de una “equis”, se colocaron en el sismo del 19 de septiembre de 1985, comentaron vecinos de la calle donde está ubicada la escuela.

Los refuerzos de acero fueron colocados porque la escuela quedó resentida desde hace 32 años y, hasta la fecha, ninguno de los padres de familia, ni personal de la escuela, han recibido una aclaración por parte del gobierno federal, capitalino ni delegacional.

“Las escaleras de emergencia de la escuela están en mal estado, poniendo en riesgo la vida de los alumnos y maestros”, afirmó Valeria Díaz, madre de Estefanía, de tercer año de primaria.

A más de dos meses del terremoto del 19 de septiembre, lo único que se observa en el centro educativo es una manta del gobierno de la Ciudad de México, la cual dice que ese inmueble será reconstruido, pero un grupo de vecinos afirma que al día sólo llegan a entrar de dos a cuatro albañiles y al conserje que esta durante la hora de trabajo del personal.

También se puede observar el dictamen estructural del inmueble, en el cual se puede leer: “Este inmueble no presenta daño estructural, pero será demolido para la seguridad de los alumnos y padres de familia”.

Las autoridades de la escuela tampoco se han hecho presentes. Durante la investigación se pudo contactar con la directora del plantel, Lilia Cruz Martínez, la cual no quiso dar ninguna declaración, al argumentar que “para qué les digo algo que ya está puesto en las cartulinas y que el gobierno ya dijo”.

Por el momento, la escuela continuará cerrada hasta nuevo aviso, mientras que el alumnado fue removido a la Escuela Primaria “Leyes de Reforma”.

***

Con más de 400 alumnos, 30 grupos, 28 personas entre profesores y personal, la Escuela Coronel Silvestre presenta la misma situación. También sufrió la violenta sacudida de la tierra y sufrió daños en sus baños y alguna aulas del plantel.

A diferencia de Escuela Diego Rivera, esta primaria sólo sufrió pequeños  daños, pero tiene una relación con la institución anterior, ya que los trabajadores que operan en dicha escuela sólo trabajan medio turno y están muy lejos de terminar sus labores de enseñanza.

“Yo puedo ver que entran las 10 de la mañana y como a las 12:00-12-30 van saliendo para después ya no regresar a sus labores”, comenta un vecino y padre de familia que vive enfrente de la de la escuela.

Datos que presentaron Protección Civil y el Director Responsable de Obras (DRO), Javier Eduardo Salas Chavarría, el inmueble no tiene que ser demolido ni tiene daño estructural o de hundimiento.

Pero por lo que se ve a simple vista, es que el edificio sufrió graves daños, sobre todo en las paredes. En las esquinas son visibles cuarteaduras, pero a la vista del gobierno de la Ciudad de México este tipo de inmuebles no tiene que ser demolidos, sino nada más “echarles una manita de gato”, lo que pone en riego a futuro la vida de la comunidad escolar.

***

 

 

 

 

La Secundaria No. 158 Gabino Barrera fue una de las más afectadas en esta zona. Su matrícula es de 115 alumnos y 46 personas de personal, entre maestros y personal de apoyo. La institución sufrió daño internos, como lo son en salones y baños, pero lo más preocupante es que, a diferencia de las otras escuelas, ésta sí está en actividad.

Lo más preocupante es que en esas mismas aulas dan clases a los grupos de segundo y tercero de secundaria.

“Mi hija tiene mucho temor y ya vamos para casi tres meses que pasó el sismo y el entrar a la escuela para ella es un viacrucis”, comentó Ana Laura Jiménez, madre de una alumna de segundo grado, quien además es miembro del Consejo de Maestros.

Explica que no tiene una declaración oficial por parte de la escuela y de la delegación. “Entre la escuela y la delegación se echan la bolita y no nos quieren decir qué es lo que va a pasar con el inmueble y, sobre todo, por la seguridad de nuestros hijos”.

A simple vista se pude observar que el edificio principal está totalmente hundido y se pueden notar también las cuarteaduras que presenta.

Los padres de familia argumentan que no tienen ninguna declaración y ningún dictamen, y que el único documento con el que cuenta la escuela es el que realizó el DRO que fue asignado.

El edificio principal del centro educativo impacta por su fachada, totalmente hundida, pero fundamentalmente por lo que se pueda llegar a presentar en caso de otro sismo.

“No exigimos nada, sólo queremos que nuestros hijos estén a salvo y que sus vidas no corran riesgo”, comentó una madre de familia al finalizar una reunión de padres a las afueras de la escuela.

*** 

Pero no todo está perdido. La escuela Primaria “Leyes de Reforma” es una de las escuela que le ha dado esperanza y ánimos a los alumnos de dichos plantes a nivel primaria, tanto a la escuela  Diego Rivera como a la Coronel Silvestre.

“Los turnos son bastantes y los alumnos vienen máximo dos horas, pero lo que importa es que no dejaron de asistir a clases”, comenta el conserje de la escuela, quien se observa motivado al ver que los niños, a pesar de los diferentes turnos, van con ánimos y de la mano de sus papás.

La Primaria está ubicada en Avenida 609 y 606, con una matrícula de 463 alumnos, y si a esto se le suman los alumnos de las primarias que han albergado, se comprueba que la solidaridad persiste a casi tres meses de la tragedia.

Related posts