Insistir en tema del “muro” implica un desconocimiento en migración: De Alba

Por Héctor Antonio Meza

 

“El insistir en el tema del muro implica un desconocimiento del problema de la migración. Las migraciones jamás han sido resueltas por muros. El tema es mucho más complejo que eso, tiene un enfoque de derechos humanos, económico y de seguridad”, expresó Luis Alfonso de Alba, representante de México ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

En entrevista con Reversos, el diplomático señaló que lo que preocupa ahora es que “hay una tendencia económica hacia la baja, hay dificultades, que el nivel de crecimiento mundial es muy bajo, las tendencias proteccionistas son altas”.

 

De Alba Góngora indicó que aunque esa es una de las grandes inquietudes por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, “hay que recordar que al final de cuentas en estos temas ningún país puede resolver los problemas por sí sólo, ya que por la globalización todos dependemos de los demás”.

 

Puntualizó que la comunidad internacional no sólo es México y Estados Unidos, y enfatizó que son muchos los países que han enfrentado ese tipo de problemáticas.

 

Por ejemplo, “la situación de Europa, los países centroamericanos, los haitianos atorados en una situación de tránsito, además de incluir a México con los flujos irregulares y masivos de personas, por lo que el pretender que eso se resuelve con un muro es ilógico”.

 

“Ante una administración nueva, tendremos que buscar espacios de administración que en ese marco de lo que se puede y no se puede negociar, pues seamos muy pragmáticos, seamos firmes y seamos congruentes”, comentó el diplomático sobre la postura que México tiene que tomar después del anuncio que dio el presidente Enrique Peña Nieto.

 

Al respecto, reiteró que México no negociará ninguno de los puntos fundamentales que incluyan el interés y la soberanía nacional.

 

“Lo más importante, es estar conscientes de que en este cambio de administración habrá temas en los que se tenga mayor apoyo del gobierno de Estados Unidos y otros en los que se tenga mucho menos. El tema migratorio es un tema que seguramente será controvertido”, dijo De Alba sobre el nuevo gabinete de Trump.

 

Mencionó que los posicionamientos de los gobiernos en general tienen algunas variaciones cíclicas, por ejemplo, “hay gobiernos que tienen mayor interés en lo multilateral y otros menos, además de que otros dentro de ese interés le dan mayor énfasis en unas épocas en temas de seguridad, derechos humanos o cooperación.

 

–En el marco de la OEA, ¿qué han venido trabajando en este tema?

 

–Lo que hemos venido trabajando es precisamente el vínculo entre migración y desarrollo, y yo creo que es una de las cosas que, de entrada, pueden no tener mucho interés o no ser muy favorables, pero que justamente en la medida de que se involucren, que la nueva administración, los nuevos funcionarios que nombre el presidente Trump, vayan conociendo los detalles, van a entender tarde o temprano que es del  interés de ellos.

 

–¿Por qué?

 

–Primero que nada porque está demostrado que las migraciones tienen beneficios económicos para los países no solo de origen, sino también de destino. Segundo porque a través de esa discusión se vincula de una manera menos ideológica al tema de protección de derechos humanos y también el tema de seguridad, entonces, tratas la relación desarrollo-migración con una perspectiva balanceada, y es evidente que un país como Estados Unidos lo tienen que hacer.

 

“Hay otros temas de promoción de derechos humanos, dónde yo creo que se van a mantener activos, y que han hecho muchas declaraciones en particular, pero históricamente en Estados Unidos, la sociedad norteamericana se ha preocupado por proponer, lo que no necesariamente hacen es equilibrar la agenda, porque hay una cierta tendencia para privilegiar los derechos políticos y civiles en detrimento de los económicos, los sociales y los culturales, entonces por eso es otro proceso que hay que impulsar.

 

“El tema de delincuencia organizada, combate al narcotráfico, al terrorismo, yo creo que van a tener un papel tan activo como lo han tenido siempre, porque hay interés nacional, porque hay muchas fallas, empezando con un replanteamiento de lucha contra las drogas”, comentó De Alba sobre la agenda de seguridad de la OEA.

 

Agregó que están pasando cosas en Estados Unidos que los obligan a ese país a replantear la despenalización o legalización de algunas drogas, por lo que tiene que ser más un enfoque de prevención, de derechos humanos y no de represión.

 

Además, señaló que también hay fallas en términos de cooperación para fortalecer las fronteras, los procesos de escrutinio de visas, entre otros, y que “desde luego tiene que haber inteligencia con los distintos gobiernos para estar preparados y evitar sobre todo atentados terroristas, por lo que es una agenda variada y se tiene que ir viendo tema por tema”.

 

“Una negociación muy complicada es la que tiene que ver con Venezuela, por las circunstancias que se están viviendo allá, por la circunstancia de la relación entre la Asamblea y el Gobierno, y desde luego por la identificación que deben de desempeñar mediadores, ex presidentes, la participación del Vaticano, del propio secretario general que han hecho ya algunos esfuerzos”, destacó De Alba.

 

Luis Alfonso De Alba destacó la realización de la Cumbre de Cónsules y Embajadores de este año, en la Secretaría de Relaciones Exteriores, con el nuevo canciller, Luis Videgaray.

 

Y es que el diplomático indicó que hoy no hay una circunstancia normal como cualquier otro año de gobierno, porque existen nuevos elementos a considerar, como el cambio de administración de Estados Unidos, el entorno de Europa, América Latina, el Caribe y “las posibilidades de mejorar nuestra presencia y acción en Asia y África, además de identificar las oportunidades y poder atender los retos en un momento dado”.

 

Dentro de los planteamientos más importantes hechos por Videgaray Caso, el representante de México en la OEA comentó que hay voluntad por parte del gobierno para seguir trabajando con una actitud constructiva, pro activa en política exterior, en todos los frentes, y dijo que “no se concentrará la atención en un solo tema o país, ya que se negociará en todos los casos, con la seguridad que les da primero que nada la legitimidad de sus posiciones y segundo la experiencia acumulada”.

Related posts