#19S… el sismo que cimbró a Televisa

Por Armando Martínez Leal

@armandoleal71

 

 

El 2 de octubre ya nadie cree en la existencia

de sobrevivientes,

pero el señor Mauricio Nafarrete anuncia:

“¡Mi hijo, Luis Ramón Nafarrete Maldonado, vive!

¡Es un milagro de Dios!

El Corazón me lo dice.

Sé que allí está. ¡Oímos ruidos!”

De inmediato, se movilizan

enormes recursos técnicos y humanos

para salvar al niño Monchito…

Carlos Monsiváis (1987)

 

En su texto Entrada libre, crónicas de la sociedad que se organiza, Carlos Monsiváis, narra un evento excepcional, su crónica: 2 a 11 de octubre. El rescate de Monchito, trata del gran simulacro del terremoto del 19 de septiembre de 1985, donde se montó un espectáculo en torno al niño Monchito, un posible sobreviviente, que atrajo la atención de la prensa internacional y nacional, que hizo que el entonces presidente Miguel de la Madrid, así como Plácido Domingo, el embajador norteamericano John Gavin, bomberos, rescatistas y socorristas internacionales se presentaran en el posible salvamento. ¡Se cavan túneles! los medios de comunicación siguen minuto a minuto el avance del rescate, sin embargo todo fue una farsa.

Friedrich Engels señala en el prólogo al libro de Karl Marx, El 18 Brumario de Luis Bonaparte que: … todos los grandes hechos y personajes de la historia… aparecen, como si dijéramos, dos veces… una vez como tragedia y otra como farsa. La cobertura que la principal televisora de México, Televisa, realizó sobre el posible rescate de la niña Frida Sofía, en el Colegio Rébsamen, del sismo del 19 de septiembre de 2017, fue una representación. Treinta y dos años después la tragedia de Monchito se repitió como sainete, ambos eventos fueron una farsa y develan la tragedia del régimen político y de los medios masivos de comunicación, de manera particular de Televisa.

Televisa dio una cobertura especial al potencial salvamento de la niña de 12 años Frida Sofía, se trataba de una posible sobreviviente en el Colegio Rébsamen, como 32 años atrás se montó un espectáculo en torno a una tragedia, hoy los personajes repitieron la fórmula, el gobierno priista y Televisa.

En la tragedia del Colegio Enrique Rébsamen, según los últimos datos fallecieron 26 personas, 21 niños y cinco adultos. Sin embargo, a 32 horas de la tragedia, la invención de la Marina, publicitada por Televisa, daba señales de vida, las notas reportadas hablaban que mostraba fuerza y entereza. Se indicaba el lugar exacto donde se encontraba, debajo de una mesa de mármol, en el salón de inglés del primer grado de secundaria. No sólo ello, el simulacro también incluyó un diálogo donde Frida Sofía dijo: Tengo sed, estoy bien. No se tarde, y agregó que estaba acompañada de tres compañeritos. La escena también incluyó informes sobre un abastecimiento de agua por medio de una manguera.

El sainete de la administración peñista incluyó la introducción de aparatos térmicos y perros, también una presencia importante del Gobierno Federal, vía las fuerzas armadas, en especial la Marina, así como el Secretario de Educación, Aurelio Nuño —el tapado de Peña—, el espectáculo fue acompañado por la transmisión especial de Televisa, quien decidió que esa era ¡LA NOTICIA! Con una “reportera” de planta, tras bambalinas, que tuvo acceso permanente. Televisa tuvo la exclusiva.

Es cierto la televisora del Tigre Azcárraga, quien en vida se dijo ser el primer priista de México, ha mantenido una estrecha vinculación con el poder, lo cual la ha socorrido de prebendas, desde condenación de impuestos, hasta ser artífice de campañas pagadas con presupuesto público. Se ha señalado insistentemente, que el actual mandatario es producto de la televisora, fue ella la que lo creó, la que le dio cobertura a la fantasía de su boda, fue ella la que le dio cabida en todos sus espacios al entonces gobernador del Estado de México.

La televisora de Azcárraga Jean ha sido beneficiaria de esa relación comercial, con millones de pesos en propaganda oficial. Televisa sigue siendo priista, como en los tiempos del Tigre, la diferencia fundamental es que su militancia le cuesta al erario público. Todos los mexicanos pagamos la fidelidad de la televisora al régimen político. Sea priista o bien panista.

¡Cámaras, micrófonos, drones… acción! La tragedia de casi 350 mexicanos muertos por el terremoto del 19 de septiembre de 2017 y los miles de damnificados fue reducida por el régimen político y la Televisa a la mentira llamada Frida Sofía. La tragedia fue convertida en un show, que durante nueve horas tuvo en vilo a una nación que atenta seguía la señal de la televisora. La “reportera” Danielle Dithurbide, consiguió cada uno de los avances, en exclusiva ella tuvo acceso directo al “comando” de la Marina (se ufanó indicándolo), su principal fuente fue el almirante de la Marina José Vergara Ibarra, que gozoso alimentaba a los mexicanos con entrevistas y filtraba versiones a la periodista.

