“Jesse” Castillo, el héroe de Yucatán

Por Rodrigo Corona

En la gloria. Así es como Jesús el “Jesse” Castillo se sintió aquella noche del domingo 27 de agosto del 2006, cuando el de Mexicali conectó el jonrón ganador en la entrada 14 del quinto juego de la Serie Final ante los multicampeones Sultanes de Monterrey.

Era la segunda ocasión en dos años que los regios disputaban la Final y la segunda que la perdían, ahora ante “Los Melenudos”.

Su rostro, más que de satisfacción o felicidad, es de sorpresa. Parece ser que no cree que en su segunda temporada como profesional, a los 23 años, y en su primera postemporada, un jonrón suyo le daba a Yucatán un título después de 22 años.

“El Jesse” tampoco puede dar como cierto que más de 12 mil almas vitoreen su nombre, entre ellos, varios pequeños que ahora lo tendrán como héroe. También ha de sentir raro que sus compañeros lo alcen y mucho más que los reporteros de medios nacionales se peleen por conseguir unas palabras del nuevo ídolo de Yucatán.

Fue una temporada dura para Castillo, en la que apenas jugó 69 encuentros. Ganarse un lugar en el lineup titular no fue sencillo.

Al final sus números lo avalaron: .321 en porcentaje de bateo, arriba del promedio de los bateadores. Más aún, sus números en la postemporada, en donde en 17 juegos bateó para pelota de .361 y conectó “nada más” seis dobles y produjo 11 carreras. Brutal lo del chico que jugaba su primera postemporada.

Esto explica su cara de sorpresa. Estaba pasando por lo que cualquier niño que juega al Rey de los Deportes quiere pasar: ganar un campeonato, ser el héroe del título, ser alzado por tus compañeros de equipo y, lo más importante, ser ovacionado por todo el estadio.

Ese rostro estará en todos los periódicos y noticiarios del país. Cuánta fama para sólo tener 23 años.

Related posts