El debate a la gubernatura del Edomex… el fáustico espectáculo de…

El debate a la gubernatura del Edomex….el fáustico espectácuo de quien come más mierda y no se indigesta.

 

Por Armando Martínez Leal

@armandoleal71

 

La democracia mexicana es cara y extremadamente pobre. El sistema político mexicano marcado por la Revolución mexicana de 1910, estructuró un modelo de competencia electoral que institucionalizó al plural movimiento revolucionario en torno al Partido Revolucionario Institucional, que durante setenta años gobernó ininterrumpidamente a la Nación, dicho régimen político combatió férreamente cualquier signo de oposición, la cual fue cooptada o eliminada. El régimen político mexicano asesinó a ciento de miles de opositores, o bien los captó a través del clientelismo, que fue (es) una estructura determinante en sus políticas: comprar a opositores, líderes sindicales y al ciudadano común.

El siglo XXI iniciaba en México con la alternancia política, la llegada al poder del Vicente Fox signa la alternancia, el candidato panista representa la miseria de la clase política mexicana, Fox fue un candidato bravucón y populista, prometió resolver la rebelión zapatista en 15 minutos, así como combatir la corrupción priista y llevar a la cárcel a los delincuentes funcionarios; nada de ello realizó, más bien todo lo contrario en el primer gobierno de la alternancia se sello el pacto de impunidad de la clase política corrupta.

La alternancia electoral fue producto de la lucha de cientos de miles de mexicanos que a través de diversas trincheras lucharon por la transformación del régimen político, desde los jóvenes de 1968, hasta la rebelión indígena encabezada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. La alternancia fue una demanda política de la izquierda mexicana que el régimen político capitalizó a través de la derecha corrupta. Esa lucha política por la transformación del régimen ha dado distintos frutos, la creación del Instituto Federal Electoral, con su consejo ciudadano, la realización del primer debate político electoral, así como la llegada al poder de Fox.

La noche del 12 de mayo de 1994, la periodista Mayté Noriega moderaba el primer debate entre los candidatos Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano (PRD), Ernesto Zedillo Ponce de León (PRI) y Diego Fernández de Cevallos (PAN), se trata de los principales contendientes a la presidencia de la República, entre los resultados de ese debate fue presenciar a un rabioso Fernández de Cevallos que ganaba el debate, sin embargo no logró ser Presidente de la República.

Los debates políticos llegaron a la escena política mexicana en 1994, pero ¿qué tan determinantes han sido en el funcionamiento electoral?, ¿en la creación de una cultura político-democrática?, ¿han ayudado a elegir al mejor candidato?, ¿es posible que los debates nos den esa respuesta?, ¿el mejor candidato, el más capaz y honesto? ¿el votante mexicano delibera sobre quién es el mejor candidato, cuál es la mejor propuesta, el programa político?, ¿en qué sustenta su elección racional el electorado mexicano?.

A 23 años de aquel primer debate, el pasado 24 de mayo presenciamos el primer debate oficial entre los candidatos a la gubernatura del Estado de México, de acuerdo a la encuesta de Reforma, la maestra Delfina Gómez llegaba encabezaba las preferencias electorales con un 29 por ciento de los encuestados, mientras que la alianza PRI-PVEM-PANAL-PES, llega con un 42 por ciento de rechazo. La elección a la gubernatura del Estado de México se ha vuelto la manzana de la discordia en los procesos electorales.

Primero porque se ve como la antesala de la elección Presidencial del 2018, segundo porque de acuerdo al Censo de Población y Vivienda de 2010 (INEGI) el Estado de México concentra el mayor número de electores con un poco más de 11 millones inscritos en el padrón electoral, se trata del 14 por ciento de la fuerza electoral de la República Mexicana, tercero porque una de las supuestas fallas de la alternancia fue que sólo se dio a nivel Federal, dejando de lado a los estados, por ello hoy los esfuerzos electorales de los partidos se centran en romper el cerco político-económico de los gobernadores, quienes se han vuelto caciques o bien virreyes; cuarto porque el Estado de México es la entidad del actual mandatario.

Sin embargo, el Edomex confronta una situación compleja en la lista de indicadores sobre homicidios, secuestros y extorsiones esta entidad federativa ha estado en los primeros lugares. De acuerdo al estudio de Ciudades Competitivas y Sustentables 2015, los habitantes del Edomex consideraron que en materia de Estado de Derecho su estado es inseguro, el 76 por ciento de la población contestó que se siente inseguro. La encuesta de Reforma señala que sólo el 13 por ciento de la población encuestada se siente tranquila, mientras que el 70 por ciento, siente miedo o enojo (41 por ciento miedo y 29 por ciento enojo).

De acuerdo al Coneval, el Estado de México ocupa el cuarto lugar en las entidades federativas donde la pobreza extrema se ha incrementado exponencialmente, ya que el porcentaje de personas viven en esta condición aumentó de 42.9 a 45.3, es decir un millón 200 mil personas sobreviven en condiciones extremas. En concordancia con los indicadores de desigualdad y pobreza, el Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres indica que esta entidad federativa ocupa uno de los primeros lugares en las fantasmagóricas cifras de feminicidios y violencia contra las mujeres, por ejemplo durante la administración del corrupto Peña Nieto se asesinaron a casi 2 mil mujeres, así mismo cerca de 13 mil sufrieron agresiones.

Pese a esta fantasmagórica realidad el debate a la gubernatura del Estado de México no reflejó en lo más mínimo lo que acontece, es como si los candidatos vivieran una realidad alternativa, impresiona sobre manera que habiendo tres candidatas mujeres ninguna haya hablado seriamente sobre la violencia que confrontan cotidianamente las millones de mujeres que habitan el Estado de México, es como si los 2 mil feminicidios no importaran. De la misma manera que los más de 8 millones de mexiquenses que viven en la pobreza no fueron mencionados; son los pobres del neoliberalismo, son los pobres de los corruptos políticos neoliberales, son los pobres de  Pichardo Pagaza, de Chuayffet, de Camacho Quiroz, de Montiel Rojas, de Peña Nieto, de Ávila Villegas; son los pobres de los políticos millonarios. ¡Sí! a cambio de esos 8 millones de pobres los corruptos gobernadores priistas (neoliberales) se volvieron millonarios, con mansiones en España, Miami… con la Casa Blanca.

Son los 8 millones de pobres que no fueron nombrados. Son más de 2 mil feminicidios que fueron enterrados, sin lápida… porque la patriarcado no le conviene y a las candidatas no les interesó. Si el proceso electoral a la gubernatura del Estado de México es la representación de cómo serán las elecciones federales a la Presidencia de la República 2018, entonces los signos democráticos no son alentadores. No hay un proyecto de izquierda definido y claro, hay si un movimiento en torno a una figura cristiana y frente a los retos de la Nación ello es altamente preocupante.

El pasado debate a la gubernatura del Estado de México fue un triste espectáculo donde  todos se tiraron mierda, donde los políticos del mexiquenses se regocijaron en el pantano de mierda que ellos creen que es la política, porque así la han practicado, porque esos son sus principios, porque a la democracia mexicana no le interesa los millones de pobres, los feminicidios… la corrupción, sino el fáustico espectáculo de quién come más mierda y no se indigesta.

Related posts