A la mañana siguiente, la periodista Carmen Aristegui le quitó el velo al   montaje develó la mentira de la Marina y de Televisa. Lo que generó que la SEMAR se desdijera de las versiones que su almirante había dado. Sin embargo, Televisa obligó a la Marina a pagar por los platos rotos del montaje. “Ellos sólo transmitieron lo que la Marina les informó”… ellos sólo fueron voceros de un régimen político que busca afanosamente recobrar legitimidad. Ellos sólo buscaban ávidamente rating. Ellos sólo negocian con la muerte y la podredumbre humana.

Desde su origen la televisora ha jugado un papel fundamental en la conservación del régimen político. A Televisa le conviene la ausencia de democracia, que le ha dado grandes ganancias. Un monopolio que se mantiene a base de prebendas. Cierto, no extraña la complicidad, como tampoco el tratamiento noticioso de la tragedia. Televisa independientemente de que su fuente haya sido oficial, construyó una noticia como siempre lo ha hecho, siendo vocero del régimen.

Pedirle a la “reportera”, Danielle Dithurbide que confirmará los hechos con al menos dos fuentes más, corroborando así lo que su fuente principal le señalaba, es un acto de negación. Televisa construye noticias, realiza montajes para beneficiar al régimen político. El 9 de diciembre de 2005, el programa Primero Noticias, conducido por Carlos Loret de Mola, transmitió en vivo un operativo de la Agencia Federal de Investigaciones, que capturó a la banda de secuestradores El Zodiaco. Nueve años después el mismo Loret de Mola, reconoció que aquella noticia había sido un montaje. Carlos Loret de Mola, nueve años después, reconoció que mintieron.

El engaño es el modus operandi de la televisora. Engaña inventado operativos. Engaña obviando noticias. Engaña pasando entrevistas por las cuales cobra (informerciales políticos). Engaña cuando niega sistemáticamente la realidad mexicana. Televisa ha engañado desde los tiempos de Jacobo Zabludovsky a sus públicos. Televisa sólo sabe engañar a sus audiencias, como el PRI sólo sabe robar y hacer trampas para ganar elecciones. Televisa es la televisora de un régimen político que está acostumbrado a tratar al pueblo de México, como una bola de jodidos. Así lo dijo el Tigre Azcárraga en una entrevista, él hacia televisión jodida, para jodidos… el engañabobos.

Sin embargo, el cambio generacional que actualmente experimentamos, así como el auge de las redes sociales y el Internet, ha hecho que la ecuación manipuladora de Televisa y el régimen político se vuelva casi imposible. La mentira solo es viable mientras la verdad no se sepa. Televisa mintió negando la matanza de estudiantes el 2 de octubre de 1968, evento que Zabludovsky obvió. Hoy sabemos que Carlos Loret de Mola mintió a sus audiencias la mañana del 9 de diciembre de 2005. Hoy sabemos que Televisa mintió con Frida Sofía.

Mintió porque sólo sabe mentir. Miente cuando reduce la realidad mexicana a la Rosa de Guadalupe. Miente cuando sus modelos de mexicanidad son mujeres rubias, esbeltas y delgadas. Miente sistemáticamente con su campaña negra contra el principal líder opositor Andrés Manuel López Obrador. Televisa miente cuando es una empresa que vive de nuestros impuestos y metódicamente encuentra la manera de no pagarlos.

El #S19 cimbra a la televisora que ya había perdido a las nuevas audiencias, los jóvenes no ven la televisión mexicana, porque no refleja lo que ellos son. El #S19 cimbra a Televisa, porque ya no tiene credibilidad ante grandes sectores de la población mexicana. Televisa sólo sabe mentir, manipular, crear noticias. Ese es su modus operandi.

En tiempos de crisis, los humanos podemos sacar lo mejor o lo peor de nosotros. Millones de mexicanos salieron a la calle a rescatar a los sobrevivientes, millones de jóvenes sacando escombros, millones de mexicanos acopiando víveres para los damnificados. Millones de mexicanos tomando sus calles, ejerciendo su libertad.

Sin embargo, el régimen y Televisa optaron por continuar en el camino de siempre, ellos representan lo peor de México. Sí, Carlos Loret de Mola, Denise Maerker, López Doriga, Azcárraga Jean… los altos mandos de la Marina, el Ejército… Peña Nieto, Aurelio Nuño… mostraron todos la miseria y podredumbre humana. Ese es el México que conciben. Desprecian profundamente al otro México. Les gusta la carroña y como buitres sólo saben tragar la miseria humana.

Si México aspira a ser una sociedad democrática, la ecuación pasa necesariamente por la desaparición del monopolio llamado Televisa. Si México aspira a ser una sociedad democrática, la aspiración pasa necesariamente por la desaparición del Partido Revolucionario Institucional. Un México distinto sólo es imaginable sin Televisa y sin el PRI, esa es una condición sine qua non para aspirar a una transformación de la Nación.

Related posts